Ómnibus Nacionales: ponches en la hoja de ruta (+fotos)

Desde Sancti Spíritus existen rutas para casi todas las provincias del país. Tres estudiantes de periodismo aterrizan en Omnibus Nacionales para vivir la odisea de viajar en Yutong.

 

 

(Por: Oscar Salabarría, Grether Saura y Manuel A. Acosta*)

Daniela Ochoa Hernández ha hecho sus maletas a la carrera: debe viajar lo antes posible a la capital. “Para mí no es difícil —dice la joven—, si me hace falta un pasaje para cualquier lugar, solo tengo que buscar al hombre que los vende a 5 dólares por encima”.

Al estilo Günter Wallraff, sin revelar su identidad, Escambray busca datos que lo lleven al revendedor de pasajes: “¿Cuál es su nombre, dónde lo puedo encontrar?”. Bastaron dos preguntas para que Daniela Ochoa casi hiciera un retrato hablado del sujeto: “Nunca le he preguntado cómo se llama, pero es mulato, de estatura media, siempre usa chancletas, short y pulóver con el cuello estirado”.

Frente a la oficina donde se expenden las reservaciones de última hora, esperamos que apareciera el “gestor de boletines”.

—Compañero, ¿cómo está eso de los pasajes? No llegamos a 5 dólares —le hacemos saber—. ¿Le sirven 25 libras de arroz?

—Ya están montados en la guagua. ¿Para dónde es que van…?

No es pura casualidad. Quienes asiduamente abordan las Yutong dan fe de que la compra de pasajes por la izquierda no requiere de camuflaje alguno. A los revendedores deben conocerlos desde los viajeros hasta los trabajadores de la agencia que acostumbran a ver las mismas caras a diario.

En la oficina de Iliana Pérez Pérez, administradora de la Terminal de Ómnibus Nacionales en Sancti Spíritus, tiene lugar una primera entrevista, donde admite que la administración conoce quiénes son los revendedores de pasajes: “No se puede hacer nada contra ellos, la persona tiene derecho a comprar un boleto ahora y regresar dentro de una hora por otro, incluso no tiene ni que presentar el carné de identidad, con el número anotado en un papelito es suficiente”, subraya.

¿Quién se responsabiliza por permitir la reventa de pasajes en el principal punto de embarque de la provincia? ¿Acaso la administración debe quedarse de brazos cruzados? Las preguntas son formuladas por Escambray a la directiva; mas, solo encuentran silencio.

Otra interrogante inquieta: ¿cuál resulta el mecanismo ideal para el buen funcionamiento de la lista de espera? Tras las posibles respuestas, seguimos  la ruta de Ómnibus Nacionales, a sabiendas de que el viaje no será completamente feliz.

Iliana Pérez Pérez, administradora de la Agencia 453 en Sancti Spíritus.¿OPINIONES ENCONTRADAS?

En medio de la vorágine laboral, al mismo tiempo que pica boletines y anuncia la llegada de un ómnibus, Iliana Rodríguez Valle, trabajadora de la Agencia 453, revela su versión de los hechos: “Les hemos resuelto a mujeres embarazadas, con niños; a señoras mayores, a personas que están presas y no tienen dinero para el pasaje cuando les dan el pase, todo eso sin interés de ganar dinero por encima. Antes sí había muchas quejas de la población relacionadas con el mal funcionamiento de la lista de espera y los pasajes por la izquierda, pero ahora no”.

¿La corrupción abarca todos los niveles? ¿La administración conoce sobre el fraude con la lista de espera y el sobreprecio de boletines?, inquiere Escambray en los salones de espera de la Terminal de Ómnibus Nacionales, convencido de que resultará difícil precisar quién está libre de culpas, pues quien no fomenta y se mantiene al margen de la reventa de pasajes igualmente la permite.

“Yo no me meto en lo que hacen los demás, ni puedo asegurar que exista corrupción. La gente quiere que la lista de espera sea por número, pero no es así, lo que pasa es que todo el mundo quiere irse rápido y por eso habla… En mi turno no he tenido problemas y si los choferes paran afuera para recoger a alguien es asunto de ellos”, asegura Michel Jiménez Clavo, representante del servicio al viajero.

No obstante, desde la puerta del baño de la Terminal Intermunicipal, donde trabaja, Alcides del Río Pentón aviva otras llamas, pues, según refiere, en no pocas ocasiones ha escuchado comentarios de quienes han tenido que pagar hasta 50 pesos de más para obtener un pasaje en la estación espirituana.

Criterios dispares abundan. Algunos no queman sus manos en el fuego para exonerar de responsabilidades a los trabajadores de la Agencia 453 y otros niegan categóricamente que en Sancti Spíritus los pasajes se paguen a sobreprecio.

Con muchos años de experiencia llenando planos y atendiendo a decenas de viajeros día a día, Odalis Lizano Duarte afirma que la reventa de boletines no mina aquellos locales y que su labor se limita a vender los pasajes de última hora y los de 90 días de antelación a la persona que llegue. “Cuando la gente sale con los boletines para afuera yo no veo a quién se los da. Sí te aseguro que aquí en la terminal no existen revendedores de pasajes. No los conozco, nunca los he visto”, atestigua.

El testimonio de Dalí López parece corroborar los anteriores argumentos.  “Los problemas son cuando vienes de La Habana, sobre todo en fechas  importantes como el Día de las Madres, el 14 de Febrero o el fin de año. Hay personas que operan a modo de buitres, parecen espías, ellos consiguen el pasaje a cambio de 10 dólares”.

Tal panorama no resulta novedoso en ningún lugar de la isla. No obstante, al parecer, dentro de las oficinas de dirección la realidad es otra. Ernesto  Fonticiella Pérez, director en funciones de la Empresa Provincial de Ómnibus Nacionales, asevera que, al menos aquí, no existe certeza de que ocurran tales ilegalidades.

“No hay evidencias, solo quejas dispersas de la población, la mayoría por maltrato y los clientes casi siempre las retiran, pero estamos abiertos a cualquier denuncia y somos muy rigurosos en este sentido”.

Aunque, según el directivo, la empresa está libre de tales delitos, en papeles están previstos estos hechos y sus correspondientes sanciones. Los trabajadores que infringen las leyes administrativas de la actividad del transporte y el reglamento interno de la entidad, al abusar de su puesto con fines lucrativos, no solo violan la Ley No. 116 del 2013 del Código de Trabajo en su régimen disciplinario, sino también los derechos del ciudadano a recibir un servicio de transporte con calidad.

¿Las medidas? Puede penarse por este delito con un descuento salarial y el cambio hacia un puesto de trabajo de menor remuneración e incluso la separación temporal o definitiva del centro o del sector.

Ernesto Funticilla Pérez, director en funciones de la Empresa Provincial de Ómnibus Nacionales.POR OTRAS RUTAS

Antes de abordar la Yutong, la experiencia resulta homérica. Al respecto, las insatisfacciones de la población tratan disímiles problemáticas: “Al principio daba gusto viajar por la limpieza y el confort. Hoy no se pueden usar los baños aunque sea un viaje largo, ni regular el aire acondicionado, porque los botones están rotos en muchos casos”, puntualiza Xiomara Zumaquero.

De acuerdo con los usuarios, la selección musical realizada por los choferes resulta cuestionable, pues,  no solo atenta contra un viaje placentero; también se amplifican temas sancionados institucionalmente por su mensaje ideólogico. Como parte de este largo rosario de irregularidades que afectan a los pasajeros, las paradas indebidas en diversos tramos de la carretera tienen diferentes propósitos; merendar, tomar café, comprar frijoles, quesos…; secretos a voces que aparentemente pasan desapercibidos.

