Médicos con fronteras

La entrada en vigor del Decreto que regula las salidas al exterior por asuntos particulares de personal médico, ha suscitado opiniones encontradas

cuba, medicos cubanos , ministerio de salud publica, minsap, salud publica, estados unidos, ley de ajuste cubano
Los médicos pueden viajar al exterior siempre que lo hagan de una manera planificada para garantizar los servicios a la población. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Cuba anuncia entrada en vigor de regulaciones migratorias excepcionales para especialistas de la salud

Todavía recuerdo el rostro preocupado de mi hermano y su voz procurando zafarme de la indecisión. Medicina o Estomatología, tales eran sus sugerencias. Pero a los 17 años lo único que tenía claro respecto a mi futuro era —aparte de procurar que mis conocimientos contaran— que descartaba cualquier profesión donde pudiera tener contacto con el dolor ajeno.

Ahora pienso que, por una parte, habría ganado si mi naturaleza hubiese sido otra: estaría ingresando al menos tres o cuatro veces lo que devengo hoy por concepto de salario y mi trabajo sería más apreciado por quienes deciden las políticas de las que depende la mejoría económica de una buena parte de los cubanos residentes en Cuba.

Me he ahorrado, no obstante, el desconcierto que por estos días asiste a no pocos coterráneos, quienes han visto rotas algunas de sus expectativas con la entrada en vigor de las regulaciones establecidas en el Decreto 306, del 11 de octubre del 2012, para las salidas al exterior por asuntos particulares de profesionales médicos de diferentes especialidades que realizan actividades vitales en los servicios de sa­lud a la población y en la esfera científico-técnica.

La reciente Declaración del Gobierno Revolucionario, donde se anunciaba la inminente aplicación de un instrumento legal aprobado tres años atrás (habría que ver por qué no se empleaba desde antes), insufla nuevos aires al ya caldeado ambiente derivado de esa especie de bomba que cada día suma dinamita: los cubanos varados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua con intenciones de llegar a territorio de los Estados Unidos.

La medida, a todas luces estratégica y dirigida a preservar el primero de los derechos de la ciudadanía dentro del archipiélago (todo acto enfilado a mejorar y restablecer la salud presupone una intención de garantía de vida) ha generado criterios disímiles, en muchos casos encontrados. Una mirada a los comentarios en las publicaciones digitales que abordan el tema dentro de la isla permite leer ideas como estas:

Entiendo plenamente el razonamiento del Minsap. Es imposible mantener un sistema trabajando si no puedes planificar el personal y no sabes en qué momento vas a perder recursos humanos claves. /¿No saben los médicos cubanos que solo unos pocos logran la revalidación del título, que otros bastantes terminan de enfermeros y no pocos acaban cuidando ancianos o trabajando en un supermercado?/ Convendría dedicarse a buscar las causas de tan masivos éxodos, la gente quiere mejores condiciones de vida y en la isla no las consiguen./ Preocupa que esta puesta en vigencia del Decreto ya existente signifique (…) la aplicación de una política no escrita, donde un funcionario decide arbitrariamente si da permiso o no (…) a salir del país de visita por la situación económica que hoy impera en Cuba: salarios bajos, una pirámide invertida que no se sabe cuándo se va a enderezar (…). Somos un país del Tercer Mundo con un sistema de salud del Primer Mundo aun con la economía deformada. / No creo que los derechos cívicos de los médicos cubanos estén por encima del derecho a la salud que tiene el pueblo (…). Desgraciadamente, Cuba no puede hoy competir en materia de salario con los países que nos están robando nuestros médicos. / Nos quieren dejar sin médicos, como a principios de los años 60. Y dicen en Washington que quieren ser nuestros buenos vecinos. (…) ¿Cuánto cuesta estudiar una carrera de Medicina en USA? (…) ¿Cuántos de los médicos cubanos que han abandonado su Patria y a sus pacientes hubiesen podido costearse los estudios universitarios si hubiesen nacido en Estados Unidos?/ No conozco gobierno alguno en el mundo que haya legislado en su contra. Veo muy bien que si los americanos mantienen su manipulación burda en temas migratorios hacia Cuba el gobierno defienda sus servicios en la isla. El gobierno no ha dicho que la gente no puede viajar, pero parece que tampoco está dispuesto a formar recursos humanos para regalarlos.

