Periódico de Sancti Spíritus

Ban Ki-moon insta a tener voluntad política porque la naturaleza no espera

El secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, instó este miércoles a los mandatarios asistentes a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, Río+20, a tener voluntad política porque la naturaleza no espera.

Apelo a los jefes de Estado y/o Gobierno para que sean ciudadanos globales, a expresar voluntad política, porque la naturaleza no espera, no tiene paciencia para la negociación, apuntó Ban en conferencia de prensa, después de inaugurar la cumbre de Río+20, la cual consideró un hito.

Resaltó que su mensaje consiste en que el desarrollo sostenible es una idea cuyo tiempo ha llegado, para lo cual hay que unir acción a las palabras porque el recurso más escaso es el tiempo.

“Es hora de actuar como líderes globales: el interés global es el interés nacional, porque el tiempo de la naturaleza se está terminando”, subrayó.

Recordó que hace dos décadas, en la Cumbre de la Tierra, Río’92, se acordaron varias acciones ambientales, pero de allá para acá se continuaron consumiendo los recursos naturales en nombre del progreso, lo que hoy tiene situaciones como la del cambio climático en un punto sin regreso.

Por ello, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas expresó su deseo de que el documento final de la conferencia Río+20 sea más ambicioso.

Al preguntarse el porqué de celebrar una cumbre de jefes de Estado, respondió que ellos son quienes pueden tomar una decisión política y agregó que dependiendo de la prioridad política que elijan, las consecuencias pueden ser gigantescas y muy diversas.

El texto final es criticado por ambientalistas, quienes desean que sean incluidas acciones concretas y la voluntad firme de promover el desarrollo sostenible.

La Cumbre de la Río+20 fue inaugurada oficialmente esta mañana por Ban, pero en la tarde es que arrancará oficialmente con una plenaria de los jefes de Estado y/o Gobierno asistentes.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.