Periódico de Sancti Spíritus

ONU confirma encuentros con jefes de delegaciones sirias a Ginebra II

Lakhdar Brahimi, enviado especial de la ONU para Siria. El enviado especial de la ONU para Siria, Lakhdar Brahimi, sostuvo este jueves encuentros separados con los jefes de las delegaciones del Gobierno y la oposición participantes en la segunda conferencia para la paz en el país árabe.

Según el portavoz de Naciones Unidas Farhan Haq, las reuniones con el canciller sirio, Walid Muallem, y el jefe de la llamada Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria, Ahmad Yarba, transcurrieron en Ginebra, donde mañana las representaciones se sentarán a la mesa de diálogo.

El vocero no ofreció detalles de las pláticas que anteceden a la jornada de este viernes, la cual seguirá a la instalación, la víspera en la también ciudad suiza de Montreux, del foro destinado a poner fin a casi tres años de conflicto, marcados por el accionar de extremistas y mercenarios armados y financiados desde el exterior para derrocar al presidente constitucional Bashar al-Assad.

Sin embargo, ayer en una rueda de prensa, Brahimi adelantó esos encuentros, con el objetivo de crear condiciones para el complejo diálogo de mañana en la sede de la ONU en Ginebra, urbe que en junio de 2012 acogió una primera conferencia.

El excanciller argelino lamentó que la oposición definiera su asistencia y representantes a la cita apenas unos días antes de su inauguración.

La Coalición Nacional, una de las principales agrupaciones de la fragmentada oposición, anunció el pasado sábado en su sede de Estambul, Turquía, la presencia en Ginebra II, en medio de pugnas internas entre los antigubernamentales y dudas de su control real sobre la diversidad de fuerzas que operan en el terreno.

Naciones Unidas había manifestado sus expectativas de conocer con tiempo las delegaciones de las partes, en aras de celebrar encuentros previos al de mañana, cuando Brahimi será anfitrión de las conversaciones.

La ONU admite la complejidad del proceso e insiste en que la única salida posible a la crisis es la política, a partir del consenso entre los actores sirios y del respeto a la soberanía y la integridad territorial del país árabe.

El secretario general de la Organización, Ban Ki-moon, asegura que las pláticas deben centrarse en la implementación del comunicado de la primera conferencia de Ginebra, sobre todo en lo relacionado con la formación de un cuerpo gubernamental de transición con plenos poderes e integrado por el actual gobierno y opositores.

La mencionada transición genera polémica, porque Estados Unidos, sus aliados y la oposición que respaldan la interpretan como la creación de un ente que excluya cualquier participación del presidente al-Assad.

Damasco califica esa postura de una injerencia en los asuntos internos de los sirios, a quienes corresponde definir su futuro sin intromisiones, lo cual ratificó la víspera el canciller Muallem.

Otro tema complicado es el del terrorismo que azota a la nación árabe, el que las autoridades sirias consideran clave para abordar una solución real y duradera al conflicto, pero Washington y sus aliados lo rechazan.

Este martes, Ban Ki-moon reconoció la importancia del asunto, pero defendió el criterio de que el centro de las negociaciones debe ser el comunicado de Ginebra I, en particular el establecimiento del cuerpo de transición.

Damasco, Irán y Rusia han denunciado la presencia de terroristas en la crisis, a cuyas acciones atribuyen gran parte de las víctimas fatales y los destrozos ocasionados en el país.

El pasado lunes, el representante permanente iraní en la ONU, Mohammad Khazaee, demandó ante el Consejo de Seguridad que se extienda a Siria el respaldo que se da al gobierno iraquí en el combate al terrorismo.

Khazaee explicó que los extremistas dirigen sus ataques contra hospitales, escuelas y sitios religiosos.

En ese sentido, propuso colocar el tema del terrorismo entre las prioridades de Ginebra II.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.