Ubiquémonos en el contexto: horas antes de que Cuba anunciara la intención de regular la salida caótica de profesionales de la Salud, Estados Unidos había ratificado la invariabilidad de su postura migratoria hacia la isla, que incluye la Ley de Ajuste Cubano, la política de pies secos-pies mojados y el Cuban Medical Professional Parole Program, que como se sabe alientan deliberadamente y con fines políticos las salidas ilegales, inseguras y desordenadas desde Cuba, mientras el gobierno de la nación que los aplica niega visas a esas mismas personas y adopta conductas discriminatorias contra los emigrantes latinoamericanos y caribeños de otras nacionalidades.

Centrémonos en Cuba, asediada por casi 55 años, con serios problemas económicos derivados —es cierto— no solo del bloqueo externo de la superpotencia, pero con planes para beneficio de sus ciudadanos abortados o cumplidos a medias como resultado de ese cerco, que involucra incluso a terceros países. Centrémonos en una política migratoria actualizada en enero del 2013, que ha propiciado viajes desde la isla a otras latitudes, por asuntos particulares, a casi medio millón de cubanos. Centrémonos en los programas de cooperación médica internacional de nuestro país, mundialmente aplaudidos, y en el daño que han sufrido como consecuencia de la aplicación desde el 2006, cuando fue aprobado por la presidencia de George W. Bush, del mencionado Programa de Parole para nuestros profesionales de la Medicina. No es casual que resulte el úni­co de su tipo en el mundo, como no son ni ingenuas ni bien intencionadas las prácticas benefactoras que siguen a cada deserción de cooperantes cubanos, cuya parada final termina siendo, en muchos casos, el país más desarrollado del planeta.

Que el sistema de Salud en Cuba es universal, gratuito y accesible a toda la población parece idea manida, pero nadie puede ponerlo en duda. Que dejar desprotegido a su pueblo para complacer a quienes atacan a nuestro país resultaría no solo insensato, sino además irresponsable, queda también más que claro. Si se duda del respeto a las aspiraciones individuales de cada quien léanse con detenimiento la mencionada Declaración y las respuestas emitidas por el Ministerio de Salud Pública ante conjeturas e inquietudes de la ciudadanía, dentro o fuera de las fronteras nacionales.

Mientras miles de compatriotas esperan una solución salomónica en las fronteras de Costa Rica o Panamá, llegan también noticias sobre el creciente número de profesionales cubanos de la Salud que tras abandonar sus misiones en países de Latinoamérica han decidido, luego de probar suerte por su cuenta, reincorporarse a ellas. Por si acaso, Cuba ha dejado la puerta abierta para quienes deseen retornar. Imperfecciones aparte, el país deberá pensar cómo sortear los obstáculos que se avecinan, poner en práctica lo legislado en el 2012 y evitar golpes como los del comienzo.

¿Qué le parece eso de regular la salida al personal médico con intenciones de viajar al extranjero?, le espeto al experimentado especialista en Ortopedia que me antecede en la cola para comprar el picadillo en la bodega de la esquina.

“Tienen que hacerlo”, sostiene el afable doctor Rolando Martínez Plasencia, quien meses atrás reparó en la alerta de esta misma publicación sobre el déficit de especialistas sanitarios en la provincia y su vinculación con misiones, deserciones y viajes personales.

Ya él se enfrentó a una encrucijada similar, pero en 1962 —me cuenta—, cuando en Sancti Spíritus solicitaron la salida del país más de la mitad de los galenos del único hospital existente. “Me tocó asumir la jefatura del servicio, ocho años estuve en eso, y ahí sigo, solo que ya no dirijo nada”, comenta sin abandonar la sonrisa, ahora urgido por la cubanísima exclamación de Mercedes, la dependienta: ¡Plasencia, la libreta!

