Ajetreo en hospital trinitario

Reparaciones constructivas, formación de estudiantes y estrategias para elevar los niveles de eficiencia constituyen prioridades en la institución sanitaria

Las reparaciones garantizan la mejoría de la actividad asistencial. Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig.

Los sonidos de sierras, martillos y cinceles que pudieran asociarse a una intervención quirúrgica de Ortopedia no provienen esta vez del Salón de Operaciones, sino de un área del Hospital General Tomás Carrera Galeano, en Trinidad, como parte de las reparaciones acometidas en el centro, donde destaca la apertura de un Laboratorio de Microbiología, equipado con tecnología de avanzada.

De un monto cercano a los 100 000 pesos, las labores constructivas incluyen, además, el mantenimiento a la lavandería, a partir de un cambio en la cubierta junto a la compra de secadoras y lavadoras, así como la modernización de la cocina.

El doctor Maniel López Trejo, director, confirmó a Escambray que también está previsto el remozamiento de la sala de Anatomía Patológica y la zona de la morgue, entre otras.

“A partir de un financiamiento en ambas monedas, y por un plan de suministros por parte de Medicuba, hoy tenemos cuatro nuevos cardiomonitores para Terapia Intensiva, un electrofulgurador en Cirugía, dos lámparas de mayor calidad destinadas al Salón de Operaciones y un hemoglobulinómetro para el laboratorio, y se espera que entren otros equipos”, aseguró López Trejo.

Si bien la carencia de mano de obra atrasó la faena, la reapertura del Laboratorio Clínico está prevista para el próximo día 28, mientras que el resto de las obras culminarán en diciembre, en saludo al Día de la Medicina Latinoamericana y la liberación de Trinidad.

A la par del ajetreo constructivo, jóvenes con batas blancas desandan los pasillos del centro. Y es que la entidad hospitalaria ostenta, igualmente, resultados en la docencia, al acoger a cerca de 85 estudiantes de Medicina, más 11 de primer año de la carrera tecnológica de Enfermería.

“En este sentido, otra de las fortalezas fue la acreditación de tres especialidades: Medicina Interna, Pediatría y Obstetricia. Para la formación contamos con 36 profesores: 5 auxiliares, 17 asistentes y 14 instructores. De ellos, más de 10 cursaron maestrías y dos son especialistas en Segundo Grado, lo cual contribuye a enfrentar los retos de la educación médica en Trinidad”, agregó el director.

Inmersos en recuperar la condición de Colectivo Moral, nuevos sonidos salen de las aulas y salones del hospital trinitario; sonidos de progreso en la salud para los moradores del territorio.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.