Asesores cubanos apoyan alfabetización en Haití

La brigada cubana cuenta con 26 asesores que imparten clases en disímiles lugares, desde una iglesia hasta la vivienda de los propios haitianos.

Un trabajo loable en el empeño por mejorar los niveles de instrucción del pueblo haitiano despliega desde hace varios años la brigada educativa cubana de apoyo al programa de alfabetización Yo Sí Puedo, que ejerce su labor en los departamentos Norte, Sur, Oeste y Sudeste de la República de Haití, así como en las diferentes comunas y asentamientos de aquella nación.

De acuerdo con la máster en Ciencias Idalmis Bárbara Guerrero González, al frente de la coordinación de la brigada, la misma cuenta con asesores generales para los frentes pedagógico, de informática, económico y técnico-logístico, y está integrada por 26 asesores cuya labor surte efecto en todo el país.

Dicho equipo se suma a otros a través de los cuales el archipiélago cubano contribuye a diversos programas encaminados a la erradicación de la extrema pobreza que sufre aquel país, mediante acciones de colaboración en los terrenos de la Salud, Medicina Veterinaria, Reforestación, Pesca y Construcción, entre otros.

Como centros de alfabetización fungen los más disímiles lugares, desde una iglesia o una institución recreativa hasta la vivienda de los propios haitianos. En esos sitios la impartición de clases corre a cargo de facilitadores, que son las personas nativas encargadas de enseñar a leer y a escribir en los grupos acogidos al programa “Yo Sí Puedo”, y de monitores, como se les llama a quienes trabajan con el programa Aprann, que en español significa Aprender.

Tanto ellos como los supervisores, encargados de velar por el buen desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje en los grupos, reciben la asesoría del personal cubano radicado en aquel país.

El Programa Yo Sí Puedo fue ideado por la pedagoga cubana Leonela Relys Díaz, quien creó una cartilla en la que se combinaban letras y números, que permitiría enseñar a personas sin ninguna instrucción previa a través de medios audiovisuales diversos.

Cuba donó los televisores, las cartillas y los manuales para los facilitadores, así como ha apoyado el desarrollo de dicho programa, que ha permitido sacar del analfabetismo a más de 5 millones de personas de casi 30 naciones del mundo, muchas de ella de América Latina.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.