29 comentarios

  1. Saludos, por favor, ¿me actualizan sobre el estado de Rafael Daniel y si el señor José Luis por fin se disculpó con él?
    Me gustaría saber cómo ha seguido marchando lo relativo al éxodo de profesionales de la salud en la provincia. Me consta que, por ejemplo, en el Hospital Pediátrico Provincial no hay especialistas en Ortopedia en el Cuerpo de Guardia y es un ténico quien valora a los pacientes. Inaudito. No hace tanto enyesaron a una niña que no lo requería y luego debió regresar con falta de aire. Por eso fue que lo supe. Un solo especialista y en consulta no puede enfrentar todas las situaciones y se trata de niños, nada más y nada manos. No sé si esto tendrá que ver con el tema del álgido debate que descubrí tardíamente. Gracias.

  2. Manuelita, la de Neiva

    A pesar de lo chancletero y desbordado de sus cauces que se tornó el diferendo entre Panchito y José Luis, lo asimilo, lo que no asimilo es que en un foro como este se ofenda a alguien que se encuentre enfermo y no se hagan públicas explícitamente las disculpas. ¿O será que José Luis ha venido a Cuba a comprobar in situ la gravedad de Rafael Daniel y a disculparse personalmente con él? Le adelanto que ha mejorado pero todavía sigue ingresado. Saludos.

    • ¿En Cuba? No creo que tenga el pudor de gastar su dinero de basurero digno con una dictadura como la que vive denunciando. A lo mejor se retaron a duelo él y Panchito y no nos hemos enterado todavía. Vivir para ver. Saludos y que Rafael Daniel siga mejorando. Para más detalle: fue novio mío en la primaria por eso lo defiendo.

    • Ciertamente, parece que el señor José Luis o se escandalizó con su propio exabrupto o de veras decidió venir a ver a Rafael Daniel y disculparse con él. Lo raro es que no haya reaparecido en el foro.
      Pero si a partir de algunas opiniones aquí vertidas decide moderar su expresión y atacar menos todo o casi todo lo que aquí sale, bienvenido el cambio. Podría ser algo más tolerante, vamos, que no todo es tan malo en esta provincia cubana.

  3. Hummm, esto me suena a guerra de falsos foristas. Es una lástima teniendo en cuenta la seriedad del tema.
    Que se recupere el enfermo.
    Que nuestros profesionales encuentren aquí lo que no tienen que buscar en otro lado.
    Que no se vaya más nadie.
    Que se pueda debatir en serio.

  4. Estimada Jackelin!
    Da mucha pena que el gobierno cubano invierta tanto en educación y respeto y usted machuque esos principios con la forma de su cometario.

  5. Hablemos de pelota, pues si nos ponemos a contar todo lo q nuestros abuelos nos contaron, no tendriamos para cuando terminar, cosas buenas y malas, verdad?? Incluso ni de pelota.

  6. Pensando con la Cabeza

    La solución al problema de los médicos no es tan difícil. Sabemos por ejemplo que este año ya han visitado a Cuba mas de 3 millones de turistas.

    Perfecto, por que no le cobramos a cada turista un impuesto de $20 por noche que estén en el país con el solo objetivo de que ese dinero se repartir entre todos los médicos del país.

    Estimemos que un turista se pasa en Cuba 5 días promedio, serian $100 por cada turista, que no es mucho individualmente, pero que permitiría recaudar $300 millones de USD cada año, o mas si vienen mas turistas.

    Cuantos médicos hay en Cuba? digamos que 100,000 (son menos que eso). Eso da para pagarle a cada medico $3000 USD anuales ademas de su salario.

    Después, hagan un programa especial controlado para que el personal de la salud pueda comprar en la cadenas de tiendas en divisa AL COSTO, no al precio de la tienda SINO AL COSTO y esos $3000 le van a rendir mucho mas.

    Y cuanto le cuesta hacer cosas como esta al país? Absolutamente nada, el dinero viene de los turistas y las tiendas no pierden al vender productos cubriendo solo el costo.

