No creo que sea el mejor

"Educamos a los atletas con espíritu ganador”, asegura Iván.Iván Reyes García resultó el mejor entrenador del país en los pasados Juegos Escolares Nacionales.

“Pescando” talentos aquí y allá por estos días, se entiende mejor cómo Iván Antonio Reyes García llegó a convertirse en el entrenador más destacado del país en los recientes Juegos Escolares Nacionales.

Aun cuando evada una y otra vez la alusión, el reconocimiento, además de premiar la constancia y la estabilidad de la natación espirituana,  remunera la carrera de un hombre que desde que entró a las piscinas con nueve años de edad ha dedicado todo su aliento al agua.

Con cinco años en la Escuela Nacional y como mejor saldo una medalla de plata que compartió con Rodolfo Falcón en el relevo del Campeonato Centroamericano de 1993, Iván ha visto multiplicar su palmarés por decenas de medallas de sus pupilos

“No lo esperaba, primera vez que lo logro en mi vida, aunque no creo que sea el mejor, hay varios entrenadores buenos y uno solo no lo logra, hay mucha gente detrás de ese resultado, por ejemplo, la familia, pues a veces estamos en casa dos o tres horas. También están los padres de los alumnos que nos apoyan en todo, el colectivo de entrenadores, la dirección de la escuela y en especial los propios atletas. Melisa alcanzó ocho medallas, pero otros lograron seis, cinco, cuatro; son varios los que hicieron posible este reconocimiento.

Antes de los Juegos estabas escéptico. ¿O era una estrategia?

“Pensábamos que no alcanzaríamos las 50 medallas que nos habíamos trazado, tuvimos varios encontronazos: un atleta que suspendió el grado, que hubiera podido lograr varias medallas; otro con posibilidades de alcanzar cinco preseas que estuvo sancionado, entonces cuando sumas es un número alto, pero reunimos al equipo e intercambiamos sobre el rol de cada atleta, de ahí que los niños de la categoría 11 años se comportaron de altura, fueron campeones nacionales y así fuimos levantando hasta lograr esas 60 preseas que constituyen récord.

¿Cómo transitó Sancti Spíritus de una sorpresa a un rival a derrotar?

“Poco a poco hemos ganado espacio. La Habana es una potencia, pero tiene varias piscinas, usan hasta la de la escuela nacional, nosotros apenas tenemos una de 25 metros; sin embargo, hay una gran rivalidad con ellos, con Cienfuegos, Las Tunas, pero es bonita esa porfía. Padres de La Habana son fanáticos a atletas nuestros, les agradecemos a ellos y a los directivos que llevan tres años apoyándonos en la preparación del equipo. Siempre hacemos un concentrado previo, vamos a la misma piscina donde competimos, eso nos ha dado un resultado increíble”.

¿Es imposible ganarle a La Habana?

“No, algún día se podrá lograr, solo falta que el trabajo en la base sea más amplio. La Habana saca una selección de 50 atletas y lleva 30 como invitados, sin embargo nosotros debemos llevar 30 y tenemos 28. Si la estrategia cambia un poco y nos potencian más en las categorías que van a los Juegos Escolares, podemos darle un susto”.

La natación espirituana saltó de cenicienta al segundo lugar nacional en los últimos tres años, con 37, 48 y 60 preseas. Nada que ver con los tiempos en que Sancti Spíritus se zambulló hasta el fondo.

“Entré a trabajar en la EIDE Lino Salabarría desde que se fundó, fue una época dura, casi siempre éramos los últimos en cualquier competencia, el mejor saldo fue el octavo lugar en un juvenil, pero siempre sacábamos atletas como René Chaviano, que fue campeón nacional, medallista en Juegos Escolares, Juveniles. Sucedía que estábamos un mes entrenando y parábamos dos y hasta cuatro meses. Cuando se hizo el complejo de piscinas aquí casi que comenzamos de cero a formar nadadores

¿Cómo seleccionan a los atletas?

“Se buscan por somatotipo, por lo general niños altos, con un alcance de brazos elevado, luego les hacemos las pruebas de flotación, de valor, porque hay niños que nunca han visto una piscina y les da miedo tocar hasta el agua, es un trabajo arduo. En esa labor de captación tenemos a Alberto Ogando que, de hecho, fue quien me descubrió a mí como nadador, y a María Cristina, ambos son los mejores de la provincia y de los punteros del país en trabajo de formación, aunque hay un equipo muy capacitado, yo he aprendido con todos; con Carlos Nodarse, Andrés Pino, Eduardo Rodríguez…”.

Sin sacudirse bien el agua de los pasados juegos, ¿ya Iván piensa en las próximas brazadas?

“Tenemos cuatro atletas en centros nacionales y tres por entrar, hay varias que van siendo figuras, espigadas como Liarlenis Espinosa, con más de 1.80 de estatura y 14 años, está entre las más rápidas del país; Lorena que con 12 años hace el tiempo de muchachitas mayores que ella;  también un atleta que hizo récord nacional en los 50 metros estilo mariposa, que desde la época de Chaviano no se lograba, pero nunca nos vamos a conformar, hay que pensar en cosas mayores, solo hay que proponérselo.

“Este año podemos levantar más. Esta vez tuvimos muchos contratiempos con el cloro, pero, aunque haya dificultades, vamos a luchar. Educamos a los atletas con espíritu ganador y cuando pierden tampoco se acabó el mundo, de la derrota se sacan enseñanzas”.

Con la responsabilidad de jefe de Cátedra y con 40 años de edad que intenta disimular, Iván Reyes cree no haber perdido la humildad de sus tiempos de niño, cuando, a espaldas de sus padres, se convirtió en nadador, riesgo que hoy ve recompensado.

One comment

  1. Manuel Astencio

    Felicidades de todo corazón a Iván y un reconocimieto especial por su modestia y el valor de saber compartir este triunfo entre un grupo de personas que también merecen el reconocimiento de todo el país sobre todo a esos entrenadores que laboran en la formación básica y que muchas veces es obviada en busca de resultados rápidos pero efímeros que tantos atletas han malogrado,es encomiable como refleja incluso el apoyo de nuestros rivales de La Habana en la preparación de nuestros atletas,por todas esas características tan dificiles de conjugar en una persona no solo se merece el reconocimiento de Mejor Entrenador,yo lo catalogo como el Más Integral,suerte y adelante.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.