Periódico de Sancti Spíritus

Concluye en La Habana Conferencia Internacional sobre comunicación política

Especialistas en la materia reclamaron mayor trabajo conjunto y estrategias concertadas para enfrentar los crecientes ciberataques contra gobiernos, personas y organizaciones de todo tipocuba, redes sociales, ciberseguridad, informatica, tecnologias de la informacion y las telecomunicaciones, tic

Luego de dos días de debates e intercambios sobre diversas temáticas de las tecnologías de la información y las comunicaciones concluye este domingo en La Habana, la Conferencia Internacional Nuevos Escenarios de la Comunicación Política en el Ámbito Digital.

Con sede en el Palacio de Convenciones especialistas y expertos en la materia reclamaron mayor trabajo conjunto y estrategias concertadas para enfrentar los crecientes ciberataques contra gobiernos, personas y organizaciones de todo tipo, en especial el peligro de posibles ataques masivos contra América Latina.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), son una manera de controlar el mundo a través de Internet, aseguró Enrique Amestoy, asesor del ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, quien apuntó que la guerra fría, lejos de acabarse ha mutado al ciberespacio.

Amestoy recordó cómo en 2003, después de la nacionalización de los hidrocarburos, Venezuela sufrió un ataque cibernético contra PDVSA desde Estados Unidos que puso en riesgo la estabilidad política y económica de la nación sudamericana.

Entre los pronunciamientos del evento estuvieron elaborar instrumentos jurídicos internacionales que regulen el empleo del ciberespacio y la adopción de una posición común sobre ese tema.

Yoanka Rodríguez, coordinadora del Centro de Ciberseguridad de Cuba, señaló en ese sentido que la Isla ha hecho grandes esfuerzos para aumentar la seguridad y fortalecer el ciberespacio nacional e integrar las capacidades existentes para detectar y contrarrestar los eventos cibernéticos nocivos.

Falta mucho por hacer a nivel mundial, como la adopción de posiciones comunes y convertir al ciberespacio en un lugar seguro y fiable y que Internet sea un instrumento para la paz y no para la guerra, señaló Rodríguez.

Un ejemplo de los peligros de llamados ciberdelitos fue narrado por Tetsu Kobayashi, corresponsal en Washington del periódico japonés, The Ashabi Shimbun, quien explicó cómo un millón y medio de registros personales del Seguro Social de su país fueron sustraídos en un reciente ataque cibernético, de allí la importancia de aumentar las capacidades de protección contra esos fenómenos.

Los participantes igualmente abordaron temas tan complejos como la generación de contenidos para Internet y defendieron la idea de la integración regional a través de mecanismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, para superar la hegemonía de las ideas neoliberales en ese aspecto.

Especialistas cubanos y foráneos analizaron igualmente cómo articular el crecimiento de las redes sociales con el desarrollo de una cultura de la resistencia, que desde posiciones de izquierda promueva una comunicación distinta.

El uso de las TIC no constituye una opción para las fuerzas de izquierda, sino un imperativo de primer orden, porque la construcción de un discurso es parte de la guerra simbólica de los contenidos que contribuye a disminuir la brecha digital que sufren nuestros países, resaltó Renio Díaz, del Centro de Investigaciones de Política Internacional de Cuba.

Con la presencia de más de 200 delegados, entre ellos expertos de 34 países, concluirá al mediodía de hoy en el Palacio de Convenciones la Conferencia Internacional sobre las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Convocado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el evento recogerá una relatoría que será remitida a la Organización de Naciones Unidas y aspira servir de referencia válida para dar seguimiento a la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, celebrada hace una década.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.