Convocados trabajadores teatrales de Sancti Spíritus a unirse en defensa de la humanidad

El Teatro Principal de Sancti Spíritus devino sede del evento teórico y es escenario del Festival Internacional de Teatro de La Habana.  El Consejo Provincial de las Artes Escénicas llamó al sector teatral espirituano a integrarse en una red mundial de teatros.

La concepción de una red teatral que incida en la realidad deviene el propósito esencial del Llamamiento de La Habana, lanzado a los trabajadores del teatro espirituano por el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, en el contexto del XV Festival Internacional de Teatro de La Habana.

Con la participación de Omar Valiño, vicepresidente nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el espacio teórico del evento sirvió para convocar a este sector artístico del Yayabo: “Perseguimos el objetivo de luchar por la humanidad, la unidad, la integración, la vida, la paz, la libertad; una red amplia, diversa, no un sitio para el discurso, sino para la información y el intercambio”, acotó el también director de la revista Tablas.

El antecedente de esta idea estriba en la Red de Artistas e Intelectuales en Defensa de la Humanidad, creada en Caracas, Venezuela, en el 2004.

Esta nueva red internacional dispone del sitio web www.tdhumanidad.com y del correo electrónico tdhumanidad@gmail.com, contactos detallados en la convocatoria que puntualiza los propósitos de la iniciativa: “Una red de teatros, como gran enlace de voluntades dispuestas a batallar contra la sinrazón, la mezquindad, la intolerancia y el odio… como búsqueda incesante de unidad e integración de los pueblos para levantar creativamente una muralla de ideas, acciones y pensamiento crítico que pueda despertar conciencias y entusiasmar con la meta de que otro mundo es posible”.

La venta de bibliografía especializada en Teatro, incluido el volumen número 100 de la revista Tablas, matizó también el encuentro teórico de la edición espirituana del festival.

2 comentarios

  1. Muy muy buena desición, aun así creo que deben sacar un tiempo y priorizar sobre cuánto más puede aportar a corto plazo el teatro y otras manifestaciones al desarrollo de Sancti Spíritus. Por ejemplo hoy quedé sorprendido en el matutino de mi centro laboral con la cantidad de colegas que desconocían sobre el Festival Internacional de Teatro que está teniendo aquí una subsede ahora. Sabemos que se ha divulgado por Escambray, el telecentro, etc pero evidentemente NO HA SIDO SUFICIENTE. Nos quejamos de la marginalidad creciente, las opciones que no aportan nada a la formación del individuo y sí a la desformación pero no le damos la divulgación necesaria a las ofertas culturales de valor, que son pocas. Opciones como las que se han ofrecido desde la reinaguración del Teatro Principal, generalmente de buena factura, no pueden tener una DIVULGACIÓN TAN TIBIA, cultura tendrá que ir a los pre-universitarios, universidades, promover la cartelera del teatro en el Boulevard, no sé, debe ser como una cruzada contra la incultura y en mi querido Sancti Spíritus hay que hacerlo con urgencia.

    • Tamara Rendón Portelles

      Así es Angel. Los mecanismos de promoción no se reducen a los medios de prensa. En la capital cubana apelan a otras estrategias de mercadotecnia cultural que son muy certeras, como pequeños carteles que se reparten al caminante o visibles avisos por la ciudad en postes, paredes, vidrieras…a través de las redes sociales, el correo electrónico y la telefonía celular. También hay que señalar que el teatro y el buen arte de manera general están en la preferencia de públicos selectivos, pero es cierto que se precisa educar el gusto estético del espirituano que no puede exigírsele más, ya que durante un buen tiempo careció de teatro y la única escena propuesta era la pseudocultura. Vender las buenas formas de hacer arte de un modo seductor, de la manera que esta ciber época exige, es el reto hoy para las instituciones culturales de Sancti Spíritus. Gracias amigo lector por el pie forzado.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.