Más tabaco con mosquitero

La creación de los semilleros de tabaco, en canteros y tecnificados se extiende hasta noviembre. (Foto Oscar Alfonso)
La creación de los semilleros de tabaco, en canteros y tecnificados se extiende hasta noviembre. (Foto Oscar Alfonso)

La cosecha 2015-2016 programa triplicar el cultivo bajo techo en aras de aumentar la calidad y el aporte de capas para el torcido.

Una de las principales indicaciones dejadas por el congreso campesino a los vegueros espirituanos tendrá en la campaña 2015-2016 la primera respuesta, toda vez que en la provincia, segunda más productora de la hoja en Cuba, se prevé plantar 150 hectáreas de tabaco tapado, cifra que triplicaría el área cultivada bajo esta tecnología en la última cosecha.

Tal estrategia responde a la necesidad de elevar el aporte y la calidad de la capa con destino al torcido para la exportación y de cara a un mercado que augura mayor demanda, de ahí el apreciable crecimiento del cultivo bajo techo, concentrado principalmente en Cabaiguán y extendido, además, a Yaguajay.

Odelvis Carrazana, director agrícola en la Empresa de Acopio y Beneficio del Tabaco, en Sancti Spritus, informó a la prensa que el territorio dispone de los recursos esenciales para extender esta modalidad, como tela, alambre, postes y productos químicos.

De acuerdo con el directivo, otra novedad en la contienda gira alrededor de las variedades a utilizar, pues prevalece la Habana-92, disminuye la siembra de la Sancti Spíritus-96 y, entra en su primer año de generalización la Sancti Spíritus-2006, probada antes en la Estación Experimental del territorio y que llegará al surco con el aval de ser más resistente a la enfermedad de la Pata prieta y tener virtudes agrícolas y comerciales.

También precisó que en la nueva cosecha tabacalera se pronostica cubrir 2 722 hectáreas, pero prevalece el interés de llevar la plantación hasta las 3 000, atendiendo a las potencialidades del territorio y a la necesidad de incrementar la producción de un rubro con alta repercusión en la economía.

Los vegueros espirituanos gestan la cosecha bajo el aliciente de haber cumplido por primera vez en muchos años el plan de producción, pero en medio de un escenario agrícola matizado por la variabilidad climática y la creciente aparición de plagas y enfermedades, razón esta última que motivó iniciar desde finales de agosto —fecha atípica— la riega de semillas, proceso que abarca 162 hectáreas y tiene su etapa pico en este mes de septiembre.

Destacó la fuente que el adelanto en los semilleros busca disponer de niveles de posturas con vistas a comenzar en la primera quincena de octubre la siembra de tabaco en todos los territorios involucrados en la campaña, con prioridad para las zonas donde son menores las reservas de agua de manera que se aproveche la humedad de este final del todavía llamado período lluvioso; además de que la plantación temprana determina después en los cortes de la capadura.

En la provincia, Cabaiguán asume el mayor nivel de siembra, con 1 224 hectáreas contratadas hasta la fecha e involucra a más de 600 vegueros; en tanto, en Taguasco, la segunda plaza de renombre en este cultivo, se deben plantar cerca de 800 hectáreas y crecer en el método de la doble hilera, técnica que ha demostrado allí el aumento de los rendimientos agrícolas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.