Periódico de Sancti Spíritus

Colombia: Confirma gobierno reunión con líderes cafeteros

Los caficultores reiteraron que no detendrán sus protestas pacíficas hasta tanto no se definan soluciones concretas.El ministro colombiano del Interior, Fernando Carrillo, confirmó en Bogotá que este jueves se llevará a cabo la primera reunión del Gobierno y los líderes cafeteros del paro que, desde hace tres días, mantiene paralizada la producción del grano en el país.

El sector cafetero es crucial para Colombia, dijo, y por eso activaremos todos los espacios de diálogo con los dirigentes del gremio.

Se espera que los ministros de Hacienda y del Trabajo, Mauricio Cámara y Rafael Pardo, respectivamente, asistan a la reunión.

Siete horas antes, las autoridades gubernamentales expresaron que no dialogarían con los caficultores mientras estos no abandonaran el paro.

Sin embargo, según las imágenes difundidas por medios televisivos, los caficultores reiteraron que no detendrán sus protestas pacíficas hasta tanto no se definan soluciones concretas a la problemática que afrontan.

De acuerdo con reportes de medios de prensa locales, la policía arremetió hoy de nuevo contra los campesinos en huelga en 16 departamentos del país, entre estos el de Tolima, donde 10 manifestantes resultaron heridos, uno de ellos de gravedad

En declaraciones a Telesur, Duberney Galvis, uno de los huelguistas, expresó que la megaminería y los megaproyectos están poniendo en riesgo la producción del grano, afectada también por la entrada masiva de dólares y la depreciación de la moneda nacional.

Sindicato minero colombiano dialoga con Cerrejón, sin ceder reclamos

Tras 21 días de huelga, líderes del gremio minero Sintracarbón reiniciaron este miércoles conversaciones con representantes de la transnacional Cerrejón para fijar las bases de una eventual negociación que satisfaga las demandas obreras. Las perspectivas son inciertas, según consenso de los trabajadores en paro, teniendo en cuenta los fracasos anteriores y el abandono unilateral de las conversaciones por parte de los directivos de la compañía, en diciembre último.

Un comunicado de Sintracarbón señala que la decisión de retornar a la mesa de diálogo obedeció a la aceptación de ambas partes de discutir directamente el pliego de reclamos laborales presentado el 11 de diciembre último, al que Cerrejón prestó oídos sordos.

El documento plasma las exigencias obreras en materia de incremento salarial, salud, educación y transporte, así como la ejecución de políticas ambientales por parte de la transnacional minera, planteados incluso desde el 29 de noviembre de 2012, sin resultado alguno.

El sindicato llevó a la reunión la sentencia de la Corte Constitucional, que declaró inconstitucional un apartado del Código Sustantivo del Trabajo, según el cual si una huelga afectaba de manera grave la salud, el orden público o la economía, el presidente de la República tendría la potestad de disolverlas.

La huelga, iniciada a principios de mes por Sintracarbón por no llegar a un acuerdo con la comisión negociadora de la compañía que opera en el departamento de La Guajira, fue decidida por el 97 por ciento de los afiliados, traducido en tres mil 97 votos a favor.

Como resultado, la transnacional minera ha dejado de exportar 90 mil toneladas diarias de carbón, aproximadamente 1,1 millones de toneladas de ese mineral.

En consecuencia, la empresa comercializadora de la transnacional, Coal Marketing Company, ha tenido que declarar fuerza mayor en unos 10 embarques de diferentes capacidades,lo que obliga a las naves a buscar el suministro del producto en otros lugares.

El paro asumido por los líderes sindicales y obreros se suma también a la suspensión de la licencia de cargue y descargue del mineral decretada por las autoridades ambientales colombianas a la transnacional norteamericana Drummond, segunda productora de carbón con una cuota de mercado del 29 por ciento.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.