No obstante, Rodolfo Hernández y JUan Alonso, choferes de la ruta Sancti Spíritus-Santa Clara, del turno de las 10: 00 a.m., niegan relatos como este de Xiomara Zumaquero: “El otro día en el tramo entre  Guayos y Cabaiguán el chofer se detuvo para que uno de los pasajeros llegara a su casa a dejar una mochila y recoger otra”.

Carlos Madrigal Valdés, director de Inspección Estatal en Sancti Spíritus, explica: “Dentro de nuestras funciones está encargarnos de detectar estas violaciones y tomar las medidas pertinentes. Tenemos que velar y exigir que se cumpla lo que está establecido y, sin embargo, es real que se han detectado casos en la provincia”.

El afamado cineasta Juan Carlos Tabío pudiera encontrar en nuestra terminal el elenco perfecto para una segunda entrega del clásico cubano Lista de Espera. El protagonista: el anotador ausente.

Sobre la intermitencia de este individuo, off record, Pérez Pérez justifica: “¿Tú quieres saber por qué él no está?, porque en ese hueco no hay quién esté —dice refiriéndose a la taquilla—. El ventilador no sirve. También tiene derecho a merendar, a almorzar e ir al baño”.

De acuerdo con datos de la Empresa de Ómnibus Nacionales, mensualmente un total de 3 000 personas, como promedio, acceden a su destino a través de la lista de espera. Pero más allá de las estadísticas, Andrea Campo, cliente asidua, señala que en la agencia 453 “nunca se anuncian las capacidades que se ofertan, lo cual da margen al negocio.

Al respecto, la administradora replica: “Sí se anuncian, pero hemos tenido problemas con el audio”.

¿Entonces por qué los fallos no se informan a viva voz? ¿Cuál sería el mecanismo ideal para el buen funcionamiento de la lista de espera?, pregunta este órgano de prensa.

“¿Tú sabes?, porque yo no sé. El sistema que tenemos no tiene por qué fallar”.

Seguro en papeles todo funciona como un reloj suizo: la voz que tras el micrófono anuncia todos y cada uno de los fallos; los pasajes disponibles sin necesidad de pagos por la izquierda; los ómnibus sin nadie amontonado en los pasillos… Mas, son puras utopías. Quienes han viajado lo saben: a bordo de una Yutong no pocos ponches empañan la hoja de ruta.

Los autores son estudiante de Periodismo en la Universidad Central de Las Villas

15 comentarios

  1. Gabriel Jimenez

    stoy seguro que esas irregularidades detectadas por los futuros colegas tienen la direccionalidad de resolver cualquier adversidad que exista en S.Spiritus, a cada cuál le toca las responsabilidad que deben asumir en esas oficinas, organizar creo que es la palabra de orden ahí más sentido de pertenencia por la labor que desempeñan y más aún es este aspecto del transporte que tanta dificultad tiene el país por el ya conocido bloqueo, es necesario a muchas personas que sepan la realidad de las roturas en las teclas de los baños etc… si el país no tiene esas piezas para resolverla puntualmente, lo que si entiendo es el por qué ? hay que pagar un pasaje de primera clase en un asiento que este fuera de servicio (no reclinable) más otras adversidades tecnicas.
    Creo que la población tambien juega un rol importante en el combate contra la corrupción, es solo combatirla cuando ocurra una manifestación dale duro en ese momento y no permitirla, tambien en el cuidado de las yutong. Las paradas inecesarias es verdad en ocasiones nos hacen super incomodo el viaje. Par eso solo hay que informar a la administración para que lleguen las medidas eficaz y oportuna.
    Estoy Seguro que la dirección provincial al frente de Ernesto Fontisella, le pondrá fin a este irregularidades.

  2. El nombre del revendedor del articulo no lo se, pero si el apodo si “el toro”. Que pena para los directivo de la terminal, no saben nada y todo es marcha maravillosamente BIEN.

