Los 1 000 ponches de Ángel Peña

Ángel Peña El derecho de Cabaiguán alcanzó la cifra que ya habían logrado otros tres lanzadores en Sancti Spíritus.

Ángel Peña García  llegó finalmente a los 1 000 ponches en Series Nacionales. La víctima resultó Raudelín Legrá, a la altura del quinto capítulo del primer partido de la subserie ante Holguín, que tuvo por sede el estadio Jorge Martín Magariño, de Gibara, y quedó sellado por falta de iluminación.

Así se convirtió en el cuarto pitcher espirituano en conseguir esa cifra. Antes lo lograron Yovani Aragón (1 926), Roberto Ramos (1 151) y Maels Rodríguez (1 148), todos en menos campañas que el cabaigunense, que necesitó 19 para concretarlo.

Peña agonizó para conseguir el último, pues entre el número 999 y el 1 000 enfrentó a más de 50 bateadores.

De todas maneras, valga la marca para quien es el  tercer lanzador más ganador en la historia del béisbol espirituano con 129 triunfos y 100 reveses y exhibe un Promedio de Carreras Limpias permitidas de 3.63  a lo largo de su trayectoria.

Con 34 años de edad, Peña figura como el quinto más ponchador  entre los lanzadores que actúan en la presente temporada, antecedido por Ciro Silvino Licea (1 841), Jonder  Martínez (1 426), Yulieski  González (1 388) y  Vicyohandri Odelín (1 143).

En Cuba los portentos en ponches en los anales de los clásicos beisboleros resultan el pinareño Rogelio García (2 499), sus coterráneos Pedro Luis Lazo (2 426) y  Faustino Corrales (2 360), el pinero Carlos Yánez (2 151) y el santiaguero Braudilio Vinent (2 134).

La hazaña de Peña no pudo tener, sin embargo, un desenlace feliz para él en lo personal, pues a la hora de salir del box en el quinto capítulo su equipo estaba debajo en el marcador 1-4.

Sin sumar la actuación del último partido, que fue sellado con empate a seis, Peña mantenía balance de 2-0, 1.88 PCL, 13 ponches, nueve boletos  y bateo contrario de 267.

5 comentarios

  1. Omar J. Fernández

    Con todo respeto, si para conseguir un ponche y llegar a la cifra que sea, se necesita enfrentar a cincuenta bateadores…. vaya, que si eso no es agonía, no sé a qué pueda llamársele. Se agradece la entrega y dedicación de Ángel Peña, pero lo cortés no quita lo valiente…

  2. Peña se merece nuestro respeto como atleta y como compañero, algunos puden decir cualquier estupidez que no refleja otra cosa mas que mediocridad y envidia de quienes lo pretenden criticar y de lo que ellos nunca pudieron, ni podrán hacer jamás. Para los espirituanos el cabaiguanense es un orgullo, nunca verguenza, sus números hablan por si mismo, y si hay pollos avergonzados que al menos tengan el pudor de callarse ante los que batallan y luchan.

  3. Pollo Avergonzao

    Señorita Ariadna o debería decir Pto y Basta:
    realmente Peña agonizó, fíjese q su ponche mil llegó en medio de dos jonrones. Realmente me da la impresión de ud no escucha o ve ABSOLUTAMENTE todos los juegos d su equipo, pk su actitud está lejos de ser lógica o razonable. Con 7-17 solo puede haber críticas, no más….

    • Señor”Pollo Avergonzao” punto y basta es una forma de identificarme de otra persona que tambien escriba y coincida con mi nombre, no lleva implicita ninguna insinuación. Pues si aunque Ud. no lo crea veo, oigo y no sólo los juegos de nuestro equipo sino la Serie en su totalidad, reconozco que no podemos hacer alabanzas a los Gallos, ya hace tiempo que nos deben una satisfacción pero si Peña llegó a sus mil hits y es para cualquier atlteta un motivo de regocijo no hay que meter el dedo en la llaga. Esto lo he manifestado en otras ocasiones, esta nuestra periodista tiene una forma de expresarse que no es la más apropiada, máaxime si se refiere a un coterráneo. Alli radica la diferencia.
      Saludos y..
      Punto y basta

  4. “PEÑA AGONIZO”, ññooo!!!! me acordé de una pequeña parte del texto de los Zapaticos de Rosas:
    NO HAY TARDE QUE NO ME ENOJES,
    Contra, siempre con la mala vibra y la insinuación alevosa…… cuidado con el higado compañera.
    Punto y basta

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.