Se calienta la pelota provincial

Liván Monteagudo ha protagonizado la mejor serie provincial de su vida.Este fin de semana concluye la primera fase de la Serie Provincial de Béisbol y aún están por definirse los dos últimos clasificados para la segunda etapa.

Con la definición este fin de semana de los dos últimos clasificados a la segunda fase, el XXXVI Campeonato Provincial de Béisbol está por entrar en su etapa más “caliente”.

Varios elementos distinguen la primera vuelta. El más alentador es el protagonismo de la nueva hornada de peloteros que anuncia el nacimiento de otra generación en Sancti Spíritus. Lo otro es la rivalidad de los conjuntos al punto de que habrá que esperar hasta la última fecha para conocer los dueños de los boletos, y un tercer aspecto no menos novedoso es el resurgir de Fomento al lograr 11 victorias y sólo 4 descalabros, ocupante junto a Trinidad con 12 y 3 de dos de las plazas para la segunda vuelta.

Lo demás, que La Sierpe con 1 y 14 y Jatibonico (2-13) ya tengan el sótano garantizado, no es nuevo en estas lides, aunque al decir de los directivos del béisbol aquí, a diferencia de otros años, esta vez han alineado con formaciones más auténticas a partir de peloteros “nativos”, pero todo indica la necesidad de seguir trabajando a fin de que estos equipos no continúen siendo el acomodo clasificatorio para el resto.

Hablaba de los nuevos talentos. Si nos guiamos por los líderes de los principales departamentos, nos percatamos que prevalecen los jóvenes. Desde el fomentense Yandiel Zayas, quien encabeza los hits con 24, dobles (6) e impulsadas (20); Angel Luis García y José Carlos González, entre los primeros en impulsadas y jonrones, hasta el trinitario Yanioski Duardo, primero en ganados y perdidos con 4 éxitos sin derrotas y sin carreras limpias permitidas en 23 innings y dos tercios.

Ello habla a favor de los aires renovadores que indiscutiblemente deben soplar en Sancti Spíritus para próximas campañas, algo que podrá quedar más despejado en el anunciado torneo menores de 23 que tiene indefinidos algunos acápites sobre todo aseguramientos logísticos, pese a estar previsto iniciarse en julio próximo.

Baste mencionar que 19 integrantes de los Gallos en la última campaña, pertenecientes a ese grupo etario, juegan hoy la provincial y han tenido la posibilidad de demostrar la validez del concentrado abierto aquí desde enero último.

Otros diez atletas componen una especie de reserva a partir de jugadores que pasaron por la pirámide deportiva desde edades tempranas y por diversas razones tras su salida de la EIDE Lino Salabarría, se desvincularon del béisbol.

Tanto el comisionado provincial Roberto González, como Carlos Pérez, quien ha estado al frente de la preparación de los jóvenes talentos, coinciden en apuntar la mejoría experimentada por la mayoría de estos jugadores, sobre todo en la defensa, el punto más neurálgico de los Gallos en las últimas cuatro campañas.

“No es que se haya descubierto nada nuevo. La mejoría se ve en su accionar y disposición dentro del terreno, se han limado muchas deficiencias que se les han indicado a cada jugador en su momento, aunque quedan dificultades”, enfatizó Roberto.

Mas, de acuerdo con esas propias fuentes, el siol y la tercera base siguen enseñando puntos rojos, aunque es de destacar a Orlando Acebey, no solo por marchar entre los primeros bateadores, sino por las mejorías con el guante.

Sin ánimo de lesionar las decisiones de Yaguajay, que Omar Arrozarena con 42 años y casi una década retirado de los terrenos, sea el torpedero de ese territorio, es síntoma de retroceso, o al menos de estancamiento de la disciplina, mucho más en un municipio llamado a rescatar los tiempos en que fue la meca del béisbol espirituano.

Valga por la pujanza de los jóvenes que al parecer han compulsado a otros más entrados en años a ponerse las pilas. Tal es el caso de Liván Monteagudo, líder en average con 467, jonrones (4) y slugging (822), que según el comisionado ha protagonizado la mejor serie provincial de su vida.

A propósito de los “sembrados”, según la Comisión Provincial, aparte de Frederich Cepeda, que como ya se sabe juega en Japón, solo cuatro de ellos han estado fuera de la provincial: Ángel Peña, quien se rehabilita de una lesión en su brazo de lanzar desde que concluyera la Serie 53, lo mismo que Omar Guardarrama e Ismel Jiménez, que ha estado preparándose en función del interés mostrado por la dirección del equipo japonés Gigantes de Yomiuri para contratarlo, pues esta semana volvieron a visualizarlo en el Latinoamericano)

Eriel Sánchez ya juega con Fomento y puede ser un puntal importante en un equipo que a fuerza de bateo (332 de average colectivo) se ha convertido en la revelación del torneo.

La primera fase deja, al decir del comisionado provincial, una mejor organización en relación con la última campaña: “Ha existido marcada mejoría en el arbitraje, la alimentación ha estado acorde a la disponibilidad de los recursos, y el alojamiento también está mejor”.

Uno de los elementos más negativos ha sido la calidad de las pelotas, pues sin terminar la primera fase se han roto cerca de 300 en 60 partidos, lo que reafirma la mala factura de su fabricación.

Esta etapa dejó para el cierre sus mejores emociones. Entre sábado y domingo deben dirimirse varios duelos a muerte. En el grupo B Taguasco (9-6) tendrá que barrer a Fomento en predios de estos, pues Yaguajay (8-7), como local tiene mejores opciones vs Jatibonico. En la llave A Sancti Spíritus (9-6) y Cabaiguán (8-7) dependerán de ellos mismos en el Mártires de Cabaiguán para decidir el clasificado.

Concluidas estas subseries, el miércoles será día de elección de refuerzos, posibilidad que tendrán todos los que sobresalieron por su rendimiento en los cuatro equipos perdedores, pues así lo debe intencionar la Comisión Provincial .

Por lo pronto habrá que esperar por si esta versión aporta mucho más luces al futuro de los Gallos y sea capaz de consolidarse como la opción recreativa por excelencia de los municipios los fines de semana.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.