El otro aliviadero de la Zaza

Funciona como apoyo al aliviadero de compuertas cuando el embalse sobrepasa los 1 030 millones de metros cúbicos de agua. Casi desconocido fuera del ámbito hidráulico, el aliviadero auxiliar de la presa Zaza constituye un componente imprescindible para la seguridad del embalse, toda vez que esa obra comienza a funcionar

Vista del aliviadero auxiliar el pasado 26 de octubre cuando la presa acumuló 1 062 millones.Funciona como apoyo al aliviadero de compuertas cuando el embalse sobrepasa los 1 030 millones de metros cúbicos de agua.

Casi desconocido fuera del ámbito hidráulico, el aliviadero auxiliar de la presa Zaza constituye un componente imprescindible para la seguridad del embalse, toda vez que esa obra comienza a funcionar cuando el almacenamiento de agua asciende o rebasa los 1 030 millones de metros cúbicos, 10 millones más que su capacidad normal de llenado.

Esas características de diseño condicionan la poca o casi nula publicidad que ha existido alrededor del aliviadero auxiliar, pues basta decir que, según los archivos del embalse, solo en cuatro ocasiones la Zaza ha vertido parte de sus excedentes de agua por encima de ese muro de hormigón de 305 metros de largo, construido  a la derecha del aliviadero principal de seis compuertas como parte del proyecto de la presa.

Tales vertimientos se corresponden con los mayores volúmenes registrados en sus cuatro décadas de explotación: 1978 (1 080 millones); 2002 (1 293); 25 de mayo de 2012 (1 039) y 26 de octubre de 2012 (1 062); los dos últimos viva expresión de las grandes avenidas que llegaron al embalse en la pasada primavera.

La Zaza es la única presa de la provincia con dos aliviaderos y el auxiliar funciona de forma natural con un gasto mínimo de 70 metros cúbicos por segundo y un máximo de 2 640, mientras el aliviadero de compuertas puede expulsar a su máxima capacidad 3 270.

“Siempre se evita que funcione ese segundo aliviadero para tratar de que no se dañe, porque el de compuertas, además de ser el principal, lo opera el hombre y da la posibilidad de activarlo en el momento que se quiera; por eso, junto al régimen de prevención hidrológica en que ha estado la presa durante muchos años, es el poco uso que ha tenido el auxiliar”, explica Francisco Hernández Lorenzo, director de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico.

Según la especialista Ana Frías Felipe, en mayo pasado el aliviadero auxiliar estuvo vertiendo unas ocho horas; en octubre un tiempo mayor a ese y en junio del 2002 la evacuación de líquido por ese muro abierto se mantuvo durante dos días, dado que la Zaza alcanzó esa vez el mayor acumulado de su historia.

Jose Luis Camellón

Texto de Jose Luis Camellón
Reportero de Escambray por más de 15 años. Especializado en temas económicos.

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *