Sinsabores del coppelia

 El coppelia espirituano exige una transformación definitiva. (Foto: Vicente Brito) El único coppelia que  funciona en Sancti Spíritus vende más ineficiencia que helados.

La mala calidad del producto principal, al punto de no saber si realmente ofertan helado o batido, la falta de profesionalidad a la hora de atender al cliente, así como irregularidades en el horario de apertura en cada jornada y suciedad en sus contornos caracterizan hoy dicho centro.

Escambray recogió criterios de la  población: “La perfección no la vamos a encontrar, pero, al menos, que nos brinden un servicio decoroso”; “El helado está derretido, sin sabor, le falta imagen a la unidad, incluso con plantas derribadas a  su alrededor”; “No hay variedad de platos ni de sabores, solo dos casi siempre”; “En las pocas ocasiones que el helado está bueno, entonces las mesas están sucias o recibimos una mala respuesta”.

No pocos lugareños se quejan ante la falta de productos que llevan el sundae u otras variedades, evidente violación, a pesar de que existen reglas que estipulan: “cuando los productos gastronómicos no tienen todos los ingredientes que establece la norma técnica hay que rebajarlos de precio o retirar el plato de la oferta; si les falta el sirope, el granillo o algunos de esos agregados tienen que reajustar su valor”.

Aunque la heladería espirituana fue objeto de remozamientos constructivos por el cumpleaños 500 de la villa, con la colocación de ornamentos y la compra de seis freezers para incrementar la capacidad de frío, todo por un valor que superó los 60 000 pesos y los 2 800 CUC, la calidad en la prestación del servicio en esa unidad dista mucho del esfuerzo que en materia económica realiza el Estado cubano.

Cubiertos manchados de herrumbre, platos de postre en lugar de canoas, dulceras o copas para montar el helado, carencia de agua potable y fría, de confituras y frutas se suman al largo rosario de insatisfacciones.

A juicio de Rafael Sánchez Gómez, el administrador, al asumir la dirección del centro, hace unos seis meses, la situación era más difícil, pues lo primero que enfrentó fue la rotura de la nevera y la falta de climatización en el área de sodeo (aún sin solución) junto a quejas de los clientes por la mala calidad del helado.

“Los galones habitualmente llegan derretidos —dice Rafael— sin que podamos darle el golpe de frío que requiere el alimento; por eso cuando se congela encima queda la espuma y debajo parece un durofrío. A nosotros nos han traído el producto del Lácteo hasta en un carro de transporte obrero; solo cuando el camión que va a Cumanayagua llega bien temprano a nuestra unidad recibimos un helado más duro y entonces lo conservamos mejor.

“En relación con los insumos presentamos muchos problemas, solo poseemos unas 70 cucharitas para cubrir los dos salones, no hay vasos de 8 onzas ni otro tipo de vajilla para servir el producto; por suerte tenemos las boleras adecuadas para el sodeo y nos están  entregando distintos tipos de dulces, así como nuevos ingredientes para comenzar a montar variedades; pero el dispensede refresco perteneciente a la Ember (Empresa de Bebidas y Refrescos) está roto desde enero, tampoco recibimos refresco embotellado como antes”, aclara finalmente el administrador.

El asunto de la garantía del helado se torna polémico. Alexendy Bernal Cañizares, director comercial de la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza, asegura: “Nosotros le entregamos al coppelia el helado que quiera, la cifra ronda los 888 galones diarios, incluidos unos 64 que se le dejan al parque zoológico entre semana y los 160 de los fines de semana, pero helado hay. ¿Dónde está la dificultad?

En la poca capacidad y condiciones de frío de la cremería, por lo que solo están recibiendo unos 500 galones cada mañana.

“La dirección del centro sabe que si a las cuatro de la tarde quedan pocos galones, puede coordinar con nosotros para venir en busca de otro envío, que permita mantener el servicio hasta las 10:40 p.m.

Pero eso casi nunca lo hace. Nosotros llevamos de dos a tres sabores diariamente, pero la reserva de estos para hacer las variedades la tiene que concebir el propio coppelia”, alega Alexendy.

Pero, ¿la dificultad con el frío es solo un problema del centro? El carro que traslada el helado desde la fábrica de Cumanayagua, distante a 170 kilómetros, hasta la heladería espirituana es isotérmico, no refrigerado, y cuando realiza la travesía a pleno sol resulta imposible mantener la congelación de menos 18 grados con que el producto sale de la industria.

