Rinden homenaje en Sancti Spíritus a líder proletario

En el acto conmemorativo participaron dirigentes y trabajadores de la central obrera y el sector azucarero en la provincia

sancti spiritus, jesus menendez, historia de cuba

Dirigentes de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y el sindicato azucarero, trabajadores destacados del sector y miembros de la Organización de Pioneros José Martí rindieron homenaje en Sancti Spíritus al líder proletario comunista Jesús Menéndez Larrondo en ocasión de cumplirse este 22 de enero el aniversario 67 de su asesinato.

El crimen fue cometido en la Estación Terminal de Trenes de Manzanillo, hoy provincia de Granma, el 22 de enero de 1948

por el capitán Joaquín Casillas Lumpuy, militar al servicio de la oligarquía criolla durante los gobiernos de los presidentes Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás, y luego, verdugo a las órdenes del dictador Fulgencio Batista y Zaldívar.

De la impunidad con que actuó el capitán Casillas da fe el hecho de que no se detuviera ni ante la condición de Menéndez, quien era representante a la Cámara y, por tanto, disfrutaba de inmunidad parlamentaria. Sin pensarlo le dio muerte por la espalda con su arma de reglamento a la vista del público.

En esta fresca mañana de otro enero 67 inviernos después, pioneros espirituanos le dedicaron coros y poesías al General de las Cañas, como también se le llamó al recio luchador proletario, quien dedicó su vida al noble objetivo de lograr para los obreros cubanos en general y del azúcar, en particular, un pago justo por su trabajo.

Evaristo Hernández Lago, símbolo viviente del sector azucarero en la provincia, que dirigió por largos años, y Tomás Ruiz González, ambos trabajadores jubilados, depositaron una ofrenda floral junto al busto que perpetúa la memoria de Jesús en la Avenida de los Mártires.

De aquel cubano negro y humilde, natural de la zona de Encrucijada, antigua provincia de Las Villas, se recuerdan sus tenaces luchas por obtener de las compañías propietarias de los centrales y el Gobierno de los Estados Unidos, el pago del llamado Diferencial Azucarero a los hombres y mujeres del azúcar, el que salía de la diferencia entre el valor del grano contratado previamente al concluir la zafra y el precio real de venta del producto, en los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial.

Las palabras conclusivas estuvieron a cargo de Jesús Martínez Morales, secretario general del Sindicato Provincial de los Trabajadores Azucareros.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.