Aceites Básicos de refinería espirituana como en sus mejores tiempos

Con un cuarto de siglo en explotación, la planta espirituana es la única del país que produce aceite para transformadores de la industria eléctrica

La planta espirituana usa como materia prima el crudo de la cuenca Pina-Cristales-Jatibonico.

La imagen desaliñada que exhibía hasta hace muy poco tiempo la planta espirituana de aceites básicos, ubicada en este municipio, quedó literalmente transfigurada luego de los trabajos de reparación general llevados a cabo en la industria petrolera, perteneciente al Ministerio de Energía y Minas (Minem) y única de su tipo en el país.

Rigoberto Benavides, director de producción de la Empresa Sergio Soto, confirmó a Escambray que las labores, valoradas en más de 700 000 pesos y ejecutadas por fuerzas propias, abarcaron la rehabilitación integral de los sistemas de tratamiento con ácido, de neutralización y de residuales, sin parangón en los 25 años que lleva funcionando la entidad.

Además de la recuperación y el mantenimiento de todas las bombas y líneas que intervienen en el proceso, en la planta se montó un sistema para la limpieza de los gases generados y se sustituyó un tanque colector de agua para el lavado de aceite, todo lo cual coloca a la fábrica en situación privilegiada respecto a periodos precedentes.

Fundada en 1989 y abastecida por la cuenca Pina-Cristales-Jatibonico, que aporta un cru­do con menor contenido de azufre, la in­dustria asegura la demanda nacional de aceite para transformadores eléctricos de hasta 13,8 kV y elabora un componente imprescindible para la producción de Sigatoca, pesticida empleado contra la plaga de igual nombre en las plantaciones plataneras del país.

Fuentes vinculadas a este sector confirmaron que el costo del aceite dieléctrico obtenido en Cabaiguán no supera los 950 CUC la tonelada, muy inferior al precio que mantiene el derivado en mercados internacionales.

Los trabajos ahora ejecutados en Aceites Básicos se integran a la estrategia de rehabilitación seguida en la refinería espirituana, don­de en los últimos tiempos también se repararon las torres de destilación al vacío y atmosférica, lo cual representó una ostensible mejoría en el rendimiento de los crudos destilados.

Además del aceite dieléctrico y el Sigatoca, en Cabaiguán se produce asfalto de calidad AC-30 —destinado fundamentalmente a las obras viales incluidas en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel—, fuel oil, diésel, naf­­­ta y un solvente reductor usado en los po­zos de petróleo para disminuir la viscosidad del crudo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.