    Y eso seguro que con medidas como estas, y algunas otras, serian MUCHÍSIMOS menos los que tomarían la decisión de irse a probar suerte en el extranjero.

    • alguien que piensa para todos

      porque mejor ese dinero no se lo reparten a todos los trabajadores

      • Pensando Con la Cabeza

        #1 porque el resto de los trabajadores no tiene restricciones para viajar y por tanto pueder salir a trabajar y a ganarse su dinero.

        #2 porque si lo que hace falta son medicos pues es a los medicos a los que hay que pagar mas.

  7. Periodista, espero que publique este comentario, aunque no sorprendería que decida no hacerlo lo cual por alguna razón que no puedo totalmente explicar.

    Primero me siento honrado, en su articulo hace referencia a uno de mis comentarios pero el corte y edición de mi comentario obviamente por razones de espacio le cambio la intención y el sentido del original.

    Cuando en mi comentario hice la pregunta que usted cita en el articulo “¿No saben los médicos cubanos que solo unos pocos logran la revalidación del título, que otros bastantes terminan de enfermeros y no pocos acaban cuidando ancianos o trabajando en un supermercado?”

    es una pregunta retorica para ilustrar el punto que si, que los médicos cubanos SI SABEN lo que les espera cuando llegan a USA, y que lo mas preocupante es que aun sabiéndolo EMIGRAN. Para referencia de los que lean este articulo pero no mi anterior comentario, debajo corto y pego el comentario como lo escribí originalmente.

    Un saludo cordial


    Raul Pedroso dice:
    1 diciembre, 2015 a las 16:00

    A ver si entiendo? la culpa de que los medicos se van es de los americanos.

    los americanos hicieron una ley y solamente en virtud de esa ley los medicos deciden dejar una vida llena de comodidades y lujos para acogerse a esa ley.

    no saben los medicos cubanos acaso que la mayoria de los medicos que llegan a USA no vuelven a ejercer como tal?

    no saben los medicos cubanos que solo unos pocos logran la revalida del titulo, otros bastantes terminan de enfermeros y no pocos terminan cuidando ancianos o trabajando en un supermercado?

    Por supuesto que lo saben, todos lo saben, pero aun asi se van. Y eso es realmente lo que hay que analizar, por que esta un medico cubano despues de tanto esfuerzo, de tanto tiempo de estudio lo dejar todo atras y se va a un pais extranjero con idioma diferente y con muy pocas posibilidades de ejercer como medico.

    Por que? De verdad creemos que se van solo porque existe una ley?

  8. Periodista su razonamiento deja varias lagunas,veamos..Por que los medicos si pueden ser enviados a otros paises por el gobierno y no hacer lo mismo por su propia cuenta?.Ellos son seres humanos con los mismos deberes y derechos que los demas..Preguntele a Placensia ” el medico” como lo conocemos todos los espirituanos y a quien le debo que mis manos funcionen perfectamente, porque antes los medicos no emigraban..

    • Panchito el de Jibacoa

      Yo realmente no puedo arreglarles las manos como hizo Plasencia -y en eso envidio la obra del doctor porque todos los días uno no encuenta unas manos como las suyas, capaces de recoger la basura de Miami y comentar todo lo que se publica en Escambray-, pero creo que si puedo responder la pregunta que la reportera no le hizo al ortopédico: Los médicos en Cuba no se iban porque sencillamante no había médicos. Le recuerdo que ese modelo de sociedad que usted intenta pintar en este medio, ese modelo de los años cincuenta que tanto venera, que por lo que usted cuenta era ideal, tenía una mortalidad infantil de 60 fallecidos por cada mil nacidos vivios. Pero a mí no me crea, seguro va a decir que soy un asalariado del régimen, cuando usted haya recogido la basura y haya completado su norma en Escambray, busque la encuesta que hizo la Iglesia Católica en este país en los años 50 para que descubra la Cuba que quiere vendernos en este foro. Ah, y antes de que se me olvide, hoy mismo había filete de tiburón en la pescadería de Santana y Marcos García. Si viene para el fin de año, como acostumbran a hacer los perseguidos por el régimen, puede darse una vuelta que a lo mejor todavía queda.

