Reelecto Juan Manuel Santos y Colombia esperanzada en la paz

Santos se impuso con el 50,59 por ciento de los votos .Los colombianos amanecen hoy con una cercana esperanza en conquistar la paz tras la victoria en los comicios presidenciales del mandatario Juan Manuel Santos.

En la segunda vuelta de las elecciones, en las que Santos se impuso con el 50,59 por ciento de los votos al representante del Centro Democrático Oscar Iván Zuluaga (45 por ciento), la ciudadanía celebró sobre todo la posibilidad de continuar el proceso de paz, que pondría fin a una guerra de más de medio siglo.

La pronta terminación del conflicto fue la carta principal de la campaña del presidente, quien recibió un gran respaldo de sectores de izquierda, sindicalistas, campesinos y jóvenes que, aunque no comparten varias de sus propuestas de Gobierno, le apostaron a la paz y la reconciliación.

Desde hace más de un año y medio su Gobierno instaló con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) una mesa de diálogo en Cuba, que ha suscrito acuerdos parciales en tres de los cinco puntos, calificados en el país de históricos.

Una gran mayoría de colombianos y analistas políticos consideran que estos avances, sumados al anuncio del inicio de los diálogos exploratorios con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), son irreversibles.

Hoy ha triunfado la unidad, millones de compatriotas apoyaron un sueño que compartimos, votaron por la ilusión de cambiar el miedo por la esperanza, sostuvo el mandatario en su primer discurso tras la reelección, en la sede de su campaña, donde mayorearon consignas como “Colombia quiere paz, si se puede”.

Este es el fin de más de 50 años de violencia y el comienzo de un nuevo país con más libertad y justicia social, apuntó.

En las redes sociales, los colombianos coinciden en que ganó la paz, hacerla firme dependerá ahora de todos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.