La leche en polvo no llegó para quedarse

Industria láctea prevé reactivar la entrega del alimento en bolsa para la semana próxima. Ni las vacas están dando leche en polvo, como sugieren algunos comentarios de pasillo, ni la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza pretende reemplazar por este alimento la leche fluida que acostumbra hacer llegar a los

La sustitución temporal de leche fluida por bolsas de leche en polvo responde a una parada planificada de la industria. (foto: Montos)Industria láctea prevé reactivar la entrega del alimento en bolsa para la semana próxima.

Ni las vacas están dando leche en polvo, como sugieren algunos comentarios de pasillo, ni la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza pretende reemplazar por este alimento la leche fluida que acostumbra hacer llegar a los hogares de Sancti Spíritus, Trinidad y parte de Cabaiguán, territorios que no se autoabastecen directamente de los campesinos.

La sustitución temporal de leche fluida por bolsas de leche en polvo responde, al decir de Alexendy Bernal Cañizares, director de la entidad, a una parada planificada de la industria con vistas a certificar las válvulas, así como el espesor y resistencia de los tanques para almacenar el amoníaco involucrado en el proceso.

“Hicimos coincidir la parada, además, con las labores de mantenimiento a los sistemas de vapor, de frío y de limpieza, trabajos que deben concluir por estos días para comenzar a producir la semana que viene”, explica el directivo.

Añadió Bernal Cañizares que la distribución de leche en polvo había comenzado en los municipios de Trinidad y Cabaiguán meses antes, pues a pesar de que en el primer trimestre del 2012 la provincia sobrecumplió en más de 38 000 litros con la entrega general de leche a la industria, estos territorios en específico no lograron los planes previstos.

Una vez que se reinicie la producción en la empresa espirituana volverá a los hogares abastecidos por el Lácteo la leche fluida en bolsas, para lo cual existe garantía de materia prima y de producción, según declara la citada fuente.

Tampoco se debe perder de vista que en la presente etapa normalmente disminuye el acopio de leche, situación que nada tiene que ver, al decir de Bernal Cañizares, con el desabastecimiento de productos lácteos que se constata en la llamada cadena de mercaditos.

“En ese caso lo que sucede es que la demanda popular está muy por encima de los planes que la industria se trazó para ese destino y se agota rápidamente todo lo que se ponga en venta”, alega, consciente de los altos precios que aún mantienen estos renglones.

Gisselle Morales

Texto de Gisselle Morales
Subdirectora de Escambray. Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez por la obra del año (2016). Autora del blog Cuba profunda.

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *