Casas de cambio espirituanas no colapsan

Las Casas de cambio de la provincia han sido distinguidas por su desempeño a nivel de país.Las Casas de cambio (Cadeca) del territorio espirituano mantiene la normalidad, sin grandes aglomeraciones de personas.

 

 

Durante los meses de mayo y junio, la compraventa de pesos cubanos convertibles (CUC) —también conocidos aquí como chavitos— en las Casas de cambio (Cadeca) del territorio espirituano mantiene la normalidad, sin grandes aglomeraciones de personas.

Humberto Pérez, director provincial de Cadeca, precisó a Escambray que solamente en algunos días del pasado abril se presentaron considerables avalanchas de personas en estos centros, en particular, los ubicados en los municipios de Yaguajay y Trinidad.

“Todo comenzó con el runrún sobre la posibilidad un la inminente unificación monetaria, muchos clientes se presentaron en nuestras unidades para cambiar los CUC por pesos cubanos (CUP), que es el proceso inverso al que normalmente desarrollamos nosotros.

“Incluso, por momentos nos faltó el efectivo en esas instalaciones, pero los interesados podían realizar las operaciones en los bancos, que usualmente disponen de un fondo operativo mayor. Hoy, la compraventa de CUC mantiene su comportamiento habitual y todo regresó a la normalidad”, puntualizó el ejecutivo.

Directivos del Banco de Crédito y Comercio (Bandec) y del Banco Popular de Ahorro (BPA) en el territorio igualmente confirmaron, categóricos, que aquí existe suficiente reserva monetaria para asumir la demanda.

Las Casas de cambio en Sancti Spíritus, cuyo desempeño ha sido reconocido a nivel de país por la excelencia de sus servicios, comenzaron a funcionar en 1997 y en la actualidad ya existen más de 20 cajas distribuidas en ocho sucursales, una en cada municipio y dos en Trinidad.

Las cajas mantienen servicios de canje de moneda nacional  por CUC con poder de compra en el mercado en divisa, el pago de tarjetas magnéticas nacionales o internacionales, cambio de diversas monedas (dólares norteamericanos y canadienses, euros y libras esterlinas, entre otras) y el desembolso de remesas de la Western Union.

Estos centros nacieron con el fin de adquirir moneda dura y vender pesos convertibles necesarios para acceder a las tiendas y a otros centros que los demandan, y desde sus inicios se convirtieron en un eslabón imprescindible para cubrir las necesidades sociales de la población.

Aunque todavía no se han definido las nuevas misiones de estas Casas cuando ocurra la unificación monetaria y cambiaria en el país, la mayoría de los directivos preguntados al respecto consideran que estas no desaparecerán sino que van a continuar existiendo para el canje de monedas extranjeras.

One comment

  1. pienso que las comisiones que trabajan en el proceso de reunificacion monetaria, tomen muy en cuenta, la realidad del mercado cambiario informal que existe en la calle con los dolares, y seamos honestas y enfrentemos el problema con valentia y transparencia, los internacionalistas tienen encargados a sus familiares la compra de dolares, los billetes de 100 estan llegando a 1 x 1, se estan vendiendo hasta 98 x 1, hay que establecer tasas cambiarias que estimulen la venta en las CADECA, si no es asi, parte de las remesas no se captan y es facil palpar en la calle que no es poco el monto de dolares que se compran por los revendedores.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.