Lucir o comer

Resulta altamente preocupante el precio de un pelado, un tinte o un arreglo de uñas. ¿cuánto le cuesta a una mujer cubana lucir y estar regularmente vestidas?…

sancti spiritus, mujer cubana, moda, ministerio de finanzas y precios
Ponerse uñas acrílicas es un lujo bien caro para las cubanas. (Foto: Juventud Rebelde)

Por más que me pregunto y por más que saco cuentas de mis menguados ingresos económicos, no encuentro respuesta a lo que hoy suele ser un dolor de cabeza para las féminas: ¿cuánto nos cuesta lucir y estar regularmente vestidas?, pero mucho más preocupante resulta pronosticar hasta dónde ascenderá el precio de un pelado, un tinte o un arreglo de uñas.

De un tiempo a la fecha, el asunto preocupa a muchas espirituanas, no solo porque para estar con buena apariencia deban adquirir sus prendas en una shopping o en las encubiertas “perchas” particulares que se nutren de ropas, con diseños repetidos, traídas de países del área, sino porque en esos sitios un pantalón corriente cuesta 30 CUC y un par de tenis puede duplicar esta cifra.

En mi época de juventud solía acudir a una manicura que hacía maravillas con mis manos por el valor de 1 peso, luego las tarifas subieron con el pretexto del costo de las pinturas y de otros productos. Pero hoy el mismo trabajo de antes y en ocasiones con más mala calidad, equivale a 5 pesos y si le incluyes el arreglo de los pies puede que llegue a 20 o más, así de fácil.

Resulta tan indignante no poder permitirnos un servicio de esta índole con la sistematicidad que se debe hacer. ¿Por qué si mi salario es el mismo desde hace 20 años debo destinar 50 pesos mensuales para acudir a la manicura?, mientras de esa misma economía dependen todos los gastos del hogar.

Recientemente una colega comentaba que había comprado un tinte en crema en el sistema del Comercio y que por ir a una peluquera para que se lo aplicara le habían cobrado 20 pesos; si a ello le suma el precio del producto (50 pesos) y el pelado (10) la cuantía es casi el equivalente al sueldo que devenga en un tercio del mes.

Nadie como la mujer precisa de esmeros para estar presentable, y no se trata de pretender ser más bella, porque la imagen va con la personalidad, con el oficio o profesión, con el buen gusto y hasta con los estados de ánimo; se trata de lucir como mujer, con delicadeza, con higiene, con un vestuario sencillo y apropiado para la ocasión.

A veces nos fijamos en las manos de una maestra o de una doctora que carecen de un buen arreglo y pensamos que puede estar asociado a la falta de tiempo para hacérselo, mas no siempre resulta así; puede que las ocupaciones cotidianas les resten espacio, pero las cubanas somos presumidas por naturaleza y no creo que el desaliño que ronda a muchas en la actualidad esté asociado a tal justificación, sino al denominador común que resulta la difícil economía familiar.

Las modas también se imponen y, aunque muchas no pretendamos montarnos en el tren de las queratinas, las vetas, las extensiones de pelo o las uñas acrílicas —porque eso sí cuesta caro—, tampoco queremos renunciar a los arreglos tradicionales, solo que estos están cada vez más vinculados al trabajo por cuenta propia y en los pocos sitios donde quedan dichos servicios bajo la tutela estatal ni la calidad resulta buena, ni los productos son de los mejores o, si están, para acceder a ellos debemos pagar como si fueran particulares.

Desde que comenzó el sistema de arrendamiento de peluquerías en la provincia hasta la fecha, más de 20 establecimientos de ese tipo pasaron a las nuevas formas de gestión, únicamente en Yaguajay y el Instituto de Salud y Belleza de Sancti Spíritus se mantienen asistidos por la Empresa de Servicios, a la que pertenecen; sin embargo, las prestaciones allí se cobran igual y en ocasiones más caras que en las peluquerías particulares.

