Periódico de Sancti Spíritus

Gobierno francés determina duelo nacional tras atentado a semanario

François Hollande determinó que este jueves será día de duelo nacional en Francia debido al atentado ocurrido en la sede del semanario satírico Charlie Hebdo, en que el murieron 12 personas

Al menos 12 personas murieron en el suceso. | Foto: AFP

Hoy Francia fue atacada en su corazón, toda la República fue agredida, aseveró Hollande en una alocución transmitida en vivo por las televisoras locales.

El mandatario reiteró la importancia de que todo los ciudadanos permanezcan unidos, “debemos ser conscientes de que nuestra mejor arma es la unidad”, subrayó.

También expresó sus condolencias a los familiares de las personas que perdieron la vida (12 hasta el momento), al tiempo que recalcó que se hará todo lo posible para aprender a los responsables del ataque.

Testigos aseguran que dos hombres vestidos de negro y armados con un fusil automático AK-47, entraron en el edificio y abrieron fuego, antes de huir del lugar.

Miles de personas salieron este miércoles a las calles de París en solidaridad con lo ocurrido en la publicación y en defensa de la libertad de expresión.

Muchos de los manifestantes, congregados en la Plaza de la República portaban pancartas en las que se podía leer: “Je suis Charlie'” (Yo soy Charlie).

El gobierno, que calificó el ataque de terrorista, implementó medidas de seguridad “en todas partes donde puede haber una amenaza” y determinó elevar la alerta antiterrorista al máximo nivel en la capital.

El presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán y rector de la Gran Mezquita de París, Dalil Boubakeur, “condenó en nombre de los musulmanes” de la nación gala el “horror del crimen” perpetrado.

Denunció cualquier intento de “vincularlo a mi religión, mis correligionarios y el islam de Francia”.

A juicio de expertos, lo ocurrido impulsará el debate sobre la amenaza terrorista que, según el gobierno, se encuentra sobre el país europeo.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.