Periódico de Sancti Spíritus

Reconoce Obama responsabilidad de EE.UU. en violencia regional

Obama también calificó a Costa Rica de aliado.El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció este viernes responsabilidades de su país en la violencia de la región centroamericana por la demanda de drogas en la nación norteña.

En una conferencia de prensa junto a su par costarricense Laura Chinchilla, al concluir en San José un encuentro bilateral, Obama también calificó a Costa Rica de aliado, y dijo que por ello es que se encontraba en el país.

El mandatario estadounidense dijo que bajo el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica (CAFTA), el comercio bilateral se duplicó y opinó que en la medida que Costa Rica modernice su economía, seguirá atrayendo más inversiones.

Por su parte Chinchilla se refirió a que en el diálogo privado ambos mandatarios hablaron del fortalecimiento institucional, reforzamiento de la seguridad, energía, desarrollo y educación.

Sobre seguridad resaltó que su gobierno ha reducido las tasas de homicidio y delitos graves, aunque admitió que el tema del crimen organizado “sigue pesando” de manera importante.

“Tenemos que admitir que el tema del crimen organizado pesa con crudeza sobre la integridad de nuestras naciones”, dijo Chinchilla.

Cifras oficiales sobre el resultado del CAFTA, arrojan que mientras Estados Unidos aumentó en 80 por ciento sus exportaciones a países centroamericanos, éstos solamente incrementaron sus ventas en 55 por ciento al mercado estadounidense.

Según Naciones Unidas, Centroamérica es la segunda región más violenta del mundo (después del sur de África) con 25 muertos por cada cien mil habitantes, tasa que en Honduras se eleva a 86.

Los ocho presidentes centroamericanos y el estadounidense, debaten aquí sobre los temas del combate al narcotráfico, la violencia y la economía de la zona.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.