La gota que colmó la fuente

La Noche de la Fuente constituye un espacio de promoción e intercambio entre público y personalidades de la cultura.Escambray se suma al desconcierto generalizado por la desaparición de la emblemática peña La noche de la fuente

Plantado en sus trece y con la resolución de quien ha agotado ya todos los recursos, Juan Eduardo Bernal Echemendía (Juanelo) se niega a dar vuelta atrás: La noche de la fuente, tertulia bohemia que sostuvo desde abril de 2001 contra viento, marea y la precariedad presupuestaria, ha muerto y no precisamente de muerte natural.

Si a alguien le quedaban dudas, por las veces anteriores en que el espacio cerró, se brincaron los obstáculos y se retomó de nuevo; si alguien pensaba que esta suspensión respondía a una perreta pasajera, de seguro se habrá escandalizado cuando el propio Juanelo dio por perdido sin remedio el proyecto frente a las cámaras de la televisión regional.

“Por respeto elemental al público no podemos seguir retozando con La noche…, si la asume otra institución, no sé: la Sociedad Cultural José Martí (SCJM) no la va a asumir más”, declaró en A la luz del fénix, programa en el que también comparecieron Martha Cuéllar Santiesteban, directora del Museo de Arte Colonial, sede de la peña, y María Eugenia Gómez Pérez, subdirectora provincial de Cultura y Arte en Sancti Spíritus.

El careo mediático ―bastante inusual, por cierto― sirvió para revelar interioridades de una iniciativa de elevada factura estética que el cuarto jueves de cada mes promovía lo mejor del patrimonio cultural cubano pero que, como todo empeño de semejante naturaleza, demandaba de un titánico esfuerzo tras bambalinas: la SCJM y el Museo de Arte Colonial corrían con los gastos de hospedaje, atención, alimentación y estímulos a las personalidades invitadas, mientras la Dirección Provincial de Cultura solo debía garantizar el transporte y, por ende, el combustible.

Precisamente en el acápite del combustible radicaron siempre los desaguisados de La noche…, que en no pocas ocasiones debió prescindir del invitado previsto por la imposibilidad de traerlo de su provincia de residencia hasta acá.

Manuel Porto fue la gota que colmó la copa. No Manuel Porto en sí, que ninguna culpa tiene el destacado actor de las penurias artísticas en predios del Yayabo; sino su traslado, que coincidió, según María Eugenia Gómez, con el cuello de botella financiero que para Cultura significó la celebración del aniversario 500 de la capital provincial.

“La actividad se suspendió, es cierto, pero, ¿cuántas actividades no hemos tenido que suspender por falta de combustible? Guerrillas culturales, giras a las comunidades… Una cosa es un problema coyuntural, que se puede presentar, y otra bien diferente es dejar morir una peña como esa ―sostiene la subdirectora―. A nosotros nos parece que es una decisión apresurada con la que no estamos de acuerdo”.

Juanelo, sin embargo, disiente: “La determinación fue aprobada por la junta directiva de la Sociedad, incluso hubo quien se opuso al cierre definitivo, pero se decidió que no es posible llevar adelante un proyecto como ese pidiendo recursos casi de favor”.

Vencido como se reconoce de batallar por un espacio que luego figura como logro en los informes de balance de más de una institución, Juanelo ha colgado los guantes en lo que la Dirección Provincial de Cultura califica como una posición difícil para negociar.

“No nos cansamos de repetir nuestra postura ―insiste Gómez Pérez―: no queremos prescindir de La noche de la fuente, porque sabemos lo que significa para el público que asiste regularmente al Museo de Arte Colonial. Quienes trabajan por la cultura del pueblo no se pueden rendir así”.

Por lo pronto, la Uneac espirituana ha abierto sus puertas a La cocuyera, una peña que, al decir de sus promotores, no pretende sustituir La noche…, sino despabilar al territorio de su modorra como los guajiros de antaño: armados de lámparas con cocuyos dentro.

