Periódico de Sancti Spíritus

Llaman a luchar contra depredadores de recursos marinos

Tanto los pescadores privados como estatales deben contribuir a poner fin a la depredación.  Solo el trabajo conjunto de las instituciones implicadas frenará las actividades ilegales y con fines de lucro que hoy depredan especies marinas protegidas y laceran la economía del país, afirmó este martes María del Carmen Concepción, ministra de la Industria Alimentaria (MINAL).
En reunión de trabajo, la directiva resaltó que en La Habana la situación es más crítica, ya que en la capital se capturan y llegan de todo el país productos como el camarón de mar y de cultivo, langostas, quelonios y especies de pescados cuya comercialización está prohibida, pero se expenden en las conocidas “paladares”.
Indicó que la pesca deportiva y comercial privada merece especial tratamiento en esta batalla, porque son actividades en las que frecuentemente se cometen infracciones con fines de lucro o por desconocimiento de la legislación vigente, lo cual no exime a los infractores de su responsabilidad.
Concepción señaló que no se trata de promover prohibiciones, sino de trabajar fuerte para garantizar el estricto cumplimiento de la legalidad.
Autoridades del Ministerio del Interior, la Fiscalía General de la República, la Capitanía del Puerto de La Habana, el turismo y otras instituciones, coincidieron en la necesidad de enfrentar el fenómeno en el país, con énfasis en las zonas y entidades con más ilegalidades.
Elisa García, directora de Regulaciones Pesqueras y Ciencia del MINAL, dijo a la prensa que el decreto ley 164 es el reglamento de pesca que establece la normativa a cumplir en esta actividad, y en la actual situación se impone divulgarlo entre la población.
Agregó que la violación de estos instrumentos jurídicos afecta directamente la esfera económica, social y medioambiental, por lo que se debe controlar que tanto pescadores privados como estatales, cumplan con lo establecido y así poner fin a la depredación.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.