Cooperativa no estatal La Esperanza produce una veintena de surtidos

Ubicada en el municipio espirituano de Fomento, es la única cooperativa no estatal que  se dedica a la producción de plásticos en Cuba

sancti spiritus, fomento, cooperativa no agropecuaria, la esperanza, materias primas
La pequeña industria surgió con el fin de eliminar el uso de la madera en la entidad que confeccionaba muebles. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

 

La Esperanza, única cooperativa no estatal de Cuba productora de plásticos, logró afianzarse este 2015 en el mercado nacional, al fabricar una veintena de surtidos de alta demanda para las construcciones, la agricultura y otras ramas económicas del país.

A poco más de un año de su constitución oficial, este colectivo se encarga, esencialmente, de elaborar tuberías hidraúlicas y eléctricas, tubos hidrosanitarios, mangueras de diferentes diámetros, elementos para sistemas de riego agrícola, así como otros componentes solicitados por entidades de toda la Isla, lo cual contribuye a la sustitución de importaciones.

Los productos, fabricados a partir del reciclaje de desechos plásticos y con probada calidad, han sido comercializados en la Mayor de las Antillas, dijo a la ACN Julio Cermeño, quien diseñó las máquinas que hacen posible la iniciativa.

Ubicada en el noroeste de la provincia de Sancti Spíritus, en el municipio de Fomento, la pequeña industria surgió con el fin de eliminar el uso de la madera en la entidad que confeccionaba muebles, a causa de su déficit en el país.

Con el propósito de ser rentables buscamos como alternativa el empleo de plástico, confiesa el innovador de mayor impacto económico de la Isla en el 2011.

En ocho meses de intenso estudio diseñé una máquina que pudiera hacer 400 metros diarios de manguera, y la realidad fue una bendición, ya que se pudieron producir más de mil metros en un día, refiere aún emocionado por los primeros resultados el técnico medio en montaje y maquinaria industrial.

Actualmente, se logran tres mil metros y para ello necesitamos disponer cada mes de ocho toneladas de residuos sólidos del material dúctil, obtenidos mediante los convenios con Empresas de Recuperación de Materias Primas de Cuba, explicó.

Yoel Torres, presidente de “La Esperanza”, apunta que es una ventaja que no utilicen plástico virgen y agregó que sus principales proveedores son los territorios de Sancti Spíritus, Cienfuegos, La Habana y Ciego de Ávila.

Si todo continúa “viento en popa” como hasta el momento pensamos en un futuro hasta exportar, afirmó Torres con orgullo.

Ahora estamos en un proceso de experimentación de producir la llamada madera plástica, una alternativa que desde hace algunos años se utiliza en el mundo para reducir la tala de árboles y para mobiliario urbano, industria de alimentos, así como para piezas de motores, aislantes eléctricos, artículos deportivos y fibras textiles, señaló.

Según varias entrevistas a los trabajadores, un requisito indispensable para el adecuado funcionamiento de la industria es que cada miembro posea un alto sentido de responsabilidad; de ahí que ellos mismos garanticen la salud de los equipos.

El gobierno cubano impulsa desde el 2013 la creación de cooperativas no agropecuarias para diversas producciones y servicios, con representación jurídica y autorizada a establecer relaciones económicas con entidades del sector estatal.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.