Depresión tropical se convierte en huracán en el Huelga

Los Gallos sufrieron una costosa derrota ante Mayabeque en el inicio de la subserie que los obliga a jugar casi perfecto los partidos que restan

los gallos, sancti spiritus, serie nacional de beisbol, 54 snb

Por encuentros como el de anoche es que Sancti Spíritus no convence ni al más pinto en el ámbito beisbolero del país. Ni entendidos en la materia, ni fanáticos furibundos pueden explicar cómo un equipo se transforma de la noche a la mañana, o lo que es lo mismo, le gana una subserie clave a uno de los cuatro grandes del país, para luego lucir indefenso ante uno de los elencos más débiles de la 54 Serie Nacional de Béisbol.

Antes del enfrentamiento particular frente a Villa Clara, los dirigidos por Yovani Aragón y compañía lo tenían claro: había que salir a “comerse” el terreno de pelota, juego a juego, para, con ayuda del azar, vencer sus propios demonios y esperar que los que pugnan por el puesto ocho corrieran con menor suerte.

Y así lo hicieron al salir airosos ante los Naranjas de Moré, una escuadra con excelentes lanzadores y con el ABC de las bolas y los strikes más que probado.

Sin embargo, cuando todo presagiaba un inicio feliz ante los nuevos visitantes del occidente, un muchachito de 16 años se encaramó en la lomita del José Antonio Huelga y mantuvo en solo dos jits a los Gallos hasta la altura del quinto episodio. No es que Sancti Spíritus no tratara de “luchar” el juego, de hecho, consiguió acercarse en el marcador en las postrimerías pero no pudo llevarse el partido ante el efectivo relevo del zurdo Mario Batista.

Para asumir una subserie de semejante importancia la dirección yayabera optó por traer al experimentado Ángel Peña para asegurar una rotación que hoy debe emplear a Ismel Jiménez y mañana jueves a Javier Vázquez.

Aunque el diestro de Cabaiguán lanzó dos entradas sin problemas, dio muestras de desaciertos en la tercera entrada. Aún así, lo mantuvieron y abrió la cuarta cuando se enredó sobremanera y llenó las bases sin outs. Y he aquí lo curioso: ni entrenadores, ni manager decidieron traer a un relevista cuando el marcador todavía estaba cero a cero y Peña lucía evidentemente contrariado y desconcentrado.

¿El resultado? Tres carreras que pesaron por el frío, por los lanzadores en pañales del bando contrario y la pésima ofensiva que venía presentando el conjunto local.

Yankiel Mauri, el niño salvador de los Gallos, vino con el daño ya hecho y sus compañeros no pudieron regalarle el triunfo y premiar uno de sus relevos más largos de la temporada.

Con la soga al cuello, los espirituanos están obligados a ganar los dos juegos que restan en casa y a buscar el mejor resultado posible ante los Cocodrilos de Matanzas en el Victoria de Girón, para luego regresar al Huelga a enfrentar a otro de los sotaneros, Camagüey. Todo esto con la incertidumbre de que dos de sus hombres claves, Yunier Mendoza y Eriel Sánchez, salieron lesionados del partido de anoche.

ANOTACION POR ENTRADAS

                 1  2  3  4  5  6  7  8  9     C    H    E 
 VS: MAY         0  0  0  0  3  1  0  0  0     4    9    0
 HC: SSP         0  0  0  0  0  1  2  0  0     3    6    1

 

GANO: MOREJON GARCIA, ADRIAN (N) (2-0)
PERDIO: PEÑA GARCIA, ANGEL (1-4)
SALVO: BATISTA HDEZ., MARIO (3)

 

Tomado del blog cubaseballillustrated

3 comentarios

  1. Ya peña no da para más de 3 ining, no acaban de aprender que hay que cambiarlo a él y a noelvis aunque estén dando no hit no run, y acaben de darle la pelota a los novatos nuestros. hemos perdido una oportunida única deponernos a 10 juegos y manenernos a 1,5, ya todo es muy difícil, será para el próximo año.

  2. Así nos e puede clasificar, que pena perdiendo hasta con Mayabeque no se puede ir a ningún lado

  3. Es curioso, pero ha sucedido multiples veces, nuestros bateadores no le conectan a novatos, si alguien busca estadisticas de las derrotas historicas de los gallos muchas fueron contra lanzadores desconocidos jovenes que lanzaron “el juego de su vida” ese dia……

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.