      • Los perros ladran, Sancho, es señal que cabalgamos.

      • Bueno panchito no le resulta chocante que un basurero( a mucha honra)tenga los medios para visitar la tierrra que lo vio nacer solo con el fruto fe su trabajo,pense que para las personas como ud,el trabajo humilde es dignificante.lo de perseguido es de su cosecha..Discuta con argumento no con ataques personales,eso le hace mas daño a ud que a mi y dice mucho sobte su personalidad…Gracias tocayo,merece la cita del Quijote.

        • Panchito el de Jibacoa

          José Luis: Admiro su transparencia: En este foro usted se ha declarado alcohólico rehabilitado, recogedor de basura, defensor de los derechos humanos y las libertades democráticas, ambientalista como el que más -recuerdo su encarnizada polémica en defensa de los mansos tiburones y en contra del gobierno cubano que los hace morir lentamente-, maestro de la mayoría de los espirituanos, incluyendo a Serafín Sánchez y muchos otros oficios. Y le creo todo eso y todas sus buenas intenciones. Lo que no le creo es que venga aa Sancti Spíritus con el dinero que gana recogiendo la basura. Más bien pienso que lo haga con el dinero de Orestes Kindelán, de Raúl, de Pensando con la cabeza y del resto de sus solidarios compañeros. Si no me entiende, ahora soy más explícito: usted viene a Cuba seguramente con el fruto de la segunda cualidad que le aseguró el doctor Plasencia. Ruegue porque la gente de Escambray no lo descubra porque tendría urgentemente que cambiarse de medio. Mis saludos y recuerde si quiere tiburón para el fin de año, puedo hasta guardárselo, que tengo capacidad en el congelador (yo también suelo ser transparente en diciembre) y muy buenas intenciones para con usted.

          • Porque no discute si tengo razon en lo que escribo y no lo que soy..Es una vieja tactica para desviar la atencion cuando no hay argumentos..En cuanto a lo personal este es mi correo fernandez658@yahoo.com..yo no me escondo detras de un nick..me puede escribir ,lo discutimos por esa via o personalmente cuando vaya a mi tierra,le llevare la informacion de mis finanzas..pero dudo mucho que lo haga,personas que ofenden a quienes no lo han ofendido,solo lo hacen desde la obscuridad o desde el poder

            • Panchito el de Jibacoa

              Ah, porque además de alcohólico rehabilitado, recogedor de basura, defensor de los derechos humanos y las libertades democráticas, ambientalista y maestro de Serafín Sánchez, eres cartomántico: “Personas que ofenden a quienes no lo han ofendido,solo lo hacen desde la obscuridad o desde el poder”. José Luis. Gran descubrimiento. Gracias y lo de sus finanzas mejor se lo explica a la gente de Escambray que son los que lo están manteniendo. Yo tengo claro de dónde usted saca el dinero y esa “devoción empedernida” por comentar todo lo que publica esta web. Mi correo es panchitoeldulce1989@hotmail.com pero sus comentarios mejor me los hace por aquí, que eso a usted le conviene más que a mí.

            • Panchito con lo de Serafin Sanchez te denunciastes..Ya se quien eres,siempre has sido asi..voy, a darte una pista..Una obra de teatro..Y quien soy yo?..declamastes y el publico respondio…..El resto ya tu lo sabes,no soy como tu,ex-maestro..Me conoces y sabes que nadie me paga algo que tu no puedes afirmar..nadie tiene hotmail en Cuba con un salario de periodista..Verdad?..pero el resto te lo dire personalmente algun dia…No pierdo mi tiempo contigo, no tienes argumentos solo ofensas.

            • Panchi, no pierda más su tiempo. Este señor ni es maestro ni es defensor de los derechos humanos ni viene tanto a Cuba. Si viniera como dice no hablara las cosas que habla. No pierda más su tiempo, Panchi, que a usted no le pagan por comentar en Escambray pero a Jose Luis sí. Va y hasta con sus comentarios usted está ayudando a que lo asciendan o le mejoren las condiciones de trabajo. De recogedor de basura en Hialeah, ¿no? Ojalá no venga a Cuba a tratarse gratis con los médicos. Nos vemos en otro estira-y-encoge de estos que se arman aquí.

