Ecuador: Correa desmiente imputaciones sobre acceso a universidad

Correa aclaró que el ingreso a la educación superior aumentó en los ocho años de la Revolución Ciudadana.El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, desmintió este sábado las imputaciones opositoras sobre supuestas dificultades para acceder a la universidad.

Es un mito decir que no hay cupos para estudiar en la universidad, lo que pasa es que si tres mil chicos quieren estudiar medicina en la Universidad Central es imposible aceptar a todos, pero si hay cupos en otras facultades y casas de altos estudios, puntualizó.

Durante su habitual espacio sabatino Enlace Ciudadano, en la provincia de El Oro, en la región del litoral ecuatoriano, el jefe de Estado señaló que el problema radica en que muchos se inscriben en carreras totalmente copadas y consiguen entrar quienes sacan las mejores notas del examen.

Correa aclaró que el ingreso a la educación superior aumentó en los ocho años de la Revolución Ciudadana, sobre todo para los sectores más pobres gracias al sistema de admisión en el que ahora los jóvenes rinden un examen para entrar a la educación pública gratuita.

El sistema permitió eliminar las mafias en la enseñanza, ahora hay un sistema meritocrático en función de lo que necesita la Patria, es justo, dijo el estadista.

El mandatario aseguró que en febrero de 2012 el 65 por ciento de los jóvenes que accedió a la universidad vino de colegios públicos, y hasta marzo de 2015 la cifra subió a 77 por ciento.

Sobre el Grupo de Alto Rendimiento, que representa el 0,01 por ciento de los estudiantes con las mejores notas en el Examen Nacional de Educación Superior, Correa acentuó que ahí se incluyen muchachos de familias extremadamente pobres.

Eso antes era imposible, subrayó, algunos aspiraban a lo mucho a terminar el colegio, ahora estudian en las mejores universidades del mundo, esto es lo que está cambiando la Patria.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.