  3. Muy buen reportaje. Este tipo de situaciones deben salir a la luz. Pienso que la terminal espirituana no es la más crítica en el país, pero sí existen este tipo de situaciones que deben ser erradicadas totalmente.
    Es cierto que por el audio no dicen la cantidad de fallos en la lista de espera, como igualmente al llamar a las personas de la lista de espera lo hacen por nombres y no por número, lo cual da margen a continuar la corrupción. También existe marcado desorden en la terminal, los espacios de chequeo y venta de boletines, recepción de equipajes.
    Espero que se tomen medidas que contribuyan a rescatar la terminal espirituana.
    Saludos

  4. Quisiera que alguien me explique por qué de Cabaiguán a Sancti Spiritus, que hay 17 km, hay que pagar lo mismo que de Cabaiguán a Placetas que hay 26 km. Considero que en el primer tramo mencionado el precio puede ser de 5 pesos y no de 10 como es hasta ahora. Eso ayudaría en el transporte de pasajeros, pues muchas Yutones pasan por Cabaiguán para Sancti Spiritus con varios asientos vacios. Como muchas personas van a trabajar, estudiar, o para el Hospital Provincial no pueden pagar 10 pesos diarios para viajar. Es una preocupación de los Cabaiguanenses y sabemos que el precio oficial es el señalado, pero se contradice con el kilometraje y el bolsillo del usuario. Tenemos que ser capaces de cambiar todo lo que debe ser cambiado, segun nos ha enseñado Fidel y que muchos jefes no han aprendido. Gracias por el artículo.

  5. Tiburcia Mentecata

    pRIVATICEN EL TRANSPORTE.

  6. Da risa la forma tan tonta de justificar las cosas, no existe porque no lo he visto; Ah no, yo de eso no se nada; esto es mas de lo mismo, pero el problema no es la terminal, ni sus trabajadores, el problema esta como en todo lo demas en que en mi pais nada esta funcionando desde hace muchos pero muchos anos, ……. no hay peor ciego que el que no ver las cosas, el sistema no esta funcionando y si es verdad que la corrupcion esta a todos los niveles, porque senores existe una forma sencilla de aplicar; hay que vivir, comer vestir, calzar y criar a los hijos, digan la formula magica para vivir de un salario y rabear toda una vida. He dicho.

  7. Si los directivos quisieran saber a ciencai cierta qué sucede en ömnibus NAcionales, que se maquiles, que queden irreconocibles a su identidad real y que viajenm a dónde deseen, entonces, tocarán las verdades de Ómnibus NAcionales, cuyos viajaes parecen muchas veces los del afamado tren lechero. Como en todos los casos, hay tripulaciones y tripulaciones. Con algunas da gusto viajar. Con otras…..

  8. Ana Miriam Cabrera Yera

    Exelente trabajo, me alegra que nuestro periódico provincial publique la verdad de esta manera, felicidades a sus autores. Sin dudas un tema que nos duele a todos…

  9. William Silva Valdivia

    Colegas:

    Es grato leer historias cubanas en un diario cubano, y más si nos tocan de cerca, tanto en contenido como en ubicacion geográfica. Los autores del reportaje logran trasladar, sin empacho, matices muy interesantes de las contradicciones de la vida cotidiana, a través de las opiniones de fuentes diversas, cada una exponiendo o aferrada a su verdad. Uno llega hasta a enfadarse con algunas opiniones y tomar partido. Creo que esto se aproxima bastante al periodismo que necesitamos. Felicitaciones a los tres estudiante.

    Un abrazo a todos por allá, espero que nos veamos en noviembre.

  10. Lo del audio debe ir a los records como justificación mas original. La corrupción en la terminal existe desdecanses que nacieron los periodistas y continua allí por dos simples razones. El monopolio estatal en la compra y explotación de ilos ómnibus y porque los dirigentes no viajan en guaguas o se hacen de la vista gorda.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.