La mayoría de los que abandonan la compañía se frustran y quedan en el camino

"Se deslumbran creyendo que van a tener un futuro prometedor", lamenta la maestra. Alicia Alonso dijo que los ocho bailarines que abandonaron la delegación el 6 de junio en Puerto Rico, pertenecían al “cuerpo de baile raso, por lo que artísticamente la compañía no se afectó”.

La directora del Ballet Nacional de Cuba, la legendaria bailarina y coreógrafa Alicia Alonso, dijo hoy que la deserción de ocho bailarines en Puerto Rico le causó “gran dolor”, pero no afectó “artísticamente” a la compañía que ella fundó y dirige desde 1948.

“Desde el punto de vista humano es un gran dolor -como he expresado en varias ocasiones- porque son nuestros muchachos que hemos visto crecer y renuncian a un gran proyecto artístico”, declaró Alonso al diario Granma.

La leyenda cubana de la danza, de 94 años, dijo que los ocho bailarines que abandonaron la delegación el 6 de junio en Puerto Rico, pertenecían al “cuerpo de baile raso, por lo que artísticamente la compañía no se afectó”.

“Son muchachos que están todavía en desarrollo y les falta mucho para alcanzar un alto nivel técnico”, y “que se deslumbran creyendo que van a tener un futuro prometedor y, estadísticamente, la mayoría de los que abandonan la compañía se frustran y quedan en el camino”, afirmó Alonso.

Apuntó que, en cambio, en el Ballet Nacional de Cuba “tienen la oportunidad de bailar un repertorio amplísimo y tener una realización completa”.

“El movimiento de bailarines en las compañías del mundo es muy frecuente pero en el caso de Ballet Nacional se manipula mucho”, agregó.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.