Chile: Tiempo de descuento para elecciones presidenciales

La cantidad de electores que concurrirá al balotaje de este domingo resulta una interrogante reiterada en Chile.A un día de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile, una de las mayores interrogantes latente en círculos políticos es la cantidad de electores que concurrirá al balotaje, casi por encima de quién ganará los comicios.

Si bien la mayoría de los estimados tienden a vaticinar que la candidata del pacto opositor Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, asegurará su retorno al Palacio de La Moneda, no muchos analistas se atreven a pronosticar qué porciento del padrón electoral participará en la contienda.

Uno de los pocos que se aventuró a hacer vaticinios sobre el tema fue el diputado José (Pepe) Auth, quien calculó que el domingo ejercerán el voto seis millones de personas, unas 700 mil menos que en la primera vuelta del 17 de noviembre último, cuando además hubo elecciones para ambas cámara del Congreso y de Consejeros Regionales.

El experto electoral consideró que si la expresidenta Bachelet (2006-2010) logra capitalizar solo un tercio de los electores que sufragaron en la primera ronda por el líder del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, y por el independiente Franco Parisi, tendría grandes posibilidades de sumar tres millones 800 mil votos, lo que equivaldría al 63 por ciento de los sufragios.

A partir de este estimado, su rival en la segunda vuelta, la abanderada de la Alianza de derecha, Evelyn Matthei, recibiría el voto de dos millones 200 mil ciudadanos, equivalente a un 37 por ciento.

En la primera vuelta de los comicios, en que participaron además de ellas dos, siete candidatos, Bachelet recibió un 46,67 por ciento de las papeletas, mientras que Matthei sólo un 25,02 por ciento.

Al ser las dos mejores clasificadas, pero al no alcanzar ninguna más del 50 por ciento de los sufragios, fue necesario convocar al balotaje del 15 de diciembre.

Según los resultados de una encuesta difundidos a fines de noviembre, Bachelet capitalizará en la segunda vuelta la mayor parte de los votos recibidos en primera ronda por Marco Enríquez-Ominami y Parisi, ganadores de un 10,98 y un 10,11 por ciento respectivamente.

De acuerdo con el sondeo, realizado por Radio Cooperativa, la consultora Imaginacción y la Universidad Central, ante la pregunta de a qué candidata irán los votos conquistados por el líder del PRO, un 60 por ciento de las personas consultadas estimó que a Bechelet, y solo un 7,3 por ciento a Matthei.

En cuanto a las papeletas recibidas por Parisi, un 47 por ciento de los entrevistados manifestó que serán capitalizados por Bachelet, y un 14,7 por ciento piensa que irán al cómputo de Matthei. Ante ambas interrogantes, alrededor de un 30 por ciento de las personas consultadas dijo que los votos no irán a ninguna de las candidatas, ya que ese electorado no acudirá a las urnas, estimado que acentúa el peligro de que la abstención sea mucho mayor que en la primera vuelta.

El líder del PRO y el economista dijeron que no votarían en segunda vuelta, pero ambos aseguraron que las elecciones serían ganadas por Bachelet, hacia quien tuvieron frases gentiles.

Parisi la calificó de una dama en política, sin embargo, a Matthei, con quien tuvo intensos roces en la campaña, la definió como una mujer “muy, muy, muy, pero muy mala”.

Las dos candidatas hicieron sus cierres de campaña el jueves último, ya que a las 12 de la noche de ese día se ponía fin a la propaganda electoral, con lo cual dejaron de escucharse sus voces en la lucha por La Moneda.

Ahora los votantes tienen la palabra, y este domingo decidirán quién de las dos sucede al presidente Sebastián Piñera, quien se impuso en las elecciones de 2009 postulado por la misma coalición de derecha que Matthei.

El padrón electoral lo componen poco más de 13 millones 500 mil ciudadanos, bajo el sistema de inscripción automática y voto voluntario.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.