            • Caramba, usted no debiera estar amenazando en este foro a Rafael Daniel -todo el mundo en este pueblo sabe que tal historia es suya en sus inolvidables tiempos de actor de teatro-, mucho menos cuando el Rafa lleva una semana en Cardiología con su tercer infarto al miocardio y en estado de gravedad. Hasta donde sé en Cardiología no hay internet y a su familia seguramente no le va a gustar estas amenazas suyas. Por lo demás lo mejor que hacen Panchito y usted es resolver ese diferendo de otra manera y no estar ventilando en público sus diferencias políticas. Mire, le sugiero algo a los dos: Si es cierto que usted tiene solvencia económico y fiananzas limpias y él es un pobre diablo, mejor lo invita a una cervezas en Los Laureles ahora a fin de año y ahí hablan todo lo quieran y no se entera nadie más. Y por favor discúlpese con la familia de Daniel y también con él. Saludos y discúlpenme a mi también por haberme introcido en esto tan personal.

          • Orestes Kindelan

            A que te dedicas Panchito? Porque obviamente te sobra tiempo y tienes acceso a INTERNET desde Cuba lo cual requiere un gasto en USD que la mayoria de los doctores no se pueden permitir, pero tu Panchito te gastas “fulas” para opinar en Escambray Digital.

            Entonces, Panchito, te sugiero que ya que te sale tan caro participar en este FORO, por lo menos trata de que tu dinero sea productivo y aporta ideas de calidad y argumentos de peso.

            Este es un tema polémico, mas vale discutirlo con ideas y no perder tiempo (y en tu caso $$$$) con ataques personales.

            • Hola, me sumo al criterio de Almanza, todos los espirituanos de acá conocemos del delicado estado de salud de Rafael Daniel desde hace ya varios días, da pena que alguien que escribe “denunciastes” (creo que quería escribir delataste) y “declamastes” se quiera hacer pasar por maestro, según leo por ahí, y encima de ello amenace públicamente a un periodista de renombre que para colmo está ingresado en una sala de terapia del hospital de Sancti Spíritus.
              Les recuerdo que el tema del artículo es la regulación, por parte del gobierno cubano, de las salidas a los profesionales de la salud , con excepción de los MGI.
              También considero oportuno mancionar que en Cuba tenemos acceso a internet trabajadores de disímiles sectores: Cultura, Educación, Salud, las Comunicaciones, Empresa Eléctrica, ETECSA…y si sigo, creo que deberán revisar la suposición de que alguien que comenta aquí (creo que se llama Panchito) paga en CUC por entrar y comentar. Gracias y mis respetos.

      • Jajajaja, Panchito, me ha hecho usted reir. Francamente, no entro mucho a este sitio porque mi acceso a internet es limitado, pero la curiosidad me ha picado y he revisado algunos trabajos. El señor José Luis, ciertamente, pareciera que espera por cada publicación de Escambray para comentarla, y por lo que veo, solo ha elogiado el trabajo relativo al alcoholismo, mal que lo aquejó y del que fue curado, según cuenta él mismo.
        Sobre lo que le sugiere usted a él, alcancé a conocer a mi bisabuela paterna y vi su sufimiento por una hija que tuvo y perdió como consecuencia de una simple apendicitis que no le pudieron operar. Había médicos en donde ella vivía, pero no tenían dinero para pagarlo…. También escucho los cuentos de mi tía, que vio bajar las parihuelas con enfermos o cadáveres de las cercanías de su antigua casa en las lomas de la Sierra Maestra en los primeros años de la Revolución. Así que, joven como soy, puedo decir que esa Cuba que mi bisabuela y mis abuelos vivieron no la quiero ni para mi ni para mis hijos. Y que se vayan todos los que quieran, pero que le pongan coto a los doctores, que viajen una vez garantizado su relevo, porque me gustaría también que mis hijos tuvieran dónde curarse y quién los cure cuando vengan al mundo.

