Yo era un adolescente impulsivo (+fotos)

Encauzar vidas en desventaja social o con problemas de conducta en la etapa de la adolescencia es la principal virtud de un sistema  rectorado por los ministerios del Interior y de Educación

sancti spiritus, minint, consejo provincial de menores  

 

“Yo era un adolescente muy impulsivo y de un carácter muy fuerte. A menudo peleaba en la escuela con otros alumnos e incluso agredí a profesores. Por esas razones el Consejo Provincial de Menores de Educación me remitió para la Escuela de Conducta Alberto Delgado”, narra el joven.

Reidel Suárez Dartayé tiene hoy 20 años y se caracteriza a sí mismo como un joven noble y afable, amigable y con magníficas relaciones sociales. Pero, ¿cómo fue posible ese cambio en su personalidad?

“Ingresé a la escuela de conducta cuando cursaba el tercer grado y me mantuve allí hasta el séptimo. Debido a la persistencia de mis problemas decidieron internarme en la Escuela de Formación Integral (antiguo Centro de Reeducación de Menores) de la provincia de Villa Clara. Después de siete meses allí, me trasladaron para la ESBU 23 de Diciembre de Sancti Spíritus en el año 2007, pero a los pocos meses, en ese mismo año me retornaron para Villa Clara”, rememora.

“A finales del noveno grado se inaugura la Escuela de Formación Integral de Sancti Spíritus en la Delegación Provincial del Ministerio de Interior (Minint) y me trasladan para acá. Para entonces, sin apenas darme cuenta, yo era un joven completamente distinto. Debido a esa evolución favorable, el Consejo Provincial de Menores del Ministerio del Interior me concedió el egreso al finalizar el curso. Ya en mi casa, matriculé para estudiar Explotación del transporte en el Politécnico Estanislao Gutiérrez, pero no me gustó y pedí la baja. Me vinculé como obrero a la fábrica de guantes, pero también me fui de allí. Al fin encontré el trabajo que me gusta en el taller de artesanía Los Dago, vinculado al  Fondo Cubano de Bienes Culturales”, expresa con una sonrisa de satisfacción.

sancti spiritus, minint, consejo provincial de menores, adolescentes, jovenes, estudiantes, escuela de formacion integral

“¿Qué habría sido de mí sin la existencia del sistema de menores?, porque ahora es cuando yo comprendo la labor que hicieron  psicólogos, pedagogos, profesores y oficiales de menores para moldear mi carácter. De forma especial recuerdo a María Luisa y René, este último ya jubilado y al mayor Pérez Pérez, que ha sido como un padre para mí. No ha dejado de visitarme y de darme buenos consejos, como lo hacen mi mamá y mi papá”, confiesa finalmente, con palabras que le salen de muy adentro, y respira aliviado.

Los tres jóvenes que a su lado transforman las pieles en zapatos o carteras dan fe de los actuales valores del joven artesano, cuando dicen que ya Reidel es parte inseparable de esa familia alegre, entusiasta y laboriosa del taller, donde tuvo lugar el diálogo.

COMISIÓN DEL SIPAS EN LOS OLIVOS

“Fui a visitar a mi hija que está internada en la Escuela de Formación Integral en la Delegación Provincial del Minint. Últimamente se ha portado muy mal y era necesario tener una conversación con ella de madre a hija, porque ya tiene 14 años y es preciso que se prepare para enfrentar los rigores de la vida con la frente en alto, como nos corresponde a quienes tenemos la virtud de formar y forjar la familia, que es la célula fundamental de la sociedad, como bien expresa la Constitución de la República”.

Con esa entrega maternal enfrenta Nancy León Cordero la atención de los adolescentes con dificultades conductuales. Una ama de casa de Los Olivos que desde hace 10 años preside el grupo del Sistema de Prevención y Atención Social (SIPAS) de su Consejo Popular. Para ella son, sencillamente, sus hijos.

sancti spiritus, minint, consejo provincial de menores, adolescentes, jovenes, estudiantes, escuela de formacion integral

“Todos los miércoles nos reunimos en el Sector de la PNR del reparto Escribano. Una veintena de activistas voluntarias de la FMC, los CDR, militantes, combatientes de la Revolución, trabajadores sociales, oficiales de Menores y de la PNR valoramos en cada encuentro las acciones realizadas con los adolescentes y las familias que atendemos. Son muchos los jóvenes que hoy nos ven por las calles y nos abrazan agradecidos por todo cuanto hicimos por ellos, cuando se encontraban en la etapa más frágil de sus vidas y nosotros les correspondemos con más cariño y ayuda”, afirma esa mujer menuda y llena de ternura.

Taimí Martínez, la trabajadora social que interviene en ese mismo caso, aborda otro matiz: “Cuando visité el hogar de la niña, me encontré una situación desgarradora. La madre, que es su único sostén, es impedida física severa. Tenía una pensión por la Seguridad Social, pero les resultaba insuficiente para vivir las dos. Tramité un incremento y hoy su mamá recibe la pensión más alta que está aprobada en el país para esas personas vulnerables.

El capitán Reinaldo Pérez Rigo, oficial de menores del municipio de Sancti Spíritus, hizo una acotación necesaria: “La adolescente de que hablamos fue víctima de un hecho de corrupción de menores y los autores de ese delito cumplen sanciones severas en la prisión. Ahora el esfuerzo de todos nosotros y del colectivo especializado del centro de menores, donde está internada, es por salvarla a ella. Sabemos que al final va a ser una mujer de bien como es nuestro deseo”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.