Evo Morales asume tercer mandato al frente de Bolivia

Evo llegó al Palacio Quemado en enero de 2006.Evo Morales asumirá este 22 de enero su tercer mandato como presidente de Bolivia, razón por la que mereció el saludo de la vicepresidenta de Cuba Lázara Mercedes López Acea.

El líder indígena llegó al Palacio Quemado en enero de 2006, entonces para presidir la República y, luego de cambiarse la Constitución, asumió en 2010 su primer mandato al frente del Estado Plurinacional, con derecho a una reelección, la cual consiguió el 12 de octubre pasado con el 61,3 por ciento de los votos.

Morales nació el 26 de octubre de 1959 en pleno desierto de Orinoca, en el departamento de Oruro, en medio de una familia muy humilde, que apenas contaba con recursos para vivir, lo cual obligó al niño a trabajar desde muy pequeño para ayudar en el sustento del hogar, lo mismo en la agricultura que en la crianza de llamas.

De la pequeña casita de adobe y paja de Orinoca, Morales salió junto a su padre y hermana a trabajar en la zafra azucarera en Tucumán, Argentina, en lo que sería apenas una salida temporal del lugar donde nació, el cual abandonó después para irse a la zona del Chapare, en el central departamento de Cochabamba.

En el Chapare, Morales se convirtió en líder cocalero y pasó a dirigir las llamadas Seis Federaciones del Trópico, aunque antes fue secretario de deportes del Sindicato San Francisco, tal vez como premio a la pasión que sintió desde niño por la actividad física, sobre todo por el fútbol, el cual practica aún, a pesar de sus 55 años.

Desde su puesto de líder cocalero, Morales defendió las bondades de la milenaria hoja y su importancia para los bolivianos, por lo cual fue enviado a la cárcel y golpeado en muchas oportunidades.

En 1989, incluso, luego de una golpiza, los efectivos de las Unidades Móviles de Patrullaje Rural lo dejaron en un monte porque pensaron que había muerto, sin embargo su valentía y ejemplo le hicieron ganar adeptos en el Chapare y en todo el país.

Unos años después, en Villa Tunari, fue ametrallado a quemarropa por efectivos de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), pero, como él mismo cuenta. “las balas pasaron rozándome, pero fracasaron”.

En 1997 Morales refundó el MAS, al cual se unieron las Seis Federaciones del Trópico, y ese mismo año ganó una diputación por Cochabamba con el 70 por ciento de los votos.

Cinco años después, en 2002, se postuló como candidato a la presidencia y consiguió el respaldo de más del 29 por ciento del electorado, poco menos de un punto y medio por debajo del ganador, Gonzalo Sánchez de Lozada.

Morales y el MAS fueron grandes protagonistas de las protestas de octubre de 2003 contra la posición del gobierno de vender gas a Estados Unidos a través de puertos chilenos.

Las protestas, que dejaron 67 muertos y casi 500 heridos, le costaron el puesto a Sánchez de Lozada, quien huyó a Estados Unidos, y fortalecieron la imagen de Morales, ganador de los comicios generales dos años después al obtener el 53.74 por ciento de los votos por apenas 28.59 del expresidente Jorge Tuto Quiroga.

El 21 de enero del año siguiente, en una ceremonia religiosa en las ruinas de Tiahuanaco, Morales se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia, con lo cual comenzó a implementar su plan de gobierno, basado sobre todo en la nacionalización de los hidrocarburos y las principales empresas del país.

En 2009, luego de aprobarse una nueva Carta Magna, Morales fue elegido primer presidente del Estado Plurinacional, con derecho a una reelección.

Desde que llegó al Palacio Quemado hasta la fecha, el actual jefe de Estado priorizó la defensa de los derechos de los pueblos originarios campesinos, la igualdad de los bolivianos, la industrialización del país y la soberanía alimentaria.

En la pasada campaña electoral, el mandatario insistió en la posibilidad de convertir a Bolivia en centro energético de la región, en la industrialización de la economía para darle valor agregado a los recursos naturales y en la importancia de que todos los bolivianos cuenten con los servicios básicos fundamentales: agua, electricidad, gas, teléfono e internet.

Su liderazgo trascendió en los últimos años las fronteras bolivianas y se convirtió en referencia mundial, sobre todo en la defensa de los derechos indígenas y del medio ambiente.

Vicepresidenta cubana felicita a Evo Morales por nuevo mandato

La vicepresidenta de Cuba Lázara Mercedes López Acea saludó y felicitó este martes al presidente de Bolivia, Evo Morales, por su elección para un tercer mandato y dijo que los cubanos comparten como propio ese triunfo de octubre pasado.

“Realmente consideramos que la victoria en las recientes elecciones presidenciales es parte de la nuestra y del pueblo cubano que quiere hacer llegar un saludo y las felicitaciones por este nuevo mandato con mucho y sincero cariño al presidente Morales y a su persona”, aseveró.

López Acea agradeció la invitación a la investidura del gobernante indígena y añadió que vino con “mucho cariño” a Bolivia para participar en ese evento, el cual comenzará mañana con un ritual ancestral.

Estas actividades ceremoniales concluirán el jueves con un acto formal de juramentación.

La Vicepresidenta cubana ofreció estas declaraciones tras dialogar con su par boliviano, Álvaro García Linera.

López Acea llegó el lunes acompañada por la viceministra de Relaciones Exteriores de la isla, Ana Teresita González, y fue declarada huésped ilustre de El Alto, una ciudad aledaña a La Paz.

Correa: triunfo de Evo Morales es viento fresco para Latinoamérica

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseveró que el triunfo electoral de Evo Morales en Bolivia es viento fresco para América Latina, y confirmó su presencia en la toma de posesión prevista el próximo jueves en La Paz.

“Es un viento fresco para toda América Latina y todos sus deseos de justicia social, más aún tratándose de un hermano indígena ratificado en las urnas por la inmensa mayoría de su pueblo”, afirmó el mandatario ecuatoriano.

Durante un conversatorio con la prensa desde la ciudad portuaria de Guayaquil, Correa estimó que la nueva victoria de Morales tras 10 años en el poder, con más del 60 por ciento del apoyo popular, es un triunfo histórico y “una paliza”.

Agregó que durante sus periodos anteriores de gobierno, ha tenido un desempeño muy exitoso evidenciado en los indicadores de reducción de pobreza, crecimiento, recuperación de recursos y reservas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.