Cita con tradiciones trinitarias (+fotos)

La artesanía ancestral de la tercera villa cubana confluye con propuestas contemporáneas en el XX Salón de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas del territorio

El evento también celebra el aniversario 500 de Trinidad.

Blusas tejidas a croché, piezas de barro y orfebrería, animales de yarey o concebidos a partir de semillas, lámparas de piedra y un sinfín de obras nacidas de la creatividad de los artesanos trinitarios, junto a algunos procedentes de Sancti Spíritus, confluyen en el XX Salón Rafel Zerquera Rodríguez de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA) en Trinidad.

Miembros del gremio se dan cita por estos días en la Galería de Arte Benito Ortiz Borrell del municipio en un encuentro donde el arte y el ingenio se funden para compartir con el público parte del legado inmaterial del terruño, matizado también con aires modernos para reafirmar que la artesanía todavía tiene el don de sorprender.

Si bien el número de piezas disminuyó respecto a otros períodos, Zaida Ramos Carrazana, presidenta de la Acaa en Trinidad, sostiene: “Esta edición sobresale por la factura en el acabado de las piezas, lo cual evidencia la maestría artesanal en la ciudad, y la incorporación de materiales reciclados en la elaboración de piezas muy originales”.

Dentro del arsenal creativo destaca el abanico tallado en madera a cargo de José Rodríguez Cadalso, joven trinitario radicado en Fomento, cuya exquisita terminación llevó al jurado, integrado por especialistas del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y otras instituciones afines, a otorgarle el máximo galardón del certamen. También merecieron loas la orfebrería de Orbeín Licor Zayas, el tejido de Lucía Jiménez Hernández, la cerámica de Ramón Borrell García y el trabajo en fibra de la familia Campos, procedente de Topes de Collantes.

Para Reinier Borrell García, técnico de la galería de arte y curador de la muestra, uno de los beneficios del evento radica en el diálogo que establecen los artesanos premiados en años anteriores con las nuevas generaciones de creadores a la vez de actualizar a los trinitarios y visitantes en general del desarrollo de las manifestaciones artesanales.

Dedicado a la memoria de Rafelito Tiemblatierra, artífice y defensor raigal de este quehacer en el territorio, la nueva hornada de artesanos demuestra que este capítulo del patrimonio inmaterial de Trinidad está a buen recaudo; basta acercase al salón para corroborarlo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.