Periódico de Sancti Spíritus

Venezuela: el oportunismo de la oposición

Chávez solicitó a la Asamblea Nacional con tiempo la aprobación de Nicolás Maduro como vicepresidente de la República.Echado mano a falacias y argucias de todo tipo representantes políticos de la oligarquía intentan aprovechar la enfermedad de Chávez para desconocer la voluntad soberana del pueblo.

Es un caso curioso, propio para psicólogos y sociólogos, el de la oposición venezolana. En su arsenal de trucos, argucias y falacias hay imaginación propia de artífices literarios como Julio Verne o Emilio Salgari, lo que resultaría admirable si no fuera porque la entelequia del escritor francés y la del italiano estuvieron dedicadas a entretener a generaciones de jóvenes lectores, no a escamotearle la soberanía a todo un pueblo.

Sí, porque en la ficción literaria la fantasía es válida, consustancial a una obra artística del campo de las letras, y no parte del interés malsano de confundir, exasperar y agobiar a las personas para manipularlas e impulsarlas a cometer acciones que contravienen la ley vigente y que terminarían por perjudicar los intereses de la mayoría de los venezolanos.

Más concretamente, esa oposición nativa, tan sometida a poderes foráneos y golpeada en las urnas el 7 de octubre, cuando el Presidente Hugo Chávez logró la reelección, y el 16 de diciembre, cuando el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó las gobernaturas en 20 de los 23 estados de la nación, está desplegando una campaña de intrigas y tergiversaciones en torno a la enfermedad del mandatario, que lo mantiene en Cuba, a raíz de una intervención quirúrgica realizada el 11 de diciembre pasado.

Y es que, de pronto, de entre las filas de la oposición han surgido expertos legales para interpretar festinadamente la Constitución bolivariana de 1999, cuyo contenido tanto cuestionaron en su momento y que fuera aprobada en plebiscito nacional el 15 de diciembre de ese año.

De modo que los mismos individuos que pisotearon la Carta Magna bolivariana en abril del 2002, cuando apoyaron el golpe de estado antichavista, ahora acuden a ella intentando valerse de algunos de sus artículos para justificar un hipotético llamado a nuevas elecciones si el Presidente no podía asumir formalmente el cargo para un nuevo período este 10 de enero del 2013.

Para ser fieles a la verdad, no es la primera vez que esa oligarquía retrógrada acude a la Constitución, pues ya hicieron uso de ella, en particular del artículo que establece el derecho a referendo revocatorio en la primera mitad de la pasada década, con el resultado que todo el mundo conoce, pues aquella consulta devino confirmatoria del mandato de Chávez al frente del país.

Desde entonces no han parado mientes en alternar entre repudiar los preceptos de la Carta Magna cuando les perjudica, utilizarla cuando les conviene y, como ahora, tratar de manipularla a su favor.

Sin embargo, los amagos de la oposición están naufragando en toda la línea al chocar con la realidad del espíritu y la letra del citado cuerpo legal, donde se establecen con meridiana claridad los procedimientos a seguir en el presente caso.

Un principio cardinal a observar en cualquier ley de leyes, es respetar la voluntad soberana del pueblo expresada en las urnas, y esa voluntad se expresó claramente el pasado 7 de octubre, cuando el Presidente resultó ratificado en el cargo con una ventaja de 11 puntos porcentuales. Este principio, vale apuntarlo, se basa en el Artículo 5 de la Constitución de la República y tiene preeminencia sobre cualquier otra consideración formal.

Desde el punto de vista constitucional-legal, el Presidente está investido de la facultad de designar a los cargos subalternos, siempre con la anuencia del parlamento, que en el caso de Venezuela es la Asamblea Nacional. A ese órgano solicitó Chávez con tiempo la aprobación de Nicolás Maduro como vicepresidente de la República, lo que fue refrendado, y ulteriormente le pidió autorización para venir a operarse en Cuba, de acuerdo con  el Artículo 235 de la Carta Magna, lo que también le fue concedido.

Pero, ante un suceso imprevisto como las complicaciones sobrevenidas a raíz de la intervención quirúrgica, que le impiden estar en su patria en la fecha señalada para la toma de posesión, el Presidente electo está facultado para solicitar que ese acto sea pospuesto hasta que sus condiciones físicas lo permitan, como otorga también el Artículo 231 sobre las facultades de las instituciones del Estado, y el Código de Deontología Médica.

Chávez cumplió el requisito a través del vicepresidente Nicolás Maduro, quien presentó su solicitud ante el legislativo, y este lo acaba de aprobar por amplia mayoría, por lo que todo viene a tono con la legalidad y la Constitución.

Lo demás es pura ficción reaccionaria dirigida a soliviantar a las masas con falsos argumentos y a organizar intentonas con fines subversivos. La revolución bolivariana, acostumbrada al diario escrutinio popular, parece abocada, por tanto, a otra victoria contundente.


Comentarios

Una respuesta to “Venezuela: el oportunismo de la oposición”
  1. La oposicion esta destinada a sucumbir y fracasar en sus burdos y descarados objetivos los cuales son ordenes de mercaderes imperialistas norteamericanos habidos chantajista que tratan siempre socabar el orden social y constitucional de las naciones no afines como en es el caso de la REPUBLICA BOLIVARIANA a la vez son secundado por sus perros falderos fracasados deshonestos apatridas anti-cubanos de la ciudad bananera de miami y los oligarcas de la ultra derecha venezolana que no van a tener exito alguno en cambiar o hacer retroceder de vuelta al desatrozo pasado a VENEZUELA pues colectivamente el pueblo VENEZOLANO que respalda mayoritariamente al COMANDANTE PRESIDENTE HUGO CHAVEZ FRIAS y a todo su heroico grandioso e historico gabinete presidencial no se cree las mentiras ni las formas de tergiversar de los fantochez pro-norteamericanos de la oposicion anti-venezolana. Lazaro izquierdo


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.