Ñico, el de Cultura

Ñico asegura que a sus 72 años continuará haciendo radio. A sus 50 años de vida artística, el escritor y teatrista jatiboniquense Antonio (Ñico) Sotolongo coloca sus radionovelas en la preferencia del público cubano. 

“Vivir en Jatibonico y desempeñarme en Radio Progreso junto a escritores como Joaquín Cuarta y Pedro Urbezo ha sido el colofón de mi carrera. Lo primero que publiqué allí fue el policíaco Mercaderes de la Muerte, en el 2008, desde entonces mi obra ha sido reconocida por grandes de la radio cubana como Alberto Luberta. Nunca olvidaré su reciente llamada telefónica para felicitarme por el éxito de una de mis novelas, Ángulo perdido, ganadora de la popularidad en Progreso dentro del espacio Agente Especial”.

Sin presunciones dialoga con Escambray una de las personalidades punteras de las artes jatiboniquenses, Antonio (Ñico) Sotolongo, destacado promotor cultural que guarda en sus vitrinas el Premio Nacional de Teatro Aficionado de 1966 y la Mención de Honor al Trabajo Artístico Cultural de la provincia de Camagüey, entre otros reconocimientos.

Muchas de sus creaciones también surcan el aire mediante las ondas de Radio Sancti Spíritus. ¿Fue esa la primera escuela?

En 1999 me llaman de la CMGL Radio Sancti Spíritus para hacer el protagónico de una aventura. Al principio no me interesaba mucho la radio, pero luego de ver el resultado me picó el bichito de ese medio lleno de imaginación; comencé como actor y a los tres meses escribí mi primer testimonio, Asalto al cielo, para relatar la vida del Che en Bolivia. Luego seguí escribiendo e incursioné en el género policíaco, la primera serie fue denegada, pero no dejé de intentarlo. En la actualidad, ya se han transmitido cerca de 44 novelas de mi autoría en Radio Sancti Spíritus, algunas como Los muertos hablan son Premio Nacional de Radio.

¿Por qué Ñico, el de cultura?

Porque cuando un artista se identifica con su obra y con su pueblo, este lo bautiza. Siempre estuve y estaré en todos los espacios culturales, en las tribunas, haciendo teatro, construyendo una escenografía, donde se me necesite. Para mí es una satisfacción inefable. Nadie en Jatibonico conoce a Antonio Sotolongo, cuando dices Ñico, el de cultura, todos saben de quién se trata, es un epíteto del cual me siento orgulloso.

En el 2011 le sorprendió la nominación al Premio Nacional de Cultura Comunitaria…

Creo que la  nominación está relacionada sobre todo con mi bregar en Jatibonico, pues tuve la oportunidad de contar con el apoyo de  la población para todos mis proyectos, de ahí salió el premio nacional alcanzado con la puesta en escena de Mefistófeles, calificada por Robreño como un antes y un después del teatro bufo en Cuba. No es el trabajo de un hombre, es el de un pueblo.

Usted es actor, director profesional de teatro, artista plástico. ¿Se puede decir que es músico, poeta y loco?

Bueno, si tú no tienes algo de loco no llegas a realizarte en el arte, el arte se hizo para romper las reglas que están establecidas y a mí me ha tocado romper muchas reglas, una de las más grandes que he roto es la que guarda relación con mi edad, hay veces que me enfrento a proyectos ambiciosos.

En su carrera ha dedicado grandes esfuerzos a enseñar a las jóvenes generaciones. ¿El agradecimiento ha tocado a su puerta?

Toda mi vida he preparado a generaciones para que ingresen a la Academia de Artes Plásticas, a la Escuela Nacional de Arte y a la de instructores, en mis talleres lo mismo se baila que se canta. Pero sí, algunos se olvidan y hasta te niegan, otros lo agradecen para siempre, aunque yo nunca preparo a nadie por un estímulo de ningún tipo, lo hago por el sentido de pertenencia tan grande que siento por mi pueblo.

Primero su máquina de escribir y luego la computadora han escrito disímiles finales. ¿Escribiría Ñico su propio final?

Sí, aunque a mí no me preocupa el final, a veces la muerte te sorprende y no te da el tiempo necesario para terminar una obra, pero yo le he hecho una jugarreta a la muerte, donde quiera que me vaya a buscar yo no voy a estar: si manda a buscar al Ñico pintor, yo estaré sobre las tablas; si manda a buscar al escritor, le dirán que estoy montando una danza; para que me encuentre

6 comentarios

  1. carlos a rodriguez amador

    saludos ñico,felicidades por tus premios,reconocemos tus trabajos y orgulloso de ser jatiboniquense,
    saludos Dr carlos desde angola

  2. Querido Amigo: Me dá mucho gusto este reconocimiento, a pesar de algún que otro sinsabor, SIEMPRE te has mantenido fiel a tu causa: TU TRABAJO ARTISTICO, mereces el respeto de todos los que de una u otra forma valorámos el arte, eres un gran artista y es justo admitirlo. Pues nunca las elecciones de las Estrellas de carnaval volvierona brillar sin tu presencia, NUNCA la Casa de la Cultura «María Montejo» de Jatibonico, volvió a ser un lugar de asistencia grata y obligada de sus pobladores desde que tú saliste… de ella, por tanto SIEMPRE serás nuestro Ñico, el de la cultura (Abarca mucho esto No crees? No mucho lo pueden decir), que Dios te bendiga siempre. Un abrazo fuerte y sincero.

  3. FELICIDADES ÑICO.RECIBE MI ABRZO DESDE VENEZUELA . LOS JATIBONIQUENSES NOS SENTIMOS ORGULLOSOS DE TI

  4. José Ángel Muñoz

    Oscarito muy grandiosa entrevista a una de nuestras personalidades de la cultura Jatiboniquense. Es una forma de reconocer el trabajo de Ñico en esta celebración por los 90 años de la Radio Cubana «Sonido para ver» pues como él una vez dijo en uno de mis programas de la CMGH Radio Jatibonico su corazón, espiritu, cuerpo y alma esta en la radio. A ella me debo. Un abrazo colega.

  5. Yo oigo todas las noches radio progreso pues jamas me pierdo agente especial SOTOLONGO es excelente me gustan todos sus programas cada vez que ponen sus tras misiones los oigo todos pues agente especial es mi programa favorito y despues nocturno precisamente agente especial lo oigo a las 7.30 PM a 7.45PM. Sus actores son especiales estelares no digo nombres para no omitir nombres. Lazaro izquierdo

  6. FELICIDADES ÑICO, CUANTO ME ALEGRAN TUS TRIUNFOS Y QUE SIGAN LLEGADO AMIGO.
    UN ABRAZO

    AMABLE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *