Campesinos fomentenses rememoran entregas de tierras por el Che

Momentos del Che en Fomento.En tierras de Fomento crece aún el influjo del Che. Lo sabe Heriberto Jiménez Escalante, un hombre que tiene el privilegio de haber recibido tierras de manos del Guerrillero Heroico  cuando estaba por triunfar la Revolución.

“Fue en 1958, nos condujo un compañero de Gavilanes, y dijo que se había dado la orientación por parte del Che de repartir las tierras, se repartieron y participé junto a mi papá y un hermano, fueron en total 35 caballerías en una finca de ganado que quedaba en El Guineo, se planteó que había que producir para la Revolución y que esta podía demorar meses, o años, y si se demoraba de todas maneras quedaban para los campesinos. La Revolución triunfó, y se crearon las Asociaciones campesinas a las cuales pertenecí”.

“Que el Che fuera quien me entregara esas tierras… figúrate tú, se hizo un acto muy grande en El Pedrero, me senté encima de un plantón, un moño como decimos los guajiros,  cuando lo escuché decir lo de las tierras, me tiré de allí que no sé como no me maté, fue muy grande”.

Comenzar su bregar de campesino joven atado a un compromiso que él mismo llama de honor, fue par Heriberto una manera de romper viejas ataduras .

“Antes de la Revolución, trabajábamos a diferentes negocios con los dueños, eso era cuando encontrábamos dónde trabajar, en una ocasión no tuvimos una buena cosecha, eso fue por el 57, el dueño nos dijo cójanse la cosecha que nos hace falta esas tierras, al darse esa posibilidad por parte del Che, comenzamos a hacer por la tierra todo lo que se podía hacer, desde entonces nunca dejé de estar pegado a la tierra, sembraba tabaco, ordeñaba vaca, sembraba frutos menores .

Con 77 años, Heriberto sopesa el significado de aquella entrega, aún en medio de las transformaciones que ha tenido la tierra en los últimos años.

“Creo que todo ha sido para bien, lo primero es que se le está entregando la tierra a todo el que lo necesite y la trabaje, el campesino siempre ha sido serio, respetuoso y fiel a la Revolución.

De aquellas tierras guarda también  Onesio Díaz Ferrer, de la  CCS Heriberto Orellane, los mejores recuerdos de sus 81 años.

“Antes de venir el Che ya yo estaba alzao en el Escambray  porque como fuimos criados ahí en Caballete de Casa, allí no había maestros, ni caminos  ni na, ni sabíamos na de Revolución… me alcé por alzarme, fueron los guardias de Batista y dijeron mira este mismo, hasta al lado mío casi ahorcan a uno y supe de verdad quienes eran esa gente”.

“El llega y me uno a él, me dieron las tierras y aún no había triunfado la  Revolución, fue más que un padre para nosotros porque no teníamos na.  Con esa tierra yo crié ahí a todos mis hijos, a toda mi familia. Él nos dijo:”esa tierra que le vamos a dar, pero antes de  dejársela  arrebatar, tienen que morir primero, después triunfó la Revolución y todo fue mejor.

La memoria de Onesio calca cada momento como si apenas hubiese ocurrido. Agradece a la Revolución no solo la posibilidad de  trabajar la tierra: “Nos ha ayudado un fenómeno, nos dio crédito por el banco para comprar ganado, y estaba casi regalado, pagué rápido  lo que debía al banco,  eso nunca lo tuvimos”.

Tal vez por esa gratitud eterna que siente de aquel momento fundacional de su terruño, Onesio desafía los años y el tiempo. Por eso no se extraña verlo despertar en medio del surco .“El viejo tiene que estar en algo, trabajo hasta las once, no porque tengo necesidad porque mis hijos me lo dan todo, yo estoy igual que si tuviera quince años, no siento nada, no me duele nada y yo veo cada viejo por ahí, que tengo esto, lo otro, por la mañana me tienen que agarrar trabajando, sino dándole vuelta a la finca, yo me levanto aclarando, ese es el verdadero campesino” .

3 comentarios

  1. Arturo García Torres

    Soy un hijo de ese pedacito de Fomento, hijo para mi la mejor de las madres Edelmira Torres Rodríguez, mi infancia estuvo truncada por situaciones familiares, pero fui el niño más feliz de los confines de la tierra con mis tres mosqueteros: Oscar, Yurien e Ismael, por favor ver mi guineo reflejado en este artículo no me deja más que nostalgia, recuerdo el barrio de Las Yaguas, el cafetal que separa a El Guineo de Las Cuabas, cuántas veces lo caminé con mis tres mosqueteros en busca a veces de un plato de comida, quiero por este medio dar mis gracias a Eddy, Aidé, Marina la gallega, María Orelva, Caruco, Rosita, Coralia, Nena, Grisel, Santa, Fide, Manolo, Gordo, Mime y no sigo mencionando porque se me quedan gente que no olvidaré nunca, voy a cumplir 50 años, estudié en la escuela Gilberto Zequeira hasta el 2º grado, mi maestro Jesús (qué grande entre los grandes) y no tan solo por su estatura, sino por su generosidad, MI GUINEO te llevo en mi corazón, a pesar de que hubo gente que no fue correcta con la más grande de las mujeres MI MADRE, no guardo rencor, Dios dirá, ella se marchó y yo estaba lejos no pude decirle adiós en la cercanía pero quizás fue mejor porque me acompaña cada día de mi vida a mi y a mis 17 hermanos, sus 10 hijos (uno ausente junto a ella) y los 7 restantes hijos de otra gran mujer Enriqueta Perdigón Mayea (una ausente junto a ella), hermanos de mi alma os quiero, y no saben cuanto recuerdo MI GUINEO, por favor si alguien me conoce puede escribirme a esta dirección arturogarciatorres@yahoo.es, vivo en Canarias, pero cada día que me despierto veo la loma que nos protegía que no sé como se llama, pero no hay en el mundo una más bonita.

    • buen comentario, es bonito recordar la infancia y la Tierra q nos vio nacer, conozco los lugares y las personas a las cuales haces referencias, soy 6 años menor q usted, tambien conoci a tu mami, seguro a ti y a alguno de tus hermanos.

      yo naci y me crie en las cuabas, pero la cercania al guineo, me hace conocer a muchos de alli, por familia, los gavillas, los conezas, los Martinez, los gallegos, los diaz, los nardos, los Jimenez, los lugos, los triana, los castanedas, los Suarez, los fardales, los regalados desde q entrabas Viniendo de manaca y encontrabas a sixto, Gordo, mime Castillo hasta q salinas pa las cuabas, déjando atras la casa de evaristo, andrea (epd), fermina, pablito, hasta Juan Jimenez. En fin a casi todos, ya muchos no estan alli y han llegado otros nuevos.

      grandes Jesus y Carlos como maestros y Miguelon y Asnel Morales como dos grandes amigos mios.

      la loma a la q haces referencia yo la conoci como la Manzanilla, nosotros subimos por un lateral del cafetal de las cuabas y bajabamos por las otra Cuesta llegando casi a. La fincas de cheo dimas.El maestro oreste Gonzalez nos llevaba a dar so clases de botanica y geografia y le gustaba mucho ensenarnos sobre la naturaleza

      es bonito recordar, mil veces anduve esos caminos, en bicicleta o a pie, ya hace casi 5 anos q no estoy por las cuabas, pero recuerdo todo como si fuera Ayer

      • Arturo García Torres

        Gracias Gonzalo por responder, es tan maravilloso ese terruño que llevo atado a mi corazón, hace cinco años volví a Cuba y pude ver a mi querida madre, la más grande entre las más grande, a mi Onelia, a mi Ova y todos mis seres queridos, las circunstancias de la vida nos traen por derroteros muy impensables, toda esa gente que mencionas, la primera casa de Manacas hacia el Guineo, era la de Elio Palmero, el hombre del verraco, después El chino y cuando entrabas en la bella ciudad de El Guineo los Varonas una gente muy pero que muy buena y El Guineo se despedía con la casa de Andrea justo donde comienza el cafetal, si puedes y quieres escríbeme a mi correo, mi padre fue un isleño que amó al Che a Fidel y a la Revolución sin condiciones, murió teniendo un catre como cama que fue mi cama muchas veces, pero tenía una riqueza que ya quisieran muchos grandes millonarios tenerla, el amor infinito de sus nueve hijos. Gracias por responder, y mucho ánimos a mi Yayabo que no deje de estar en la calle con su último detalle porque yo siempre lo llevo en mi corazón.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.