Mutaciones en el mapa laboral espirituano

Entre los frentes que hoy necesitan fuerza de trabajo se encuentra la construcción.El mapa laboral del territorio se transforma en consonancia con la actualización del modelo económico nacional: en la actualidad trabajan alrededor de 209 300 espirituanos, de los cuales casi el 70 por ciento se mantiene vinculado al sector estatal.

El resto se ocupa en las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), en las de Créditos y Servicios (CCS) y en cooperativas no agropecuarias (más de 64 500 trabajadores) o han optado por el trabajo por cuenta propia y algunos nuevos modelos de gestión (otras 20 100 personas).

La subdirección de empleo de la Dirección Provincial de Trabajo comentó además a este semanario que el panorama de los recursos humanos se caracteriza hoy por la estabilidad, sobre todo entre las personas adultas y mayores, pues entre los jóvenes se manifiesta una fluctuación laboral considerable por motivos salariales, intereses profesionales o personales.

En estos momentos, algunas empresas y organismos aún presentan plazas vacantes en su plantilla y entre los más significativos aparecen el sector de la Salud, específicamente en el área de la lucha antivectorial por la complicada situación higiénico-epidemiológica del territorio; la Agricultura y la Construcción, donde demandan fuerza de trabajo calificada directa a la producción.

Por otra parte, la fuente informativa destacó el crecimiento cualitativo y cuantitativo del cuentapropismo; así como la marcha satisfactoria del proceso de reordenamiento laboral, que según lo previsto para este año se halla al 80 por ciento de ejecución y continúa en varios sectores de la provincia.

De acuerdo con los últimos cierres oficiales, Sancti Spíritus cuenta con una población económicamente activa —incluye a quienes se encuentran en edad laboral y trabajan o buscan empleo— de unas 212 300 personas, de las cuales solo se notifican como desempleadas cerca de 3 000.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.