Periódico de Sancti Spíritus

Edificio peligroso

Temerosa de que la vivienda que la cobija se venga abajo, dada la precariedad de su estado y su remota fecha de construcción (1840, según apunta ella), Ana Amorín escribe a esta columna.

Se trata, cuenta la remitente, de un edificio biplanta enclavado en la calle Hernán López No. 15, entre Pancho Jiménez e Ismael Saure Conde, en pleno Centro Histórico espirituano.

“La situación constructiva del inmueble es crítica, presenta agrietamiento en sus columnas y filtración de aguas residuales; es un verdadero peligro para la vida nuestra. Pasó el aniversario 500 de la ciudad, el 501 y nada. En marzo comenzaron a reparar el techo de una habitación y hasta hoy no se le han colocado las tejas.

“Todo esto ha sido planteado en la Dirección de la Vivienda, la UMIV y el Poder Popular municipal. En fecha cercana al 4 de junio la vecina que colinda con nosotros realizó nuevas gestiones en el Gobierno provincial; yo me encuentro imposibilitada por tener a mi mamá inválida en cama”, reseña Ana. Según cuenta, en la planta de arriba conviven ancianos enfermos y ante la falta de supervisión a trabajos carentes de calidad se pregunta si para la celebración de los 502 años de la villa seguirán en las mismas. Vecinos de la lectora confirmaron la veracidad del caso.

CIRUGÍA PROBATORIA

Gran impacto causó en Yosvani Pérez Rodríguez, quien no ofrece más señas que su dirección particular en Calle B, entre 5ta. y 7ma., en Iguará, el proceder ético, desinteresado y fraterno de las doctoras a cuyo cargo corrió la operación de garganta a que fue sometido el 26 de enero de este año en el hospital Joaquín Paneca, de Yaguajay.

“El team encabezado por Llurema Mesa y Denise Domínguez realizó un trabajo exitoso y muy profesional. Transcurridas cerca de dos horas de la cirugía se desencadenó un profundo sangramiento, ante lo cual fueron tomadas medidas, pero no siendo suficientes se impuso localizar a ambas doctoras, quienes se presentaron de manera inmediata en la instalación luego de dejar a sus hijas pequeñas con familiares o vecinos allegados.

Cabe destacar que hoy no se cuenta con una variedad de instrumentos para este tipo de operaciones, por lo que los esfuerzos tuvieron que ser mayores. Llurema y Denise me acompañaron en el salón hasta el momento en que fui retirado de allí, cerca de las 8:30 p.m.

Todo esto demuestra la grandeza de nuestro sistema de salud y que aún existen personas consagradas, amantes de su profesión pese a las dificultades. Mi eterna gratitud a ellas y a los demás que contribuyeron”, concluye Yosvani.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.