Tampoco funciona, desde hace tiempo, la nevera de congelación adscrita a la fábrica de helados de la empresa láctea de Sancti Spíritus, otra proveedora del alimento al coppelia, la industria que está diseñada para que los galones le lleguen directamente de la producción y se mantengan en reposo durante tres días, hasta que el helado alcance la maduración necesaria. ¿Consecuencias? Se utiliza un contenedor que no es el ideal para ese fin, lo cual provoca que el alimento pierda la homogeneidad requerida.

¿Hasta dónde el Grupo Empresarial de Comercio y Gastronomía en Sancti Spíritus comparte la opinión popular?

 “Ya le dimos una solución al problema del coppelia, se arregló la nevera que llevaba más de seis meses rota; aunque no le hemos podido llegar a la climatización del área de sodeo —refiere Ariel Fernández Martín, su director—. Tratamos de mantener ocho variedades, pero nos golpea la diversidad de sabores”.

¿Y los problemas con la calidad del servicio están resueltos?, inquiere Escambray.

“Aún no, porque eso depende de las potencialidades de algunos trabajadores y de la administración para erradicar las demoras en el servicio, solucionar otros asuntos internos que generan insatisfacción entre los clientes. No es solo que el helado esté derretido o que falte algún ingrediente para la presentación y el montaje del plato, sino que hay cosas que suceden por irresponsabilidad del obrero y siguen sin resolverse”.

Por suerte, algunas buenas noticias afloran. Rolando Roque Companioni, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, refiere que desde el mes de agosto se recupera el atraso en las entregas de helado que durante la primera mitad del año tuvo la fábrica de Cumanayagua, cantidades que rondan hoy los 28 000 galones mensuales y se comportarán así hasta octubre. Este alimento se destina no solo a cubrir la demanda de la heladería de los espirituanos, sino también del consumo social y los organismos priorizados del territorio.

Roque aclara, además, que el funcionamiento del coppelia no es un favor, sino una prioridad.

Lo cierto es que en este dilema al final el perjudicado es el pueblo por no recibir el producto con la calidad requerida y, por si fuera poco, en ocasiones también es víctima del maltrato. El coppelia espirituano exige una transformación definitiva. En manos de los responsables está el asunto.

 

12 comentarios

  1. A Escambray que no se desagan del reportaje para cuando pase un tiempito lo saquen de nuevo y de esa manera se ahorran la tinta y el tiempo porque el problema ahora se aplaca y luego lo mismo es ciclico no se como a las autoridades de la provincia no les da pena , pero bueno eso seguro es culpa de algun agente externo????

  2. Yosmani Cabrera Madrigal

    LO DEL HELADO AGUADO ES VENTAJA CUANDO DESPACHAN, YA ESO ES NORMAL EN ESE LUGAR, PARECE COMO SI LO DEJARAN FUERA DE LA NEVERA A PROPÓSITO, NUNCA EL HELADO TIENE LA CONSISTENCIA DEBIDA, SI ESTA AGUADO LE PUEDEN ROBAR MAS A LOS CLIENTES PUES LAS BOLAS NO PODRAN LLEVAR EL VOLUMEN Y GRAMAJE ESTABLECIDO, ES UN ROBO AUTORIZADO, PUES ESE PROBLEMA ES VIEJO Y NADIE LE PONE FRENOS, TODAS LAS AUTORIDADES CONOCEN LO QUE PASA EN EL COPPELIA, ES COMO SI SE HICIERAN DE LA VISTA GORDA TODOS LOS QUE TIENEN QUE VER CON HACER CUMPLIR LO QUE ESTA ESTABLECIDO. NUESTRO PRESIDENTE RAUL CASTRO NOS HABLA AL PUEBLO DE ACABAR CON LAS ILEGALIDADES Y LAS AUTORIDADES PERMITEN TANTAS COSAS, PARTIENDO DESDE COSAS TAN SENCILLAS COMO ESTAS Y QUE SERIAN TAN FACILES DE RESOLVER, PERO QUE A VECES PARECE COMO SI NO QUISIERAN DARLE SOLUCION.