¿Las razones? Al decir de los directivos del sector en la provincia, las tarifas actuales fueron aprobadas por el Ministerio de Finanzas y Precios y, aunque los productos se adquieren al costo, un tinte puede oscilar entre 45 y 60 pesos en dependencia del largo del cabello y un arreglo de uñas completo está fijado en 25.

No soy estilista ni entiendo mucho de modas, pero considero que hay cuestiones elementales a las que las mujeres tienen la obligación de acceder: pintarse el pelo, arreglarse las manos, sacarse las cejas o depilarse, beneficios que complementan la imagen y a los cuales no debemos renunciar, solo que para mantenerlos, con los precios actuales y con la frecuencia que deberíamos, habrá que decidirse entre lucir o comer.

4 comentarios

  1. Si estoy de acuerdo con Xiomara ,pero la foto que identifica el artículo está en lo maximo porque son uñas artificiales ,las hay naturales que bien arregladas y en menos precio son mas bellas y femeninas que las que se mostraron.Quiero enfatizar en lo natural aunque tenga su arreglo, para poder atender otras necesidades.

  2. Tema escabroso este Xiomara, en realidad no se trata solo de que la mujer cubana sea presumida o no, muchas razones estan determinadas por las costumbres y la idiosincracia; pero en mi mas modesto punto de vista, considero que son muchas las razones que dan lugar a este fenomeno, como bien ud. dice los salarios son los mismos, y la vida por desgracia se pone cada dia mas cara, son razones economicas, mas que cuestiones superfluas como seguir o no patrones de la moda, pero tambien es cierto que los cubanos no podemos vivir aun en el mito de que lucir algo o tener algun bien es ostentar y sobresalir,; no solo de pan vive el hombre; y la comida no es la unica necesidad vital de los cubanos de hoy, claro que si una persona compra determinado producto, debe sacarle un margen de utilidad, apliquen las formulas matematicas y tendran una respuesta real del caso, adentrarse en este fenomeno puede resultar peligroso si aun persisten los iodos sordos a las quejas e insatisfacciones diarias del cubano comun; vestir, comer y tener determinadas comodidades no es un lujo, es una necesidad que a los cubanos de hoy les viene negada; no se puede tener miedo a reconocer los errores, y mucho menos a realizar los cambios que el propio pueblo cubano quiere, espera y desea para su propio bienestar, resulta penoso todo esto cuando la vida se nos va de la mano sin ver resultados, asi no podemos continuar dejando a un lado cuestiones tan elementales como esta, pero hay muchas mas que no tratare y que todos conocen, se necesita cambiar la mentalidad del conformismo, de la autocomplacencia y tratar las cosas por su nombre y sobre todo darle soluciones reales no solo teoricas, la burocracia en el pais hace un dano imperdonable, como tambien los caprichos, intenciones hay muchas y resultados muy pocos, y no es el cubano el culpable de que ud. Xiomara, como muchas otras mujeres cubanas sientan el peso de la ineficacia y la ineficiencia.

  3. La F es por si aparece el tocayo..Periodista toca UD un punto donde hay mucha tela por donde cortar.Con razon UD senala como algo injusto que los centros estatales cobre lo mismo que los privados,el estado no se paga impuestos asi mismo,tiene el monopolio de la compra y venta de insumos en el exterior,los mejores locales,los medios para anunciarse y todos los recursos legales para contratar y despedir empleados sin limites..En su competencia con los privados son el Leon cotra el mono amarrado..Aun asi,las que tiene los medios economicos van a las pariculares..Porque sera?..Todos lo sabemos y vamos en camino de resolver la situacion..Solo que sin prisa.Mientras ,Xiomara, siga arreglandose aunque se le apriete el presupuesto,que eso es parte del eterno femenino y los que admiramos a la mitad mas bella de la humanidad se lo agradecemos.

  4. Què jamen , ya que la belleza natural de las cubanas es suficiente.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.