Cuba apoya iniciativa palestina de fijar plazo para fin de ocupación

Homero Acosta reiteró la solidaridad de Cuba con el pueblo palestino.Cuba manifestó su respaldo al proyecto de resolución promovido por Palestina en el Consejo de Seguridad para lograr dentro de un límite de tiempo el cese de la ocupación israelí desde 1967. Apoyamos plenamente la iniciativa dirigida a fijar un plazo para el fin de la ocupación militar, y que posibilite el ejercicio inalienable de los derechos del pueblo palestino, incluido el derecho a un Estado independiente, con las fronteras anteriores a 1967 y Jerusalén Oriental como su capital, afirmó aquí el secretario del Consejo de Estado cubano, Homero Acosta. El alto funcionario intervino en un debate de la Cuarta Comisión de la Asamblea General, sobre la labor del Comité Especial encargado de investigar las prácticas de Israel que afecten los derechos humanos de los habitantes de Palestina y de otros territorios árabes ocupados. De acuerdo con Acosta, resultan inaceptables la construcción y expansión de asentamientos ilegales y de un muro (en Cisjordania), la destrucción y confiscación de tierras y propiedades, y los desplazamientos forzados de cientos de miles de familias. Al respecto, señaló la condena de la isla ante el reciente anuncio de levantar más de dos mil nuevos asentamientos de colonos israelíes en la ocupada Jerusalén Oriental. Se trata de agresivas políticas y prácticas colonizadoras que contravienen deliberadamente las resoluciones de la ONU, el Derecho Internacional y el Derecho Internacional Humanitario, y constituyen una amenaza a la paz y la seguridad regional e internacional, advirtió. Asimismo, reiteró la solidaridad de Cuba con el pueblo palestino, el cual sufrió en julio y agosto últimos 50 días de bombardeos e incursiones terrestres de tropas de Tel Aviv contra la Franja de Gaza, con saldo de casi dos mil 200 muertos y 11 mil 100 heridos, la mayoría niños, mujeres y ancianos. El Secretario del Consejo de Estado cubano mencionó el deterioro de la situación humanitaria en Gaza, donde las bombas devastaron su infraestructura civil, y la necesidad de que Israel ponga fin a ocho años de bloqueo de ese territorio para posibilitar el acceso de ayuda permanente a las víctimas. Acosta también demandó una salida para “la adversa situación de los refugiados palestinos, de conformidad con las normas y principios del Derecho Internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas”. Para la isla, solo el fin de la política colonizadora, la liberación de los prisioneros palestinos y el reconocimiento de los legítimos e inalienables derechos de ese pueblo árabe, permitirán poner en marcha un proceso político significativo, que conduzca a una paz duradera en la región. La víspera, el embajador y observador permanente de Palestina ante la ONU, Riyad Mansour, expresó a la prensa su aspiración de que el Consejo de Seguridad someta este mes a votación la iniciativa para detener la ocupación dentro de un plazo dado. El diplomático exigió al órgano de 15 miembros que actúe con responsabilidad, de cara a su mandato de garantizar la paz en el planeta. Llegó el momento de reconocer el derecho a la libre determinación del pueblo palestino y de detener 47 años de ocupación, quienes sigan negándolo son responsables de lo que sucede y de la violencia que pueda generarse en el futuro, expresó.

One comment

  1. Lázaro Izquierdo Martinez

    Parafraseando a su santidad me encantaría qué algún día no lejano el gobierno israelí y el palestino se abran los unos a los otros y encuentre el balance apropiado para una relación estable y duradera pero proféticamente se reconozcan sus identidades ambas naciones y erradicar margenes de dudas pues ambas naciones tienen asignaturas pendientes entre sí la cuál deben subsanar estimulando a la tolerancia pues el poeta versa qué las alegrías son para andar en paz.durante toda la vida pero con humildad para qué esta se haga presente por el grado y nivel elevado de humildad.Lázaro Izquierdo Martínez

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.