        • Hace 60 años no había internet, tv digital, compras de productos y pasajes online, creo q no podemos hacer comparaciones con el pasado distante y si con él momento actual, muchos países desarrollados y de Latinoamérica tienen programas de servicios públicos de salud para atender las manos o el corazón de un paciente necesitado sin costo para el mismo. Tan importantes son las manos de quién recoge basura, excremento, etc como las de un médico o un informático.

          • Nadie ha cuestionado aquí el derecho de nadie a tener manos sanas o a que se las arreglen incluso. Y hablo de tiempos ya casi remotos porque yo no los viví, pero los vivieron y los sufrieron en este mismo suelo mis ancestros, a los que les creo o les creí (algunos ya no viven) cada relato, y porque leo, veo televisión, cine y entro a sitios digitales de vez en vez, cuando se me da. Y porque no soy ciega ni ignorante.
            Sucede que algunos a los que les arreglaron las manos gracias a las gratuidades de este mismo sistema de salud que ahora se intenta debilitar por medio del estímulo a la emigración ilegal e insegura hacia otras naciones (si es hacia Estados Unidos mejor) usan esas mismas manos para intentar desprestigiar el régimen cubano y, entre otras cosas, su sistema sanitario apelando a la falsedad del respeto al derecho de los profesionales de la salud a viajar.
            Ese pasado distante, como usted dice, es presente para muchas personas en el mundo y recuerdo amargo para los que lo sufrieron acá en Cuba. Por eso no va con muchos acá eso de borrar la memoria, histórica o no.
            Yo también abogo por la igualdad de derechos al bienestar de manos, corazones, ojos, etc, y si es gratuitamente, mejor. Conozco a personas que residen mayormente fuera de Cuba y vienen acá solo para someterse a tratamientos médicos que no les cuestan, se van chapisteados de nuevo y de tanto en tanto vuelven, porque tienen residencia en Cuba, y así disfrutan de esas ventajas que, déjeme decirle, no abundan en tantos países del mundo, no esas en específico.
            Si yo fuera la reportera, lo que le habría preguntado al doctor Plasencia (ojo, que algunas manos escribieron el apellido con faltas de ortografía, arregladas por él incluso, vaya, qué gesto tan feo) sería si él averigua, antes de operar a los pacientes, en qué emplearán esa parte del cuerpo que él se dispone a mejorar. Transmítanle a ese doctor mis respetos, y además, por favor, gente de Escambray, pregúntenle por qué él sigue comprando picadillo de soya en la bodega y por qué no emigró en tantos años, a ver qué dice, si es por masoquista o qué.

        • Orestes Kindelan

          Estimado Evis Ginarte.

          Hay una solución a su problema. Estudie usted medicina y asi puede usted cuidar de sus hijos, amigos y familiares.

          Porque según veo, usted considera a los médicos ciudadanos de segunda categoría. Mientras usted no ve un problema conque Genaro la mula viaje libremente tiene un problema conque Pedro el neurocirujano disfrute del mismo derecho.

          A ver tan importante como un medico es el bodeguero. Se imagina usted que pasaria si todos los bodegueros de Cuba se fuera a trabajar en un supermercado en USA? entonces por que no “controlamos” las salidas de los bodegueros?

          • Estimado Orestes, soy mujer, de 31 años, para mayor exactitud. No se equivoque, que de ignorante no tengo un pelo y veo en su ¿opinión? intentos de desacreditar las ajenas. ¿De dónde saca que subestimo a los médicos?, no, mejor no me responda, veo un asomo de diletante en su estilo. Antes de escribir leí algunos de sus comentarios en este sitio, y la verdad se me parecen muchos a los de otros foristas…José Luis, por ejemplo. Pero le aclaro: tengo varios familiares médicos y de otros perfiles de Salud; por otra parte, bodegueros y personas de otros oficios no podrían viajar con la facilidad que algunos médicos porque no devengan salarios altos. Un saludo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.