Periódico de Sancti Spíritus

Rusia condiciona nexos económicos a política exterior de Kiev

La cancillería rusa recuerda que "Ucrania baraja cambiar su actual estatus de país no afiliado a las alianzas militares".La cancillería de Rusia advierte este martes en un comunicado que el futuro de las relaciones económicas con Ucrania estará condicionado en gran medida a la actuación de los gobernantes de Kiev en materia de política exterior.

Al comentar recientes declaraciones del presidente del Parlamento ucraniano y autodenominado mandatario interino del país, Alexander Turchínov, el Ministerio de Asuntos Exteriores recuerda su afirmación de que “Ucrania baraja cambiar su actual estatus de país no afiliado a las alianzas militares”.

El texto publicado en la web ministerial señala que, paralelamente, varios diputados presentaron en la Suprema Rada (Parlamento ucraniano) una enmienda para excluir la cláusula correspondiente de la legislación vigente.

La Cancillería aclara que la integración de Ucrania a las estructuras euroatlánticas se debatió mucho durante la presidencia de Víctor Yúschenko y trajo consecuencias negativas.

“Derivó en la congelación de los contactos políticos entre Moscú y Kiev, creó un problema en las relaciones de Rusia con la OTAN y, lo que es mucho más peligroso, acentuó la división en la sociedad ucraniana que, en su mayoría, no apoya el ingreso de Ucrania en la Alianza”, añade el documento.

Una ley adoptada en 2010, así como la Declaración sobre la Cooperación Estratégica con Rusia, consagra la permanencia de Ucrania fuera de los bloques militares, concluye la nota del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La advertencia de Moscú coincidió con la aprobación hoy por el Parlamento ucraniano de una ley que autoriza la entrada en el territorio nacional de unidades militares de otros estados durante este año para participar en maniobras multinacionales.

Según el documento circulado a la prensa, la ley establece la participación en los ejercicios de unos dos mil 500 efectivos por la parte ucraniana e igual cifra de otros países asociados, incluidos Estados Unidos y otros miembros de la OTAN.

La maniobra transcurrirá de mayo a noviembre y aspiramos a que participen unos siete mil efectivos, sostuvo el jefe del subcomité parlamentario de Seguridad Nacional y Defensa, Alexánder Kuzmuk, pese a que la ley establece cinco mil soldados.

Se llevará a cabo en el sur de Ucrania, en el mar Negro, y también en el occidente ucraniano, dijo Kuzmuk al intervenir en el Parlamento.

Paralelamente, los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN acordaron este martes en Bruselas reforzar su capacidad castrense en Europa del este, lo cual podría incluir el despliegue de efectivos militares en la zona.

Mientras hasta ahora el bloque noratlántico solo había situado en Rumania y Polonia elementos del sistema de defensa antimisil estadounidense en Europa, la alianza concilió extender su capacidad en esa región.

En tanto, el ministro de Defensa ruso, general de Ejército Serguei Shoigu, aclaró que la amenaza para el estado ucraniano no parte de Rusia, sino de la profunda crisis política y económica que afronta ese país.

Atiza más la situación, subrayó la histeria mediática “sobre la próxima ocupación rusa” de las regiones orientales de Ucrania, así como la retórica antirrusa de Estados Unidos y la Unión Europea, concluyó el titular.

Por su parte, el Consejo de la Federación de Rusia (Senado) ratificó la anulación de los acuerdos con Ucrania sobre la Flota del Mar Negro, incluido un descuento en el precio del gas por la permanencia de buques rusos en Sebastópol.

Un referendo realizado el 16 de marzo aprobó con el respaldo del 96,77 por ciento de los votantes la reunificación de esa ciudad de estatus especial y la península de Crimea con Rusia.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.