Más de 500 espirituanos dispuestos a enfrentar el ébola

El ejército de las batas blancas de este territorio central de Cuba está representado en la avanzada que ya se encuentra en Sierra Leona y Guinea Conakry

Cuba sobresale a nivel mundial en el enfrentamiento al ébola.

Más de 500 médicos, licenciados en Enfermería y especialistas de Epidemiología y Bacteriología de la provincia de Sancti Spíritus se han inscrito voluntariamente en las listas de sus centros asistenciales de Salud, con lo cual expresan su disposición de marchar hacia los países africanos afectados por la mortal enfermedad del ébola a fin de trabajar en su erradicación.

El doctor Aris Fontain Espinosa, jefe de Colaboración de la Dirección Provincial de Salud, informó a la prensa que el ejército de las batas blancas de este territorio central de Cuba está representado en la avanzada que ya se encuentra en Sierra Leona y Guinea Conakry.

Por su parte, el doctor Pável Nodarse Fleites, vicedirector provincial de Salud, destacó los valores éticos y humanos de los especialistas que han dado el paso al frente en la riesgosa misión humanitaria, lo cual demuestra —dijo— el patriotismo y la sensibilidad humana que los distingue, amén del alto nivel profesional y la preparación especializada que poseen para cumplir una tarea de esta naturaleza.

El doctor Aris Fontain significó, además, que actualmente existen más de 2 000 médicos y especialistas espirituanos dedicados a salvar vidas en unos 40 países y acotó que la comisión de atención de colabores trabaja en el análisis y selección del personal para dar respuesta a las solicitudes del país.

“Mientras la OTAN y Estados Unidos mandan sus ejércitos y su aviación a masacrar a la población civil y destruir ciudades en las naciones cuyos gobiernos no se plegan a sus mandatos, el ejército de las batas blancas de Cuba se dedica a combatir enfermedades y salvar miles de vidas humanas, en los más recónditos parajes del globo terráqueo”, sentenció el galeno.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.