Cualquier similitud con el proyecto recién clausurado, sin embargo, no es pura coincidencia. Baste un ejemplo: la primera tertulia celebrada el pasado 17 de septiembre contó, curiosamente, con la presencia de Manuel Porto.

Si La cocuyera logra sus presupuestos iniciales o no, si sobrepasa las expectativas de quienes lo miran de reojo por su condición de suplente y llega a agenciarse un sitio propio en el tan precario panorama cultural espirituano, aún está por verse.

Hasta ahora lo único seguro en este rifirrafe de posiciones atrincheradas es el desconcierto de un público asiduo que aún no se lo cree y será, a la postre, el más perjudicado con la muerte súbita de La noche de la fuente.

INVITADOS A LA NOCHE

Teresita Fernández, Senel Paz, Esbértido Rosendi, Julio Crespo, Luis Toledo Sande, Marta Rojas, Víctor Casaus, César López, Efraín Rodríguez, Eduardo Heras León, Trío Trovarroco, Gerardo Alfonso, Freida Anido, Corina Mestre, Paula Alí, Alden Knight, Dúo Escambray, Trío Raptus, Coro de Cámara de Santa Clara, Dúo Evocación, Arturo Alonso

6 comentarios

  1. Puedo decir que si Juanelo asumió esa posición es por agún motivo más que justificado, pues desde que lo conozco es una de los mayores representantes y concedor de nuestra cultura local y nacional; sin saber sus motivos !!Lo felicito!!!!, pues de seguro tiene toda la razón y esas son las personas que necesitamos en esta Provincia tan pobre de mentes culturales en lo que a directivo se refiere.

  2. al tal Juanelo ese hay que botarlo,es un derrotista

    • señor mio, ya vemos que ud no conoce un ápice de cultura, hay que quitarse el sombrero ante juanelo, muy valiente su postura, esos son los hombres que necesitamos!!! basta de bajar la cabeza cual corderos!!!
      Saludos juanelo!!!
      Y ud ricardo, debe ser uno de loos que prefiere el regueton de poco monta y la cerveza de pipa y tambien de los inmovibles, los cuadrados, es decir , uno más de los culpables del porque el pais ande como anda.

    • Debería lavarse las manos antes de referirse a Juanelo en esa forma.

  3. Los directivos de cultura en la provincia, deben revisar que sucede, coparto con una opinion sobre las giras nacionales,, no entiendo por que retrocedemos, es cierto que la Noche de La fuente era un espacio donde la cultura se ponia en niveles altos, no habia bebidas alcoholicas, todo era sano, ahora ni eso tenemos
    Personalmente asistia a ella y fue mi asombro cuando me informaron que no se darían más,
    A Juanelo ese excelentisimo espirituano le sobran las razones, su posicion la veo correcta

  4. HAY SANCTI SPIRITUS MIO!!!! pobre de tí, de tu cultura, el mal está enraizado, entiendo a juanelo en cuanto a su postura, hace ya algunos años ( más de 10) los rockers viejos de la villa formaron la GOLDEN ROCK ERA, especie de peña donde tambien una vez al mes nos reuniamos a escuchar algo más que música, conversatorios, noticias, efemerides, algun que otro concierto en vivo, todo sin fines de lucro y sin cobrar un medio y sin mediacion estatal alguna, pues se nos fueron cerrando los espacios, cemenzaron las migraciones de local hasta casi morir la misma, gracias a la UNEAC ya tenemos un pequeño espacio, le agradecemos, no somos todos los que disfrutamos detrás de un regueton dew muy mala factura y de una cerveza de pipa que todo gobierno sabe su pésima calidad y nadie se antepone a ello.

    Cultura provincial!!!! ??? de verdad deja mucho que desear, las giras nacionales saltan de ciego a villa clara, porque?? a ellos le tocaría responder más permanece el mutis, esa nueva peña en la UNEAC le han puesto un buen seudónimo, ya que sancti spiritus no es más que eso. UNA COCUYERA!!!!!

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.