Periódico de Sancti Spíritus

Oposición interna siria respalda diálogo y rechaza injerencia externa

La violencia y el extremismo de los grupos mercenarios y radicales islámicos parecen entronizarse en Siria.Representantes de la oposición interna siria rechazaron este miércoles toda injerencia en el conflicto que sacude a esa nación mesoriental, mientras saludaron la decisión del principal grupo opositor en el extranjero de acudir a la conferencia de diálogo en Ginebra.

El líder del Frente Nacional Sirio para el Cambio y la Liberación, Qadri Jamil, también consideró necesario que quienes se oponen al gobierno del presidente Bashar al-Assad acudan a la cita ginebrina con varias delegaciones, ya que forman muchas organizaciones y para la oposición no existe la plataforma única.

Durante una conferencia de prensa en esta capital, el político confió en la celebración de Ginebra II antes de fin de año, reunión que valoró como la única solución posible para solucionar el conflicto y alcanzar la reconciliación nacional.

Rechazó asimismo la presencia de unos 100 mil mercenarios de ideología radical islámica en Siria, fenómeno que consideró peligroso para la región “ya que después viajarán a otros países para difundir allí las destrucciones y los asesinatos”.

Aunque Damasco mostró su disposición a participar en la conferencia de diálogo sin exigencias, los miembros de la Coalición Nacional de las Fuerzas de la Revolucion y la Oposición Sirias (Cnfros) y del denominado Ejército Sirio Libre condicionaron su asistencia a la exclusión de al-Assad de cualquier futuro gobierno provisional.

Tal reclamo, sin embargo, no quedó contemplado en el documento resultante de la primera conferencia de Ginebra, en junio de 2012, el cual será tomado como base para las nuevas pláticas, según acordaron los organizadores.

En este sentido, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Guennadi Gatílov, de visita en la capital francesa, anunció que el 25 de noviembre continuarán en Ginebra las consultas entre los representantes diplomáticos de Rusia, Estados Unidos y la ONU para conciliar la fecha de la conferencia de paz.

Mientras tanto, la violencia y el extremismo de los grupos mercenarios y radicales islámicos parecen entronizarse en esa nación del Levante, frente a los sostenidos avances en el terreno del Ejército Árabe Sirio que prosigue su ofensiva contra quienes pretenden implantar un Califato regido por la sharia o ley islámica.

Integrantes del Estado Islámico en Irak y el Levante, ente afiliado a la red terrorista Al Qaeda, pasearon la cabeza de un presunto seguidor de al-Assad por las calles de la ciudad de Alepo, en el norte del país, como mostró un reciente video divulgado en Internet, en uno de los más recientes actos bárbaros de dichas fuerzas.

El incremento del ataque con obuses de mortero y la colocación de coches bombas contra barrios residenciales por parte de los yihadistas, sobre todo en Damasco y contra la población cristiana, motivó este miércoles una declaración de rechazo del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Estimó la Cancillería del país euroasiático que la intensificación de las acciones de los extremistas al parecer busca socavar los esfuerzos para concretar antes de que concluya el año, la conferencia internacional sobre Siria.

Por su parte, el académico ruso Boris Dolgov condenó la complicidad de gobiernos de Occidente con los grupos radicales islámicos que buscan concretar lo que algunos denominan como cambio de régimen en Damasco, con el fin de destruir al Estado sirio y balcanizar a ese país.

Occidente cierra los ojos ante el fortalecimiento del islamismo radical y continúa su apoyo a los grupos opositores armados, afirmó a la radioemisora La Voz de Rusia el experto del Centro de investigaciones árabes del Instituto del Oriente de la Academia de Ciencias rusa.

Dolgov revalidó la tesis sobre el origen del conflicto sirio en los intereses geopolíticos de actores influyentes de la OTAN, como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, junto a Turquía y las monarquías del golfo Pérsico.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.