Productores espirituanos controlan los niveles de maleza en los cañaverales

En el territorio los niveles de maleza permanecen por debajo del 6 por ciento.El Programa Bayer CropScience, perteneciente a una firma alemana, comenzó a aplicarse en Cuba desde el 2005; así, todas las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), con más de 30 toneladas de caña por hectárea, iniciaron un control de maleza a la altura de algunos países del primer mundo.

Varios centros productores en Sancti Spíritus desempeñaron una labor eficiente en la eliminación de la generalizada presencia de plantas no objeto de cultivo, conocidas en el ámbito científico como arvences y cuyas especies más comunes en terrenos cubanos son: el arrocillo (Echinochloa colonum), la jiribilla (Andropogon spp)  y la  glicinia (Wistorio furtesceas).

La UBPC Cristales, perteneciente al municipio de Jatibonico reveló los mejores resultados del 2012 en la aplicación de las acciones del Bayer, que comienzan desde la preparación del suelo previa a la siembra de la gramínea como mayor garantía de la posterior obtención de buenos rendimientos en la producción de materia prima para la zafra.    Según varias investigaciones, las malas hierbas compiten con los cultivos por el agua, la luz y los nutrientes propios del suelo; además, sirven de hospederas a patógenos e insectos, lo cual puede incidir tanto en los niveles de productividad, como en la calidad y durabilidad de los ciclos de vida de la planta.

Fuentes oficiales del grupo AZCUBA en la provincia reconocieron que en el territorio los niveles de maleza permanecen por debajo del 6 %, entre otras cosas, debido al personal capacitado con que cuentan las distintas unidades y el incremento de los rendimientos agrícolas en los retoños como consecuencia de la aplicación del Programa de control.

A pesar de la carestía de los productos empleados en el Bayer, los esfuerzos del país son constatables en Sancti Spíritus, territorio que lleva la delantera en la emulación de la actual campaña azucarera, ahora, con mayores garantías de cantidad y calidad de las materias primas; una premisa de la máxima dirección del Estado dadas las necesidades tangibles de incentivar la agricultura cañera en Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *