Periódico de Sancti Spíritus

Lázaro Expósito: Confíen en Santiago

El primer secretario del Partido en la provincia de Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto, durante su intervención en el acto por el aniversario 62 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, expresó la satisfacción de los santiagueros por ser la sede del acto nacional en el año 500 de la villa.sanctiago de cuba, 26 de julio, raul castro, dia de la rebeldia nacional, fidel castro, asalto al cuartel moncada

“Esta decisión, señaló, constituyó un alto honor y un deber que nos comprometió y compromete ante el pueblo de Cuba a entregarnos con más fervor y espíritu revolucionario. Le decimos a Fidel que como mismo escogió Santiago por sus tradiciones de lucha (…) hoy y siempre podrán contar con este pueblo rebelde y heroico. Este pueblo martiano y fidelista no defraudará la confianza depositada en él”.

Destacó que “nada mella la voluntad de resistir y vencer de los santiagueros”, cuyo espíritu de combate, sacrificio y victoria se puso a prueba tras el paso del huracán Sandy. Desde entonces se trabajó y se trabaja arduamente por la recuperación, lo cual ha contado todo el tiempo con el apoyo de la dirección de la Revolución, especialmente con la presencia de Raúl en los momentos más difíciles. Además, agradeció el respaldo de todas las provincias y de países amigos como Venezuela y Ecuador.

Sentimos orgullo de nuestro pueblo, expresó: constructores, azucareros, campesinos, agropecuarios, trabajadores de la salud, periodistas, educadores, deportistas, científicos, artistas… “Los hijos de la cuna de la Revolución han protagonizado momentos en los cuales se evidencia el respaldo a la Revolución, su dirección histórica, el socialismo y el Partido”, y mencionó entre ellos las jornadas de las elecciones y el 1ro de Mayo.

“Se ha trabajado con unidad, que quiere decir compartir el combate”, para hacer un Santiago como lo soñó Fidel y lo ha pedido el General de Ejército, añadió.

Resaltó entre los logros alcanzados por el territorio el cumplimiento de las zafras azucarera y cafetalera, la producción de carne porcina, miel, tabaco y otros renglones de la economía, como fruto de la aplicación de los Lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido.

En lo social, remarcó la tasa de mortalidad infantil, con 3,7 por cada mil nacidos vivos; los resultados satisfactorios en la esfera educacional y las inversiones en la vivienda. Apuntó que el programa que se lleva a cabo en el barrio de San Pedrito marcha favorablemente, así como la rehabilitación de cuarterías y edificios multifamiliares.

“Queda mucho por hacer todavía, partiendo de las reservas y potencialidades de los santiagueros”. En este sentido, enumeró prioridades tales como hacer avanzar la economía del territorio, la lucha contra las ilegalidades e indisciplinas sociales, el ahorro de recursos, y garantizar con calidad el plan de inversiones. “Identificar los problemas, enfrentarlos y darles solución”, es el actuar que corresponde a estos momentos y a los revolucionarios, enfatizó.

Con sus palabras, agradeció también a los jóvenes de la Generación del Centenario y a quienes hicieron la Revolución: “Gloria a los jóvenes que entregaron sus vidas por las razones que hoy defendemos. A ellos el pueblo de Cuba les rinde eterno homenaje” y les dedica las obras del día a día.

“Desde aquí les decimos a todos los cubanos, confíen en Santiago. Nada ni nadie podrá mancillar ni un ápice de esta obra colosal que nos ha costado tanta sangre”, afirmó.

Recordó las palabras de Fidel al otorgar el título de Ciudad Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo y expresó el agradecimiento a Fidel y Raúl por sus enseñanzas y ejemplo, por su espíritu de lucha e intransigencia revolucionaria. “Nada podrá doblegar la voluntad de un pueblo que no sabe rendirse”, acotó.

“En Santiago siempre les esperará la victoria”, concluyó.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.