  3. Mantecao y chocholate pa el pueblo!

  4. EL FINAL DE LA HISTORIA ES Q LA DIRECCION DEL GOBIERNO, Y DEMAS NO LES INTEREZA QEL PUEBLO ESPIRITUANO DISFRUTE DE ALGO TAN SENCILLO COMO COMER HELADO ESO ES SIN MIRAR PARA OTRAS ARISTAS Q TAMBIEN NOS AFECTAN MUCHO MAS

  5. Lo que realmente molesta del articulo es que se sigue hablando mas y mas de lo mismo y la bola(no de helado)de los problemas se la siguen peloteando de un lugar a otro entre el gobierno y el lacteo, porque la atencion serà deficiente y los demas problemas con el personal existen, pero realmente las condiciones de neveras y frio para conservar el helado no existe, no les dan insumos adecuados para las distintas variedades de helado y casi todos los dias el helado llega derretido y por eso se hace un durofrio despues, todo eso sin pensar en que esos trabajadores se pasan el dìa completico sudando la gota gorda desde horas de la mañana hasta las 10:40 pm y la irregularidad de los horarios no depende de ellos sino de la llegada del helado.Entonces que cada cual responda por lo que le toca y no le tiren con pistolas ni toda la culpa al de mas abajo( en este caso el coopelia) sino con los de arriba que visitan y visitan y hacen recorridos y siguen sin buscar soluciones.

  6. Buen artículo de la periodista del períodico provincial Escambray, pero hasta cuando,se va a estar permitiendo estas cosas y las direcciones sigan tratando de justificar lo no justificado,explicar,explicar,explicar y nada un pésimo servicio, hay que visitar otras provincias para que aprendan un poco,seguir lloviendo sobre lo mojado,compañeros y compañeras responsables de todo esto REFLEXIONEN Y ACTUEN,para bien de todos los Espirituanos y visitantes a una Villa que recien cumplió sus 500 años.

  7. ES MEJOR QUE LO CIERREN SI HAY TANTOS PROBLEMAS……

  8. EXCELENTE TRABAJO. NO SABEMOS SELECCIONAR NI PREPARAR PERSONAL PARA ESTE TIPO DE ATENCION. HAY OTRA MENTALIDAD. LAS BOLAS NO SON BOLAS REDONDAS Y LAS RECIBES EN FORMA DE BATIDO.
    ES LO QUE NOS MERECEMOS….NADIE NOS RESPALDA.

  9. Solución??: Denle el Copelia a un particular o a una cooperativa, véndale la materia prima a los integrantes de esa cooperativa a precio de producción. Ya todo lo demás saldrá solito: No habrá robos pues los trabajadores ganarán por lo que hacen y mientras más vendan mejor. La atención al cliente será de primera. Claro los precios no deben elevarse pues entonces todo lo anterior es por gusto: Claro los precios no se elevan si se les vende a los cooperativistas el helado en precio de produción o costo de lo contrario A LLORAR A MATERNIDAD…

    • De acuerdo con UD,pero por ahora no lo hacen pues les cuesta reconocer que el estado no sirve para hacer negocios y prefieren que siga el robo descarado a una clientela secuestrada, que no tiene opción y que la corrupción siga extendiéndose y dañando el tejido social.En definitiva nos que mantienen el status quo, no van al copelia y el helado se lo llevan a casa.

  10. Saludos.
    Creo que el trabajo periodístico esta muy bueno, sin embargo considero que existen otras aristas del asunto que no se tratan, no se si por ética periodística o por otras razones ajenas a la voluntad del periodista. Es el caso del robo descarado que existe al servir las bolas. Me ha sucedido que he pedido cierta cantidad de helado y he visto a la compañera que despacha el helado cuando lo hace y le he contado que solo echa 4 bolas en la dulcerita donde deben de haber 5 y para colmo mal despachadas tambien. Tengo un termo donde solo caben 16 bolas de helado bien despachadas y le he llegado a echar “30”. En otras ocasiones le he echado 20, la cual aun es un poco razonable pues no todas las que despachan hacen la bola del mismo tamaño a pesar de tener la misma boleadora o en otras ocasiones está un poco mas derretido el helado.
    Tambien otra manera es a la hora de cobrarte, pues al parecer no han pasado clases de matemática los dependientes que muchas veces cobran mal y casi siempre en contra del cliente, por lo que uno tiene que estar a la viva y sacando cuentas para cuando pidas no te timen descaradamente.
    Gracias

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.