Periódico de Sancti Spíritus

SNB 53: De la agresión a la violencia no media ni un milímetro

No podemos admitir la violencia en nuestras competiciones, y las medidas para evitar manifestaciones de ese tipo han de ser severas.

Robert N. Singer, autor del manual Psicología y deportes, definió a estos últimos así: “… promueven la salud mental, la paz del espíritu, alivian las hostilidades naturales, la agresividad. Reducen la delincuencia y la violencia”.

Sin embargo, dos de los términos de esa formulación, agresividad y violencia, se han asociado al deporte como espectáculo, y no son pocas las verdaderas tragedias ocurridas cuando ambos se hacen presentes en los escenarios competitivos.

El 24 de mayo de 1964, en un partido de fútbol, en el estadio nacional de Lima, Perú, entre los equipos de Argentina y la selección local, buscando la clasificación a los Juegos Olímpicos de ese año, un gol anulado, un espectador que saltó al campo, y la policía que lo redujo a golpes, sembraron la semilla de una tragedia. Parte del público invadió el terreno de juego, cundió el pánico y el resultado final fue de 318 personas muertas.

En Heyssel, Bruselas, en 1985, en la final de la Copa de Europa (hoy Champions League) entre el Liverpool y la Juventus hubo 39 fallecidos en su mayoría asfixiados debido a las avalanchas de hinchas contra las vallas provocadas por los ultras de ambos equipos. En Hillsbourg, en 1989, por hechos similares en un encuentro entre el Liverpool y el Nottingham perecieron 96.

La tenista serbia, Mónica Seles, pugnaba por el número uno del mundo con Steffi Graff a principios de los noventa, y el 30 de abril de 1993, en pleno partido, un espectador le clavó un cuchillo por la espalda, que la alejó de las canchas 27 meses.

En el baloncesto, de la NBA, el 19 de noviembre de 2004 hubo un altercado en el partido entre Detroit Pistons e Indiana Pacers, que llegó hasta las gradas. Los jugadores Ben Wallace y Ron Artest fueron los protagonistas de la “bronca” inicial que no fue nada comparado con lo que vino después. Artest, tumbado en la mesa de anotaciones en gesto desafiante, recibió un golpe con un vaso lanzado desde la grada. El jugador de Indiana se dirigió hacia el público y la emprendió a golpes con el aficionado que creyó había arrojado el vaso. Su coequipero, Stephen Jackson, también hizo lo mismo.

¿Estamos exentos en Cuba de estas deplorables y tristes experiencias?

Justo cuando reanudábamos la 53 Serie Nacional, el martes 11 de febrero, un pelotazo, lanzado por el pitcher Vladimir García, ahora refuerzo de Pinar del Río, al villaclareño Ramón Lunar, igual que sucedió el pasado 22 de diciembre con los mismos jugadores, desencadenó la discusión entre ambos, pero con el central bate en mano. Luego vino la agresión del público a la banca pinareña y la respuesta de sus peloteros a la ofensa, lo cual causó la expulsión de uno de los atletas. Afortunadamente, aunque hubo otros bolazos y expulsados, no pasó nada más. Pero si un día la chispa se inflama con el combustible que crean esos malos ejemplos, podríamos llegar a las tragedias mencionadas, las cuales comenzaron por episodios similares.

Así como en la sociedad las personas se rigen por leyes generales de convivencia, en la alta competición también existen un grupo de normativas para garantizar la noble e igualitaria lucha por el triunfo, y son los jueces, árbitros y federativos o directivos, quienes tienen que velar por su cumplimiento. Esas regulaciones permiten diferenciar las acciones tolerables de las excesivas. Cumplirlas, y respaldar a quienes las hacen cumplir es decisivo ya.

Nuestro béisbol arrastra multitudes en una verdadera pasión y tenemos que cuidarlo todos. No puede convertirse en una cámara húngara cada vez que un jugador, entrenador o directivo la emprenda contra una decisión arbitral, o contra otro pelotero. De la agresión a un estado de violencia con consecuencias impredecibles, no media ni siquiera un milímetro.

Y los responsables, entiéndase autoridades deportivas y del deporte en cuestión tienen que regir, con orden y reglamentos (si no los tienen, han de apurarse en hacerlos) y sin contemplaciones de ninguna índole, el desarrollo de cualquier lid. Responsabilidad tienen también el público, las entidades que apoyan al espectáculo y nosotros, los periodistas. Es un asunto tan serio, que requiere de todos, en pos de conservar una de las más importantes conquistas de la Revolución, nuestro deporte y su espectáculo.

No podemos admitir la violencia en nuestras competiciones, y las medidas para evitar manifestaciones de ese tipo han de ser severas y de conocimiento de quienes asistan a la instalación deportiva, conceptualizando lo que no está permitido y las consecuencias para quien cometa una infracción que se considere un acto violento, incluso hasta una premisa de ello. Las medidas deben llegar hasta la suspensión del aficionado o los aficionados, y del estadio, para sumarlas a la derrota del equipo local, lo cual está presente hoy en los reglamentos.

No puede haber mano blanda, porque faltaría entonces la disciplina, la cual es directamente proporcional al triunfo en el deporte o en cualquier esfera de la vida. Tomamos al azar dos ideas sobre tan invocado atributo para ilustrar cuánto de vital tiene esta cualidad: “La disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos de su corazón”, Madre Teresa De Calcuta, y William Faulkner sentenció: “Para ser grande hace falta un 99 por ciento de talento, un 99 por ciento de disciplina y un 99 por ciento de trabajo.”


Comentarios

Una respuesta to “SNB 53: De la agresión a la violencia no media ni un milímetro”
  1. lazara dice:

    Solo decir al compañero llamado raul que escribio su opinion, piense bien en lo que escribe, se le olvido a alguien todas las injustas decisiones reconocidas por periodistas, aficionados y directivos de la pelota cubana que se cometieron contra el equipo que dirije vm32 segun el lo nombra en los play off de la serie 52, si fuera que lo están ayudando, Matanzas hubiera ganado casi seguro la Serie pasada. Ahora More dice que fue excesiva la sanción de Freddy Asiel, en mi opinión a More también debian haberlo sancionado porque llamandole la atencion a su picher en el momento oportuno o quizas quitandolo hubiera evitado todo ese desastre, porque cuando le dio el pelotazo a Santoya en la cabeza ni se acercó a disculparse y en franca actitud antideportiva se viró de espaldas a donde lo estaban atendiendo, no justifico lo de Demis Valdez pero Victor no es culpable de todo, y hay que reconocer que en la Serie pasada se porto de forma descompuesta en varis ocasiones pero en está 53 no ha dado de que hablar, parece que aprendio la leccion espero que todos aprendan de este lamentable suceso


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.