Guerra simulada, pero eficaz

El poblado de San Carlos, en el sureño municipio de La Sierpe, fue escenario de disímiles actividades de preparación para el enfrentamiento a una guerra no convencionaldia nacional de la defensa

Una jornada de intensa actividad de preparación para la puesta en completa disposición combativa y para la defensa tuvo lugar este domingo 30 de noviembre en el municipio espirituano de La Sierpe, como parte de los Días Nacionales de Defensa que desde el pasado sábado se desarrollaron en todas las provincias cubanas.

Centradas en la comunidad de San Carlos, las acciones incluyeron reuniones de actualización y consolidación del estado político ideológico de las tropas y prácticas dirigidas a ejercitar los procedimientos que sería necesario ejecutar en un escenario de guerra no convencional.

En el consejo de defensa de zona (CDZ) Heriberto Orellanes, luego de la presentación de la situación operativa por parte de Dermis Ramírez Torres, presidente del Consejo de Defensa Municipal, primero, y del presidente del propio CDZ, después, pudieron apreciarse las potencialidades con que cuentan allí en los órdenes económico, social y operativo para enfrentar el período de crisis y desgaste sistemático del enemigo. En primer lugar, se constató la producción de una amplia gama de renglones que servirían de avituallamiento tanto a las tropas como a centros estatales y hogares, entre ellos sogas, herraduras, bastos y arreos para mulos, confecciones textiles, miel, velas, dulces, escobas, brochas, etc.

José Ramón Monteagudo Ruiz, presidente del Consejo de Defensa Provincial, indagó acerca del nivel productivo de la zona de defensa e insistió en la necesidad de hallar alternativas para lograr cosechas de viandas, vegetales y frutas, así como de caña y arroz, ya que —recordó— en tiempos de guerra la alimentación de quienes la hacen resulta de suma importancia.

Como si estuviese sucediendo en la realidad, los vecinos del lugar presenciaron la alteración del orden público por parte de un ciudadano que irrumpió en el merendero y agredió verbalmente a la dependienta luego de quejarse de la pobre oferta. Negado a retirarse del lugar y reiterativo en su conducta violenta, el sujeto fue contenido inicialmente por un grupo de respuesta rápida; posteriormente se resistió a las autoridades policiales, que lo esposaron y condujeron. En consecuencia, al poco rato se realizaba, en las cercanías del lugar, un juicio ejemplarizante encabezado por la Comisión Disciplinaria de la zona de defensa, en el que la ciudadanía dio muestras de su apoyo a las medidas para mantener el orden.

Otra de las aristas ejercitadas fue la llegada de presuntos evacuados desde el municipio Diez de Octubre, tal y como está previsto para circunstancias reales. Los mismos fueron debidamente registrados y, en cada caso necesario, atendidos desde el punto de vista sanitario en el Consultorio del Médico de la Familia del caserío.

Como colofón de la jornada sobrevino el ejercicio práctico de defensa territorial de la zona de defensa en el que habían estado trabajando desde días anteriores decenas de hombres. Su objetivo consistía en enfrentar a infiltrados con determinada fachada que pretendían socavar la moral de los dirigentes y de la población, penetrar en la zona y tomar el poblado de San Carlos por la vía armada.

Así, se desplegaron acciones de enfrentamiento a las tropas enemigas en un terreno plagado de minas y pudo presenciarse la acción combativa, seguida del traslado de heridos, primero, y de los prisioneros, después.

El acto de cierre del los Días de la Defensa en La Sierpe contó con la actuación de alumnos de la escuela local y de trabajadores del poblado de San Carlos. No faltó, en medio de la alegría por la exitosa culminación de las misiones, el reclamo por el regreso de Ramón Labañino, Gerardo Hernández y Antonio Guerrero, los tres héroes cubanos que aún permanecen prisioneros en cárceles norteamericanas por combatir el terrorismo dentro de aquel país.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.