Presidente de China insiste en proseguir relaciones con Cuba

El presidente chino Xi Jinping  y el canciller de Cuba Bruno Rodríguez. El presidente de China Xi Jinping sostuvo un encuentro con el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien concluyó este jueves una visita oficial a ese país.

El presidente Xi Jinping destacó este jueves la gran importancia que otorga China a sus relaciones con Cuba y señaló que las dos naciones deberán proseguir intercambios de alto nivel, compartir experiencias y profundizar la cooperación en el área internacional.

Estos criterios del líder chino fueron expresados durante un encuentro con el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, quien hoy concluyó una visita oficial a este país.

Xi, quien es secretario general del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central, recibió al canciller cubano, integrante del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, en el Gran Palacio del Pueblo de esta capital.

El dirigente chino recordó anteriores encuentros con el presidente Raúl Castro y con el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, y subrayó que Cuba y China son buenos amigos, socios y hermanos.

Insistió en la gran importancia que China concede a sus vínculos con esta nación caribeña y precisó que las dos partes deberán impulsar las relaciones de este gigante asiático con los países latinoamericanos y caribeños.

Entre sus últimas actividades en China, Rodríguez también se entrevistó con el consejero de Estado, Yang Jiechi, con quien abordó las relaciones comunes, aspectos de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la organización de su próxima cumbre en enero venidero en La Habana, entre otros.

El miércoles, el ministro cubano de Relaciones Exteriores se entrevistó con su anfitrión, el canciller chino Wang Yi, quien le expresó que los vínculos bilaterales entran en una nueva etapa de desarrollo, con una cooperación que ha alcanzado niveles sin precedentes en algunos sectores.

Wang aseguró a Rodríguez que los dos países tienen ideales y creencias comunes y su deseo de impulsar la confianza mutua, fortalecer la cooperación pragmática y promover el desarrollo común.

Las crecientes relaciones de China con América Latina y el Caribe también figuraron en el intercambio entre ambos ministros de Relaciones Exteriores, en el cual Rodríguez afirmó que Cuba está satisfecha con las relaciones bilaterales y desea aumentar la cooperación en asuntos políticos, comerciales, culturales y en otros campos.

El ministro cubano inició sus actividades aquí con una conferencia sobre relaciones exteriores y la actualidad de su país en el Instituto chino de Estudios Internacionales, donde fue recibido por el presidente de esa institución, Qu Xing.

Funcionarios, académicos, representantes del cuerpo diplomático y de la prensa asistieron a esta conferencia en la cual el visitante ofreció una panorámica del proceso de actualización del modelo económico social cubano.

Las dificultades que sufre Cuba por el bloqueo de Estados Unidos, que calificó de obsoleto y reflejo de la guerra fría, y la apertura de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, puerto en las cercanías de La Habana, fueron asimismo abordados por el Canciller.

Sobre el tema, Rodríguez aseveró que esta primera zona especial de desarrollo brinda numerosas oportunidades al empresariado chino y de otros muchos países.

3 comentarios

  1. A mi me encantan estas relaciones descentralizadas del planeta. EL mundo requiere alianzas más humanas, menos guerreras y petroleras. EL pueblo cubano me cae muy bien. Ole!

  2. Como si fuera poco, se unen más paises, USA pierde poderío ante otros también grandes. A ver si la balanza se torna más justa economicamente ene l mundo

  3. No tienen porqué no. Los restaurantes chinos son unos de los negocios (con su arroz chino sobre todo) que nos ha acercado a esta cultura oriental. Por qué no, si, al igual que los Cubanos, nos demuestran ser culturas tranquilas y, moderadas en las relaciones humanas

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.