Labiofam Sancti Spíritus eleva ventas y busca abrirse en el mercado

Produce y comercializa renglones para uso en animales, la agricultura, el hogar y para la salud humana

sancti spiritus, labiofam, veterinaria

Con un incremento en sus ventas superior al millón de pesos durante 2014, comparadas con las del año precedente, la sucursal de Labiofam (Laboratorio Biofarmacéutico) Sancti Spíritus procura abrirse paso en el mercado gracias a una amplia gama de productos que han ido ganando aceptación entre las personas jurídicas que los adquieren.

De acuerdo con las declaraciones de Rosaida Pérez López y de Raúl Rodríguez Cañizares, directora adjunta y especialista principal en gestión comercial, respectivamente, la mayor demanda se centra en un grupo de renglones farmacológicos de uso veterinario, entre los que se incluyen vacunas, antibióticos y reconstituyentes.

A estos les siguen en cuantía, por concepto de ventas mayoristas, los bioplaguicidas, que han experimentado una sustancial diversificación e incremento de sus volúmenes gracias a la existencia en el territorio de una planta productora por vía fermentativa, que permitió lograr en el año precedente los mayores ingresos de la historia. Según los datos aportados por Jorge Ayala Sifontes, especialista en Desarrollo para dicha rama de producción, disponen de una amplia gama de opciones para el control de plagas: bacterias, hongos, insecticidas naturales y microorganismos eficientes. Entre estos últimos se cuentan —apuntó— los bacilos thuringiensis, algunos, como el Thurinsave 26, de muy alta efectividad y amplia comercialización para proteger cultivos como el tabaco y la col.

Igualmente se comercializan diversos bioestimulantes y biofertilizantes producidos por otras plantas del país. Tales son los casos del Fitomas-E, Biobras-16, Fertimang y Ecomic. “Son de utilidad para todos los cultivos y de conjunto integran los llamados paquetes tecnológicos destinados a cada plantación en específico, tanto los de alimentación humana como otros para el consumo animal”, detalló el ingeniero agrónomo Armando Marrero Pérez, especialista comercial de bioplaguicidas y biofertilizantes que cumple misión de colaboración en El Salvador con el fin de probar la efectividad de dichos productos en aquel país, validarlos y registrarlos para su uso en Centroamérica.

La sucursal de Labiofam en Sancti Spíritus tiene el propósito de elevar las producciones y hacer llegar cada vez a más clientes los productos ya mencionados y otros tradicionales, como los renglones alternativos surgidos al calor del período especial con fines de aseo personal o uso en la higiene del hogar. Completan las propuestas renglones dirigidos al control de vectores (Biorat, Bactivec y Griselesf), así como de algunas enfermedades en humanos, al estilo del Vidatox, fabricado a partir de la toxina del escorpión, el Asmacán, Ferrical, Nutrisol, Nutrivin y Trofín, estos últimos comercializados por Encomed a través de la red de farmacias.

“Al tratarse de productos biológicos estamos a tono con la intención del país de proteger el medio ambiente y fomentar los cultivos, a la vez que ayudar en la salud del ganado”, declaró Rodríguez Cañizares y agregó que entre los propósitos para este 2015 se cuenta la apertura de una farmacia para la venta minorista, viejo reclamo de los espirituanos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.