Salas deportivas espirituanas, ¿resistentes ante el tiempo? – Escambray

Salas deportivas espirituanas, ¿resistentes ante el tiempo?

La sala Yara luce renovada gracias a las acciones constructivas ejecutadas.Acercamiento al estado constructivo de la Sala Yara y el polideportivo Yayabo, las dos instalaciones deportivas techadas del territorio.

“Mis colegas dicen que parezco más mecánico que profesor”, bromea Rafael Hernández Rodríguez, un licenciado en Cultura Física que si decidiera abandonar su puesto de trabajo en el gimnasio de la sala polivalente Yayabo, de Sancti Spíritus, dejaría ese lugar tan pelado como la “retaguardia de un chino”.

“Puedo decir que un gran por ciento de las cosas existentes aquí las traje de mi casa para mantener en funcionamiento el gimnasio. Me pertenecen cinco de las ocho barras en uso, todas las mancuernas, la mayoría de las pesas, también los piñones del Hércules y las cadenas del halón. Los forros y las tablas de los bancos los mejoré yo. Mi homóloga atiende a los practicantes mientras mecaneo para que la sala permanezca abierta”.

Según el profesor, en el 2011 les asignaron un predicador para trabajar los bíceps, la silla romana para las hiperextensiones, el equipo para hacer abdominales y un Hércules que nunca sirvió. Desde entonces, no han recibido más recursos fuera de las 10 varillas de soldar y la lata de pintura que les entregaron el pasado año, aun cuando han tenido que asumir no pocos arreglos por cuenta propia para “mantener en forma” el espacio.

Al tomar el pulso a las dos salas techadas del territorio, Escambray constata sus estados físicos después de mucho tiempo enroladas en una carrera de resistencia.

AL INTERIOR DE LA YARA

Como si no bastara con que los años hubieran cumplido al ciento por ciento con su papel de desgastar hasta el más fornido armazón, cierto tornado llegó para menguar la imagen ya deteriorada de la sala Yara. Tales episodios antecedieron el rejuvenecimiento de un espacio insigne para los espirituanos.

“Asumimos el arreglo del techo, una rehabilitación total del tabloncillo, que en estos momentos está pendiente a encerarlo, pulirlo y pintarlo; la carpintería y el sistema hidrosanitario también serán reparados y, por primera vez en unos 20 años, están pintando los ventanales altos que componen los exteriores”, puntualizó Marta Rodríguez Vals, subdirectora de la Unidad Presupuestada de Deportes del municipio de Sancti Spíritus.

La propia fuente argumentó, además, que de los 300 000 pesos destinados al mantenimiento constructivo de su entidad, el 90 por ciento se ha ejecutado en la Yara, escenario que recibirá los 500 años de la villa con “un cronograma de actividades deportivas y recreativas, en coherencia con los festejos”, concluyó.

MIENTRAS… EL YAYABO ESPERA

El polideportivo Yayabo precisa una reparación capital.Al otro lado de la ciudad, el Polideportivo Yayabo sobresale dentro del paisaje urbano de la conocida zona de Los Olivos, desde que fue edificado en 1991. Con capacidad para unas 3 500 personas sentadas, la instalación brinda un espacio a los atletas de las diferentes disciplinas y facilita el acceso de los espectadores a los deportes de su preferencia durante eventos que van desde el nivel municipal hasta el internacional.

Pero ya los años y la falta de mantenimiento a ese andamiaje pasan factura al atractivo de antes: “Nunca hemos tenido presupuesto para una reparación capital; solo materializamos arreglos mínimos para impedir el deterioro galopante del Polideportivo.

“Tenemos gimnasios de cultura física, boxeo, gimnástica, judo, levantamiento de pesas y lucha. Estos dos últimos permanecen cerrados por falta de implementos y por afectaciones del ciclón George (1998), respectivamente”, afirma Roberto del Rey Levy, director del centro.

Por su parte, uno de los entrenadores de lucha reconoce que la ausencia de báscula y de implementos para hacer los ejercicios de fuerzas dificulta el entrenamiento de los atletas. En espera de que instancias superiores se manifiesten al respecto y sin negar la gran inversión que supone, el Polideportivo Yayabo señorea en eventos de distintos niveles y promueve el deporte en la comunidad; eso sí, el consuelo de que esa estructura supera a otras de su tipo en el país en cuanto a estado de conservación no será un escudo vitalicio para evitar las estocadas del tiempo.

One comment

  1. creo que se debe dar una reparacion capital no se debe esperar que se derrumbe para luego comezar a reconstruir

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.