ONU: Cuba demanda compromiso con empoderamiento de mujeres

Cuba compartió experiencias para promover el empoderamiento de las féminas.Cuba defendió un mayor compromiso global con la equidad de género y el empoderamiento de la mujer, en sintonía con las metas trazadas hace 20 años en la Declaración y Plataforma de Acciones de Beijing.


Al intervenir en la jornada inaugural de la 59 Sesión de la Comisión sobre el Estatuto de la Mujer en Naciones Unidas, la secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Teresa Amarelle, reconoció algunos progresos desde entonces, aunque muy lejos de los objetivos propuestos por la comunidad internacional en la capital china.

Vemos avances evidentes en las discusiones y el establecimiento de leyes y mecanismos, “sin embargo, los sueños de igualdad -que llenas de optimismo acordamos en Beijing- siguen siendo aspiraciones y metas alcanzables para millones de mujeres en el mundo”, advirtió aquí.

Para Amarelle, es tiempo de convertir en realidad los compromisos de hace dos décadas, cuando fueron identificadas 12 prioridades para la equidad de género, entre ellas el combate a la pobreza y la violencia, el acceso a la educación y la salud, y la participación política, económica y social.

“¿Acaso podemos afirmar que han dejado de ser áreas de especial preocupación aquellas 12 identificadas en Beijing-1995? Todas tienen plena vigencia”, subrayó.

De acuerdo con la integrante del Consejo de Estado de la isla, fenómenos como la crisis económica sistémica, las guerras y el deterioro creciente del entorno natural han agravado los problemas de las mujeres.

A propósito de las negociaciones en curso dirigidas a fijar en diciembre la agenda 2015-2030 para el desarrollo sostenible, la funcionaria abogó por la inclusión de un objetivo independiente y transversal sobre género, con metas e indicadores propios, en total correspondencia con lo señalado en 1995.

En su intervención, Amarelle compartió experiencias de Cuba para promover el empoderamiento de las féminas, una de las prioridades desde el triunfo revolucionario de 1959.

Sobresale la adopción en 1997 de un plan de medidas para el seguimiento de los acuerdos de Beijing, acciones sometidas a un sistemático chequeo.

Para nuestro país, la igualdad y el adelanto de las mujeres no es únicamente un tema de defensa de los derechos legítimos de un sector poblacional, sino una condición para el desarrollo con justicia social, expuso.

Según la máxima líder de la FMC, la voluntad política gubernamental se traduce en resultados concretos.

“Las cubanas representan el 48 por ciento del total de las personas ocupadas en el sector estatal civil y un 46 por ciento de los altos cargos de dirección. En 1995, la tasa de desocupación femenina era de un 13 por ciento, y en 2013 fue inferior al 3,5”, ilustró.

Asimismo, señaló que en 1993, solo un 22,8 por ciento de los parlamentarios eran mujeres, mientras que hoy rondan el 49, el primer país de América y el tercero en el mundo en alcanzar este alto nivel de participación.

Por otra parte, actualmente somos 13 mujeres miembros del Consejo de Estado, y de sus cinco vicepresidentes, dos son féminas, dijo.

Amarelle aseveró que cada resultado es un punto de partida para encarar nuevos desafíos de la igualdad de género y el empoderamiento.

En ese sentido, mencionó el reto de “continuar trabajando en la transformación de la mentalidad de hombres y mujeres acerca de los roles dentro de la sociedad, a fin de romper los estereotipos sexuales heredados”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.